OpiniónOpinión Nacional

¿Líquenes o Parásitos?

Siempre les digo a mis hijos que dejen los lugares por donde pasen mejor que cuando ellos llegaron.  Ese mismo principio trato de aplicarlo en mi vida.  Es preferible dar el ejemplo que hablar y no hacer.  Hay tantos que han hecho tanto.

En los Jardines Ecológicos Topotepuy disfruté de unos momentos maravillosos.  Tuve la oportunidad de admirar el vuelo de los colibríes y de escuchar las palabras de Valentina Quintero,

También en Topotepuy, durante el recorrido por el bosque nublado, me enteré de que en Venezuela no tenemos plantas nativas parásitas.  Las plantas parásitas han venido de otros lugares.  El guatepajarito es uno de esos parásitos que llegó de otro lugar. 

Los parásitos viven de los demás.  Las plantas parásitas viven de la savia de su huésped.  Pedro, nuestro guía, nos comentó que un buen parásito no debería matar a su “huespedero”.  Este principio es aún más válido si se trata de una planta parásita. Al no tener movilidad, morirá al morir la planta de la cual se alimenta.

El matapalo, por su parte, ahorca la mata donde crece.

La naturaleza nos da ejemplos que nos permiten entender tanto sobre la vida y nuestro entorno…

En los troncos de los árboles pudimos apreciar los líquenes.  Quienes no sepan de qué se trata, probablemente no se imaginarán que son organismos vivos.  Es más fácil pensar que el árbol tiene unas manchas verdes a entender que hay vida en esa forma que al tocarse se siente como si fuera parte del tronco del árbol.  Los líquenes son organismos que surgen de la simbiosis entre un hongo (llamado micobionte) y de un alga (llamada ficobionte) o cianobacteria.  El hondo protégé al alga y esta última, a travñes de la fotosíntesis, permite al hongo alimentarse.  Ambos contribuyen a la vida del otro positivamente.

El parásito y el líquen me dieron en qué pensar.  Nuestra sociedad debe ser como el líquen y nosotros debemos ser como las algas y los hongos que contribuyen el uno con el otro para lograr una convivencia que funcione. No seamos parásitos.  No pretendamos vivir de lo que le pertenece a los demás.  Produzcamos, cooperemos, contribuyamos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar