OpiniónOpinión Nacional

La vida es servicio

Memorable para la historia de nuestra patria venezolana, ha sido la jornada electoral concluida el 6 de diciembre. La inmensa mayoría popular salió a la calle a manifestar su descontento con un gobierno que no ha honrado su razón de ser. El gobierno es servicio. La política es servicio. Si un gobierno no está produciendo resultados positivos en la búsqueda de bienestar social, calidad de vida, oportunidades para los ciudadanos, tiene que reflexionar, reconocer, enmendar, cambiar. Esto es tan básico como incomprensible es la actitud de los voceros gubernamentales al reconocer los resultados.

De la jornada cívica del domingo debemos, todos, sacar aprendizajes. El primero, el mismo gobierno. He escuchado las declaraciones de diversos funcionarios públicos y dirigentes del PSUV. Es obvio que no han dado la adecuada lectura a lo que pasó. Pensar que quien triunfó fue la “guerra económica”, que parte importante del pueblo se dejó utilizar o que alguien traicionó los ideales de Chávez, es desconocer el profundo descontento popular, el anhelo de cambio y la esperanza de que ese cambio produzca soluciones a la crisis que nos agobia. El gobierno tiene la obligación de asumir su derrota y de generar las bases para que, a través del diálogo y la concertación podamos redefinir el rumbo de Venezuela. Que el presidente de la república convoque a sectores políticos, económicos, sociales a conversar y a tomar decisiones  sobre el futuro del país, constituiría un gran mensaje que traería tranquilidad a los venezolanos.

Quienes hemos acompañado a la unidad democrática, también tenemos mucho que aprender. Siempre lo dijimos. El voto es la herramienta fundamental para producir cambios en cualquier país que se respete. Debemos aprender que el cáncer que más daño nos ha causado es la desesperación, el inmediatismo que nos llevó a cometer tantos errores durante estos 17 años que hubieran sido menos de no haberlos cometido. Todos debemos reflexionar y asumir definitivamente la senda que este pueblo marcó el domingo pasado. Debemos aprender también que la unidad es uno de los valores más importantes que podemos proclamar y defender. La unidad es necesaria ahora y va a serlo por décadas, por varias décadas. Aprendámoslo de la realidad chilena. Otro aprendizaje se sustenta en que el triunfo es de los humildes. Es necesario administrar adecuadamente el triunfo. Aquí no hay revancha. Tenemos que demostrar que la nueva minoría tendrá el respeto que la actual no recibió. Tenemos que  evitar posiciones radicales que nos hagan perder el rumbo de lo que el pueblo quiere. Venezuela quiere paz, diálogo, consensos, soluciones. Para eso tenemos que trabajar en la nueva Asamblea Nacional. Otro asunto importante. No tenemos derecho a equivocarnos. Nuestro pueblo no debe pasar, como casi siempre, de la esperanza y las expectativas al desánimo y la frustración. Tenemos una gran responsabilidad con el país. Por último: No hay tiempo que perder. ¡El trabajo debe comenzar ya! La historia nos está dando una oportunidad y no podemos perder un solo minuto.

Una reflexión final para todos los ciudadanos. Aprendamos que la política es algo que nos compromete a todos. A los que militamos y a los que no. Todos debemos involucrarnos en las decisiones que finalmente nos afectarán para bien o para mal. Recordemos que en la antigua Grecia se calificaba como idiota a quien decidiera ser indiferente frente a los asuntos públicos. Así que a involucrarnos, no sólo con el voto, sino con el seguimiento a los dirigentes, la exigencia de cuentas a quienes tienen responsabilidades, la generación de ideas y proyectos que puedan traer beneficios a la población. Vamos a participar en nuestras organizaciones comunitarias, gremiales, laborales, académicas, estudiantiles, empresariales, culturales. Hagamos de nuestra vida un gran esfuerzo de realización familiar, pero vayamos más allá. Recordemos la inmortal frase de Tagore: “Yo dormía y soñé que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Serví y comprendí que el servicio era alegría”.

Juan Pablo Guanipa
[email protected]
@JuanPGuanipa

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar