OpiniónOpinión Nacional

La voz de Vox

Alfredo Maldonado 

Parece que fue de repente, pero no es tan así. Surgieron hace tiempo, pero el partido como tal fue fundado en 2013, edad que, en comparación con partidos como el Comunista de España y el Socialista Obrero Español es casi niño, y en comparación con partidos jóvenes como la fachada izquierdosa de Podemos y el centrismo de Ciudadanos los hace contemporáneos –los más recientes- de una nueva era. En esa España que se debate entre la historia tan gloriosa como manchada, la melancolía del imperio perdido, la tercera dictadura de la Europa antes de la unión –la portuguesa de Salazar, la sanguinaria de Stalin y sucesores, la dura y desarrollista, y bastante retrasada en la vigilancia y control de los pecados de Francisco Franco Bahamonde- y el nuevo reto de una Europa que se debate entre los gigantes propios y los mucho más colosales de Norteamérica y Asia.

Y estos chicos y chicas de Vox no son catalanes, son aún más sorprendentes, son andaluces, tierra de psocialistas, de Felipe González y sus discutibles herederos, del viejo partido precariamente en el poder gracias a ayudas como mínimo  discutibles después del desastre de Rodríguez Zapatero, quizás ya entrenándose para el servicio de mensajería castromadursta. Porque una cosa es aliarse ideológica y programáticamente para buscar y ejercer el Gobierno, o para liderar la oposición, y otra unir huevos de cotorras con pedazos de cochino frito –cerdo, dirían en España- que fue lo que hizo Pedro Sánchez, sediento de una Presidencia por la cual valía la pena esperar, la impaciencia es mala consejera, aunque también es verdad que los enredos y la blandura cómplice de Mariano Rajoy le dio -¿con un suspiro de alivio?- la oportunidad.

Este Psoe de Pedro Sánchez ha sido un ruidoso, carismático y muy vacío opositor, y también un constante cercano a ese partido de coletas y rebeldías anticuadas –pero amenazantes- llamado Podemos. Sánchez, indiscutiblemente simpático y carismático, no tiene sin embargo aquél viejo vigor ideológico de los psocialistas que sostuvieron al partido durante el largo exilio franquista, y después lo fortalecieron en su reconquista de España y su ingreso a Europa. Hizo trucos democráticos para hacerse con la Presidencia del Gobierno, a cambio de ponerse la coleta. Y ése sí es un verdadero riesgo, esas coletas izquierdosas son como los alacranes, pican porque sí, porque es su naturaleza. Porque son politiqueros ambiciosos, no estadistas pacientes como Santiago Carrillo.

Pero los españoles siguen siendo peculiares, no todos los gallegos son conservadores ni los navarros monárquicos ni todos los andaluces socialistas.  En esa extensa tierra de sol, toros y mucho más, nació la nueva derecha sólida española, un partido que defiende a su Andalucía natal y a toda España como nación, que no transige con independentismos de alharaca y conveniencias particulares.

Nació Vox en la propia Andalucía y le dio un revolcón al socialismo andaluz, y ahora lanzan por toda la península ibérica un mensaje coherente, firme, de centro, de equilibrio sin concesiones a los habladores de las gilipolleces repetidas a lo largo de los desastres izquierdosos en Rusia, la Alemania nazi, la Italia fascista, la Centroeuropa esclavizada por los stalinistas, la Cuba engañada y sojuzgada por los Castro, el peronismo argentino que se estira y encoje como chicle de colegiala necia según quien robe y abuse en la Casa Rosada, el castrochavismo que sembró la caída de Venezuela y el castromadurismo que la cultivó y ahora está apagando la luz sin tener realmente a dónde irse.

Nació Vox y es el rescate aparente de una España tradicional, perenne. No la de Franco y sus militares y camisas negras, sino ésa que se mira en el espejo europeo aunque los chicos de coleta y frases hechas traten de empañarlo. Nació Vox por el exceso de independentismos frívolos y gritones y la falta de coherencia y salud política de partidos gobernantes que empiezan por defraudarse a sí mismos.

Va adelante Vox, confiemos en que no tuerza el rumbo, que no se deje seducir como a veces le pasa a Ciudadanos por la gloria rumbosa y ligera de la sorpresa y en cambio transformen realmente la esperanza en realidades. Que es lo que le está faltando a España, la de ahora.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar