OpiniónOpinión Nacional

Llegó la hora de aplicar el 187#11

Gerónimo Figueroa Figuera

Como era de esperarse el régimen de Nicolás Maduro solo buscaba una excusa para darle una patada a la mesa y levantarse diciendo que lo hace en nombre de la dignidad del pueblo venezolano, el mismo pueblo que muere por falta de alimentos y medicinas. El que diariamente vemos comiendo de la basura y del cual también forman parte los cinco millones que han salido huyendo por las fronteras que tenemos con Brasil y Colombia. Varias veces lo advertimos por esta via que Maduro nunca aceptaría participar en unas elecciones libres y democráticas, con todas las garantías como las que acostumbran a realizar en Europa y los Estados Unidos.

Siempre advertimos que en la parodia de dialogo en la isla de Barbados promovido y financiado por el gobierno socialista de Noruega, al igual que había ocurrido en las parodias de diálogos anteriores en Caracas en 2014 y 2016, y república Dominicana en 2017 y 2018 respectivamente. En Barbados el régimen buscó lo mismo de siempre, ganar tiempo como efectivamente ocurrió en estos tres meses desde mayo hasta agosto. Esta vez fueron la excusa de las sanciones de EEUU contra los corruptos a pesar que en varias oportunidades Maduro y otros voceros del régimen han dicho que están preparados para enfrentarlas.

Con el retiro de la mesa de negociación de Barbados el régimen madurista se quita la careta y confirma lo que hemos dicho varias veces de no tener ningún interés en resolver la crisis humanitaria que viven los venezolanos. Su único interés es quedarse como sea y al costo que sea necesario en el poder.  Bien ilusos, por no decir otra palabra mas fuerte, fueron los que se dieron golpes de pecho y se tiraron contra el suelo diciendo que esta vez Maduro si estaba listo porque tendría que aceptar todo lo que se acordara en esa mesa. Lo subestimaron y miren por donde saltó.

Pero otra cosa importante es que los que se batieron contra el suelo asegurando casi que con un cristo en las manos que esta vez la vaina si iba bien encaminada, son los mismos que salieron primero a protestar por las sanciones impuestas a los corruptos y violadores de Derechos Humanos, argumentando que esas medidas del imperio perjudicaban al pueblo venezolano, como si estuvieran abonando el terreno para la decisión que posteriormente tomó Maduro de darle una patada a la mesa en Barbados y retirarse, anunciando que a través de la fraudulenta asamblea constituyente tomarían medidas para hacer “justicia”.

Cuando Nicolás Maduro habla de hacer “justicia” con la fraudulenta asamblea constituyente no está jugando carrito, en ese sentido no debe quedar ninguna duda que las medidas que tomará conjuntamente con el teniente golpista del 4 de febrero de 1992, Diosdado Cabello, serán las de convocar las elecciones parlamentarias que de acuerdo a la Constitución Nacional están pautadas para el 2020, adelantarlas para este año como una forma de continuar el golpe de estado contra las instituciones democráticas venezolanas y confirmar que su objetivo es mantenerse en el poder como sea y al precio que sea. Quienes no lo vean así, simplemente son come flores o colaboracionistas.

En ese sentido de acuerdo al panorama planteado por las declaraciones suministradas por el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, que se supone lo hizo en nombre del gobierno de Donald Trump, en la reunión del Grupo de Lima en Perú, advirtiendo que el dialogo en Barbados había terminado, ahora le corresponde al presidente Juan Guaidó solicitar a la Asamblea Nacional que se discuta y se ponga en practica el articulo 187 numeral 11 de la Constitución Nacional y se invoque la aplicación del Estatuto de Responsabilidad de Proteger de las Naciones Unidas, como el primer paso para comenzar a resolver la crisis humanitaria en nuestro país.

Es prioritario frenar las estadísticas por muerte de niños desnutridos y falta de medicinas que de acuerdo a los expertos de seguir esa ruta para este año se duplicaran. Igualmente hay que frenar para que la gente no siga comiendo de la basura y que la diáspora que ya rompió la barrera de los cinco millones regados por todo el mundo no siga creciendo, ya que de acuerdo a las proyecciones realizadas por Acnur de la ONU, para finales de este año y principios del 2020 si no se frena, esa cifra podría aumentar a ocho millones. Por eso es necesario un rescate humanitario para los venezolanos.

Hay que terminar con la usurpación y establecer un gobierno de transición que posteriormente convoque elecciones libres con todas las garantías, sin inhabilitaciones de partidos ni de candidatos. Sin presos políticos ni exiliados por pensar distinto. Que se cumpla eso de que los venezolanos seamos los que resolvamos nuestro problema.

UNETE A: @lodicetodo

[email protected]

[email protected]

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar