OpiniónOpinión Nacional

Ladrones bolivarianos

No me refiero a lo que ya todos saben – aquende y allende, aquí y acullá, en el país y en el extranjero – a la cruel e indolente depredación del Tesoro Nacional, de PDVSA, de los fondos de ahorros y de financiamiento, a la dilapidación de los recursos fiscales, a los arreglos y componendas de la cúpula revolucionaria, a las comisiones y coimas de bolichicos y allegados – , en fin a toda esa ingente suma de dólares americanos y euros que reposan en cuentas buchonas en Panamá, Andorra, Suiza o Libia. En fin, al continuo saqueo de las riquezas de un otrora país rico; ahora, por efecto de una pretendida revolución en nombre de Bolívar: mendicante, pordiosero, pedigüeño…vergonzante.

Me refiero más bien a otras depredaciones de corte espiritual, que han afectado el alma, la identidad nacional a fin de que contemos con una Patria dividida en buenos y malos, en patriotas y apátridas en apariencia irreconciliables. Esta desventurada revolución es también responsable de:

  1. Apropiarse del pasado, de la historia nacional, para cambiar demagógicamente todo aquello que no responda a sus intereses Los nuevos símbolos patrios: la bandera nacional, el escudo; próceres convertidos en traidores y trúhanes en próceres, la imagen de Bolívar y hasta el huso horario son producto de una chifladura ideológica que procura demostrar que Venezuela es otra, cuya historia se divide en A.CH y en D.CH, es decir, en la vilipendiada IV República y en la glorificada V.
  2. Confiscar el presente de los súbditos bolivarianos, obligándolos a andar de cola en cola, viviendo una existencia precaria de mera subsistencia. La felicidad del ciudadano de a pie se mide por los pollos, la Harina P.A.N., los huevos, el arroz, la pasta, la leche, los pañales, la leche, y en especial, las medicinas finalmente encontrados después de largas colas de cansancio y vejación. El venezolano hecho en Socialismo es un sobreviviente que vive permanentemente angustiado al filo de la navaja, entre la vida y la muerte, sabiendo que La Revolución Bolivariana ofrece más muerte que vida, más amargura que felicidad.
  3. Negar el futuro de todos los venezolanos, en especial de los más jóvenes que son ciertamente el porvenir de la Patria, Por centenas se cuentan los exiliados voluntarios que, con título universitario en la mano y sobrada experiencia a cuestas, abandonan el país en busca del futuro que esta Revolución les niega: llámese casa, carro, oportunidades de crecer profesionalmente, y en especial, de ese ansiado bien que es la preservación de la vida. Consulados, líneas aéreas, y las desoladas familias dan fe de este éxodo sin parangón en la historia nacional, Venezuela es un país de emigrantes que van a construir su futuro en otras patrias.

Ciertamente Venezuela es otra, pero no para mejor. ¡Dios nos coja confesados!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba