OpiniónOpinión Nacional

Las firmas

No es fácil escribir sobre política, sin tener  internet o cuando presenta los altiBAJOS típicos de los servicios que aún subsisten, tras  veinte años de haberse instaurado  la desolación en Venezuela.

Estas circunstancias complican recabar información de las páginas oficiales del régimen, pero cuando el cinismo y la falsía de la cúpula chavista son tan notorios,  se hace redundante la necesidad de mayor verificación.

Tal es ahora el caso, cuando el régimen, especializado en causar desgracias a la población, trata de mancillar también su espíritu y el de la comunidad internacional, al pregonar urbi et orbi que tiene trece millones de firmas de venezolanos que lo apoyan, nada menos que la mitad de la gente del país, al descontar la diáspora forzada de más de cuatro millones de compatriotas.

Esto es imposible, pero si fuese verdad, causaría generalizada estupefacción y no se entendería a nivel mundial, cómo venezolano alguno, que no sea enchufado,  apoya un régimen que ha causado todo el mal que ha podido, en las últimas dos décadas.

La comunidad internacional podría pensar que nuestro pueblo se ha embarcado en un empeño colectivo por romper el milenario record del Patriarca Job en materia de paciencia; o que está frente a una novedosa manifestación del yugo a que estamos sometidos; o que se trata de una deliberada farsa, inverificable en tiempo útil y asaz oportuna, destinada a distraer la atención del meollo de la crisis venezolana, precisamente a inicios de la Asamblea General de la ONU y cuando nuestra problemática está sobre el tapete en varios foros internacionales. Seguramente, la jugada es producto de las tres cosas, a la cual no son ajenos los cubanos.

Este malhadado sainete demuestra una vez más, la desvergüenza e histrionismo del régimen, al presentar a la Sra. Vicepresidenta, con una bandera nacional sobre los hombros, anudada al pecho como una capichuela (los símbolos de la patria han devenido en meras prendas de vestir para los chavistas, pues intentan  disimular su traición) y esgrimiendo ante las cámaras una gran sonrisa, al mostrar las cajas que contienen las supuestas trece millones de firmas venezolanas, las cuales ahora se propone entregar en la ONU.

Pero es difícil que el montaje prospere, pues presupone erróneamente un alto grado de estulticia en la comunidad internacional, a la cual intenta agraviar de nuevo, como ya lo ha hecho con el pueblo venezolano.

Sin embargo, no faltará el puñado de gobiernos que todavía se benefician del régimen Iscariote y de la tragedia de nuestro pueblo, que tratará hacer de las firmas foco de debates y no se puede descartar tampoco, que el régimen intente algún pronunciamiento, quizás del Movimiento de Países No Alineados, aprovechando la experticia cubana en la materia y  que sus pupilos del chavismo todavía ejercen  la presidencia. La ironía es que el mismísimo Presidente del MNOAL, no pudo hacerse presente en la ONU, pues  se encontraba en Moscú, doblando la cerviz ante  el mandatario ruso. 

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar