OpiniónOpinión Nacional

Las negociaciones: el momento de avanzar

Tengo la impresión de que Nicolás Maduro creía que al salir de la Casa Blanca Donald Trump, mucho más dispuesto a las amenazas  que a las acciones concretas, se produciría un giro significativo de la política del Departamento de Estado hacia Venezuela. Se equivocó. El presidente Joe Biden ha mantenido la misma estrategia: presionar al gobierno para que se introduzcan cambios que conduzcan a la restitución de la normalidad democrática, en la nación que fue durante décadas ejemplo de estabilidad institucional y convivencia social.

El gobierno de Caracas representa un enorme escollo para la región. La crisis económica ha arrojado a millones de compatriotas por distintos países de América  Latina, un área plagada de  dificultades.  La diáspora venezolana se esparce por naciones que reclaman ayuda de Estados Unidos para enfrentar los retos que esa emigración masiva e inesperada plantea. La administración Biden y los demás gobiernos saben que mientras Maduro esté atornillado a Miraflores el éxodo se mantendrá.

Además, Miraflores es aliada de los rivales más enconados de Estados Unidos en el plano internacional: Rusia, China, Irán, Turquía y Cuba. En un nivel más cercano, el gobierno rojo no oculta sus  simpatías por el ELN, la disidencia de las FARC y por grupos terroristas como Hezbolá. El cuadro en su conjunto proporciona suficientes elementos para que la Casa Blanca promueva cambios en la cúpula gobernante.

En esa cruzada cuenta con un importante socio: la Unión Europea. Sin bravuconadas ni desplantes, el multilateralismo de Biden le ha permitido atraer la diplomacia del viejo continente para armar un tándem muy efectivo. Ambos centros del poder mundial coinciden en la necesidad de buscarle un cauce racional  a la grave crisis que vive Venezuela desde hace una década. Aunque las declaraciones de funcionarios como el secretario de Estado, Antony Blinken, del embajador James Story o del asesor para América Latina, Juan Sebastián González, suelen ser más agresivas que las intervenciones de figuras como Josep Borrell, todos coinciden en que Maduro debe dar muestras de cambios ‘comprobables e irreversibles’ que permitan restituir la democracia. Si se aprecia ese giro, entonces las sanciones que pesan sobre el gobierno podrían irse levantando progresivamente.

En ese escenario, Maduro exige ser reconocido como Presidente legítimo. Es poco probable que diplomáticos y políticos tan experimentados emitan una declaración formal que lo consagre como el mandatario formal. Sería anular a Juan Guaidó y dejarlo  a merced del TSJ dirigido por Maikel Moreno. No obstante, en la práctica lo acontecimientos ocurren de tal modo, que los factores de poder internacional están reconociendo que  Maduroes quien posee el control real de las instituciones del Estado. Sentarse a negociar con él es una victoria de su parte y una forma de admitir que es el Presidente. En 2018, luego de las cuestionadas elecciones de mayo, tal posibilidad no existía. Esa constatación debería ser suficiente para satisfacer su ego.

Aunque existen otros conflictos importantes en el continente, entre ellos el masivo flujo migratorio de centroamericanos hacia el Norte, la administración Biden le dará notable importancia a la cuestión venezolana, por las razones que ya señalé. Las iniciativas  diplomáticas se multiplicarán. La sociedad con la UE se estrechará. Es posible que una nueva ronda de negociaciones facilitada por Noruega arroje resultados positivos y que se cree una atmósfera favorable para llegar a acuerdos políticos duraderos y significativos.

La ingenuidad no es un rasgo que caracterice a los miembros del régimen. La asesoría cubana, rusa y turca no es inocente. En esas naciones imperan regímenes dictatoriales bien asentados en el poder. La política representa un arte en el cual  cada oportunidad hay que aprovecharla al máximo. Cada filón que aparece hay que explorarlo para ver hasta dónde llega.

Lo que ocurre en el CNE es interesante. Los miembros de ese  cuerpo han ido marcando su territorio y están defendiéndolo. Tratan de pasar de esa extraña figura llamada ‘acompañamiento’, a la observación internacional, forma convencional como los organismos internacionales participan en los procesos comiciales. Al Contralor  le dieron un parado para que no siga inhabilitando dirigentes políticos. Está tratando de que a los líderes inhabilitados se les restituyan sus derechos civiles. La misma batalla se libra por las organizaciones y partidos proscritos. Se ha ido depurando el Registro Electoral Permanente y se han recuperado centros de votación que habían sido sacados de circulación. El anuncio de que la tarjeta de la MUD fue redimida es una noticia que podría estimular la unidad opositora.

La confrontación con el poder constituido no está ganada, ni mucho menos. Pero, no tengo dudas de que el ambiente se ha distendido. Los cambios que están sucediendo deben formar parte de las negociaciones que avanzan sin que los reflectores iluminen los lugares donde esos debates  se realizan. Así se van conquistando los espacios en terrenos tan áridos como los que existen en Venezuela. Es el momento de avanzar hacia nuevos logros.

@trinomarquezc

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba