OpiniónOpinión Nacional

La vigencia de Acción Democrática

Miguel Molero 

Llevamos 20 años en una lucha contra unos desarmados criminales que han hecho del poder una obscena práctica de enriquecimiento personal. En función de este objetivo han llevado a Venezuela a un desastre de tal proporciones que los venezolanos parecemos hoy habitar en un “cementerio” en ruinas donde se carece de los servicios más eleméntales para la vida.      

Venezuela no es hoy un país normal, sino una especie de país destruido social y económicamente sin que esta anomia haya estado precedida de una guerra. Sin embargo, Venezuela es hoy un país con miedo, con rabia y desconfianza, y si el liderazgo de nuestra oposición no es capaz de entender, interpretar y administrar geopolíticamente esta cruda realidad, difícilmente podrá encontrar una salida al caos que es hoy nuestra amada y querida Venezuela.

Lo más terrible de todo lo anterior, es que después de 20 años pareciera que el liderazgo de nuestra oposición no ha sabido leer (salvo algunas excepciones), los tiempos políticos que está viviendo el mundo. En otras oportunidades me he referido suficientemente a esta situación, por lo que no voy a insistir en lo mismo.

En esta oportunidad voy a escribir como militante de Acción Democrática (AD) y comienzo por decir, que en estos 20 años AD se ha mostrado como un partido tolerante, abierto, consensual y en oportunidades dotado de una extravagante paciencia para tolerar y callar las intrigas de las que han sido objeto el partido y su Sec. General Nacional compañero Henry Ramos Allup.

En estos 20 años AD se ha impuesto como punto nodal de su agenda política la unidad de todos los sectores democráticos del país, y en función de ello ha entendido que los errores cometidos tienen algunas facturas personales, pero con la claridad necesaria para entender que lo trascendental en esta lucha es la factura colectiva la cual no tiene ningún sello ideológico, pues, en esta tragedia del país AD y su dirección política siempre ha tenido claro que la unidad es un caleidoscopio de ideas políticas, pero que por encima de esto, priva el interés del país en tanto que el objetivo del consenso que hace posible la unidad, es el rescate de la institucionalidad, la civilidad y la libertad democrática de Venezuela, lo cual pasa por poner fin a la barbarie de este régimen criminal, pues, es la única receta posible para salir de la catástrofe humanitaria en la que nos hallamos sumidos.   

Sin sectarismo y sin fanatismo afirmo; que el ciclo político de AD es inagotable, y es inagotable porque AD ha entendido en 77 años de historia que la organización de la estructura del partido tiene que responder a su doctrina socialdemócrata, pues la socialdemocracia es la doctrina política que mejor ha luchado después de la segunda guerra mundial contra el modelo económico de “casino que se organizó para que ganaran siempre los mismos”, como señalara José Luis Sampedro (Economista español que abogo siempre por una economía más humana).

Unos de los pilares de la socialdemocracia es la distribución de la riqueza a través de políticas sociales como la educación, la salud, la construcción de viviendas y de todo un conjunto de inversiones públicas en infraestructura de servicios (aeropuertos, puertos, carreteras, transporte, otras), que contribuyan a la producción de bienes y servicios dentro de una organización social donde la libertad de producción no sea interpretada como la libertad de especulación la cual a través de una imposición de un sistema de precios que apunta a beneficiar al capital e “ignora” los beneficios de los trabajadores. 

Esto último es importante tomarlo en cuenta pues, el proceso de la construcción de los datos estadísticos de la desigualdad social hoy en el mundo, desborda cualquier imaginación. Veamos algunas opiniones al respecto.

“La desigualdad de ingresos en los países de la OCDE se encuentra en su nivel más alto durante el último medio siglo. El ingreso promedio del 10% más rico de la población es aproximadamente nueve veces mayor que el del 10% más pobre de la OCDE, en comparación con siete veces hace 25 años. Solo en Turquía, Chile y México, la desigualdad ha disminuido, pero en los últimos dos países los ingresos de los más ricos son aún más de 25 veces mayores que los de los más pobres. La crisis económica ha sumado urgencia a la necesidad de abordar la desigualdad. La incertidumbre y los temores del declive social y la exclusión han llegado a las clases medias en muchas sociedades” (Ángel Gurria. Sec. General de la OCDE. 6 de Enero 2019)

“La desigualdad extrema en el mundo está alcanzando cotas insoportables. Actualmente, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta. El poder y los privilegios se están utilizando para manipular el sistema económico y así ampliar la brecha, dejando sin esperanza a cientos de millones de personas pobres. El entramado mundial de paraísos fiscales permite que una minoría privilegiada oculte en ellos 7,6 billones de dólares. Para combatir con éxito la pobreza, es ineludible hacer frente a la crisis de desigualdad” (Informe de la OXFAM del 16 enero de 2016. La OXFAM es confederación internacional formada por 17 organizaciones no gubernamentales que realiza labores humanitarias en 90 países). Continua diciendo la oxfam que  *quienes defienden el statu quo afirman que la preocupación por la desigualdad está impulsada por una “política de la envidia”, y suelen mencionar la reducción del número de personas en situación de pobreza extrema como prueba de que la desigualdad no es un problema tan grave. Están equivocados”

“Una de las principales tendencias que subyacen tras esta enorme concentración de la riqueza y los ingresos es el aumento del rendimiento del capital frente al trabajo. En prácticamente todos los países más avanzados, y en la mayoría de los países en desarrollo, la participación de los trabajadores en la renta nacional se ha ido reduciendo, lo cual significa que se benefician cada vez menos del crecimiento económico. Por el contrario, los dueños del capital han visto como éste ha ido creciendo de forma constante (a través del pago de intereses, dividendos o reservas) y a un ritmo significativamente más rápido que el crecimiento de la economía. La evasión y elusión fiscal de quienes son dueños del capital, y los incentivos fiscales que se le aplica han contribuido a incrementar 5 aún más sus beneficios. Como señaló el multimillonario Warren Buffett, en la práctica él paga menos impuestos que ninguna otra persona de su oficina, incluyendo a la persona encargada de la limpieza y a su secretaria personal”

Finalmente, que no se nos escape en el análisis de nuestras estrategias, las realidades que hoy están viviendo países hermanos como Argentina, Brasil y Colombia.  

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar