OpiniónOpinión Nacional

Las Trabas del Corazón

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la palabra traba proviene del verbo trabar que significa juntar o unir una cosa con otra para darles mayor fuerza o resistencia. Vamos a recordar esto de la fuerza y la resistencia. También significa Sujetar algo a alguien para impedir su movimiento. Luego del significado del verbo podemos ver lo que nos interesa hoy, el significado del sustantivo traba, el cual se refiere a: Ligadura con que se atan cada una de las dos cuerdas que se ponen a las caballerías, desde el pie a la mano, de cada lado, para acostumbrarse al paso de la andadura. Si Ustedes han montado a caballo o han visto a otros hacerlo, habrán podido observar lo que son estas trabas.

De aquí podemos deducir entonces, que cuando nos referimos a las trabas en nuestra vida emocional y/o espiritual, una traba es una atadura o ligadura a algo o a alguien que nos hace adaptar nuestra vida al paso o ritmo propio de ese algo o persona. Un ejemplo clásico lo podemos observar en una familia. Cada familia está conformada por varios miembros, cada uno de ellos de manera individual puede tener una traba diferente en su vida; sin embargo, al vivir en familia hay trabas de alguno de sus miembros o de todos en general que van a imprimirle el paso o ritmo a la vida de la familiar.

Cuando nos referimos a las trabas del corazón, nos referimos a aquellas cosas o personas a las que está ligada nuestra alma, las cuales de una u otra forma van a marcar el paso de la vida individual e inexorablemente van a tener una fuerte repercusión en la vida de la familia. 

Cuenta la Biblia en el evangelio de Lucas en el capítulo 18 que Jesús se encontraba reunido con sus discípulos y se acercó a un joven rico a preguntarle qué debía hacer para heredar la vida eterna. La respuesta clara y precisa de Jesús fue que cumpliera con los mandamientos. Entonces, comenzó a enumerarlos, a lo que este hombre le contestó que desde muy joven había cumplido con todos ellos. A lo que Jesús le respondió: _ Una sola cosa te hace falta, vende todo lo que tienes, dalo a los pobres, ven y sígueme.

La historia termina diciéndonos que el hombre se fue muy triste, porque tenía muchas riquezas. Al ver los discípulos lo que había sucedido, comenzaron a preguntarse entre ellos quién entonces podría ser salvo, ya que este hombre intachable, aun habiendo cumplido todos los mandamientos se le demandaba algo más. Y Jesús sabiendo lo que había en sus corazones, les respondió: “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. Lucas 18:27.

Es precisamente a estas ¨ataduras¨ a lo que se refirió Jesús con el joven rico, quien había hecho de sus riquezas, su dios. Por esa razón, se fue triste, pues él sabía que no podía desprenderse de ellas, porque en ellas estaba su corazón. Sus riquezas marcaban el ritmo de sus pasos. Al reflexionar sobre este episodio, comprendo que Jesús quiso mostrarnos que esa imposibilidad del joven rico de desatarse de sus riquezas, sí era posible para Dios. Porque Dios puede desatarnos de todas las ataduras que hay en nosotros, ataduras que están marcando un paso equivocado en nuestro caminar. 

Mucho se ha hablado sobre este pasaje en detrimento de aquellos que tienen riquezas materiales; pero el problema no eran las riquezas, sino el hecho de que este joven tenía su corazón puesto en ellas. Si analizamos el pasaje: Desde el principio el Señor, solo le responde a la pregunta sobre lo que debía hacer para ganarse la vida eterna, diciéndole que cumpliera los mandamientos. Pero el hombre insiste sobre qué más es necesario hacer, entonces Jesús que conoce nuestros corazones, al ver cuál era la traba, la atadura, que había en este hombre le habla acerca de vender todo.

El apóstol Pablo le dice a su discípulo Timoteo (6: 9-10): “Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción.Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciar, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores”. Otras versiones dicen que han sido traspasado de muchos dolores.

Es necesario que comprendamos que cuando estamos atados a algo o alguien con esta clase de atadura; es decir, cuando son una verdadera traba; esos pensamientos, cultos, deseos, prácticas o personas marcarán el paso de nuestro andar. De la misma manera que ese joven estaba atado a sus riquezas, podría pasarnos con cualquier cosa o relación. Para unos son las riquezas, para otros es la soberbia por alguna posición alcanzada en la vida. Para otros la traba pueden ser diferentes tipos de adicciones como las drogas, el sexo, el juego, la pornografía, la egolatría, la vanidad, la mentira y tantas otras. 

Todo aquello en lo que esté centrada nuestra atención y nuestros esfuerzos; aquello que se imponga en detrimento de lo puro, lo noble, lo justo, lo verdadero. En definitiva, aquello que se imponga en detrimento de la virtud, el amor y la verdad representa una atadura que tarde o temprano redundará en detrimento personal y por ende, en menoscabo de la familia. 

No obstante, todo lo que hemos expuesto, el punto central de todo esto radica en que esas trabas de nuestro corazón, imposibles de desatar por nuestra parte, sí son posibles de desatar por parte de Dios. Por esa razón, Jesús les dijo a sus discípulos: 

Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. 

Lucas 18:27.

Es necesario hacer una introspección. Es necesario que examinemos nuestro corazón, que nos demos cuenta qué cosa o quién está marcando el paso de nuestro andar. Una buena idea es sentarnos a escribir una lista de las trabas que tiene nuestro corazón en mayor o menor escala. Luego, acercarte a Dios en oración y poner esta lista delante de Él. Dios puede glorificarse en tu debilidad. Transformar tu vida, cambiar cada una de esas trabas por alas para que puedas ir al ritmo del propósito de Dios para tu vida.

Recuerda que la imposibilidad del hombre, 

es la posibilidad de Dios para hacer sus milagros.

¿Cuáles son las trabas de tu corazón?

[email protected]
Twitter: @RosaliaMorosB
Instagram y Facebook: @letras_con_corazon
https://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Qué sencillez y al mismo tiempo qué claridad en explicar esto de las «trabas del corazón «. Que sigas dejando que el Espíritu de Dios guíe tus escritos, para que nos conmueva, enseñe, redarguya e inste a mejorar en este caminar con Cristo. Felicitaciones Rossy…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba