OpiniónOpinión Nacional

La victoria es antes del 6-D o no existe

En una democracia una fracción del descontento actual significaría segura victoria opositora. En una dictadura posmoderna el abrumador descontento necesita condiciones para no ser nuevamente escamoteado. El enojo masivo es como el de un vastísimo ejército que para alcanzar la victoria necesita una dirección, tanto un cuerpo de generales como una estrategia.

La voluntad de transformación es mayoría como otras veces, pero ahora nadie la discute. Se necesitan tremendos cambios para que se exprese: el descontento tiene que mutar en empeño de votar, el empeño de votar en votos efectivos, los votos efectivos en votos contados, y los votos contados en votos reconocidos, lo que significa imponer la aceptación ante quienes se plantean desconocerlos.

En lo que va de hoy al 6-D se demanda mostrar una voluntad férrea para hacer respetar el triunfo opositor que luce como lo más probable. El gobierno dice que Maduro tiene gran apoyo, se apresta a eliminar los cuadernos de votación para convertir el proceso en una elección virtual, así como expresa sin equívoco alguno su voluntad de ganar a como dé lugar. Se podría tomar como un inevitable blufeo; pero, conocida la disposición del régimen al fraude, no sería extraño que sea el marco para justificar luego las trapacerías conocidas, con el concurso de quienes dicen hoy: la oposición va a ganar si no se equivoca; para decir más adelante, como habíamos previsto, la oposición se equivocó; o una variante: la oposición no perdió, sólo llegó en segundo lugar.

Es obvio que las condiciones electorales son propicias al fraude. También es obvio que es imposible que haya elecciones limpias bajo este régimen y que se consigan todas las condiciones de unos comicios libres. De allí surge la necesidad de definir, de cara al país, qué es lo absolutamente indispensable para que se pueda confirmar el triunfo democrático. Las condiciones mínimas sin las cuales todo el proceso se reducirá a una nueva farsa.

Se puede argumentar que si se exigen esas condiciones, justamente el régimen las negará para desmoralizar, y si no se reclaman sería como ir al matadero. La única solución es que una dirección opositora unida plantee de manera firme hasta dónde está dispuesta a exigir y a llegar. Sería un pulso dramático pero es la opción para que la trampa no se vuelva a dar. ¿Será la observación (no el acompañamiento internacional) y la libertad de los presos políticos? ¿Será el recuento del 100% de las papeletas de votación? ¿Será…?

Tal situación se decide en estos meses. No el 6-D.

@carlosblancog
www.tiempodepalabra.com

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Cuando la unidad y la coherencia es un requisito previo de la oposición para enfrentar la gravedad de la hora presente y presentarse como una verdadera opción de triunfo cara a ese ensayo electoral que llamamos parlamentarias, pareciera que se ha decidido hacer todo lo contrario y casi que han desaparecido como marco de referencia. Y es que poco o nada lo que pueden ofrecer al público elector, como no sea la repetición de los mismos fatales errores que facilitaron el triunfo del ex Caudillo en su momento y con el agravante de que el partido de gobierno tampoco es un ejemplo edificante y también carece de líderes significativos.

    ¿ Cómo se puede persuadir al ciudadano de que transmute su frustración y desengaño en una participación electoral efectiva y entusiasta sino hay ánimo alguno para ello ?. En todo caso, eso sería en otros tiempos cuando la partidocracia funcionaba pero eso ya no existe en la Venezuela de hoy. Hoy son otros los apremios y las necesidades del venezolano que no tiene ni siquiera tiempo para pararse a reflexionar sobre temas que si son del interés del político profesional, pero no para quien ve vegetar su existencia en una cola o sencillamente fallecer por falta de un medicamento o, ser violentamente asaltado y asesinado mientras se transporta en algún medio público. Vivir así no es vida ni es nada, pero sí desarrollar el sentimiento del ´´anti – ciudadano´´ ; así que no le pidamos que participe en política pues lo mas probable es que conteste de mala manera.

    Ante tal panorama cabe preguntarse que pueden hacer o pensar los empresarios, sino pueden ver el fruto de su trabajo y sino hay aliciente alguno para invertir y obtener algún beneficio de su actividad sin el peligro del matraqueo o la expropiación de sus bienes y propiedades por parte del Estado. Y éste, ¿ para qué sirve sino sirve para nada ?. Y es que entonces ¿ para qué sirven el Estado, los empresarios y los partidos políticos, si ninguno contribuye al bienestar y la seguridad de la gente ?. ¿ No es todo esto un síntoma de disolución y desintegración de aquello que una vez se llamó ´´identidad y unidad nacional´´ ?. ¿ Qué le puede al ciudadano común interesar Guyana, el aperturar embajadas entre países extranjeros, o que Grecia ya no sea Grecia sino un país endeudado ya de por vida y condenado a una dependencia eterna ?. No, los intereses del ciudadano de a pie no tienen nada que ver con todo lo dicho y por ende no se siente atraído por esos asuntos y en nuestro caso, ni siquiera está motivado a gastar parte de su valioso tiempo escuchando las peroratas de sus supuestos dirigentes. Y además, está convencido de que no le van a resolver sus problemas mas elementales ; por el contrario, los van a agravar.

    Vendrán mas frustraciones, desengaños y desencantos, hasta que llegue el momento en que quienes curioseamos sobre estos tópicos nos cansemos y nos vayamos también para el ´´carajo´´…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba