OpiniónOpinión Nacional

Llegó la hora de no aguantar más

Escribo estas líneas, hoy 26 de septiembre, inmediatamente después que Maduro encadenó la radio y la TV (en una escuela cantó “maría moñito”) al comenzar Jesús “Chúo” Torrealba a leer el comunicado de la MUD, cuyo texto conocí por Internet, en el que se fija posición sobre las condiciones que pretende imponer el CNE para la activación del Referendo Revocatorio (RR).

En una carrera de emulación, el CNE y el TSJ compiten en demostrar, con sus decisiones, que en Venezuela no hay democracia, que estamos en dictadura, una dictadura camuflada que se viste con el traje que le confeccionan a tijeretazos de la Constitución Nacional (CN).

El comunicado de la MUD declara que 1) la recolección del 20% de las firmas y de las huellas (identificación biométrica) tiene que ser nacional y no por Estado, como lo dispone el artículo 72 de  la CN; y 2) que el RR se realice este año 2016, y no “que pudiera efectuarse a mediados del primer trimestre de 2017”, como dijo el CNE, porque, a pesar de los cien y docenas de días retrasados por las maniobras del CNE, todavía hay tiempo, en el marco del reglamento inconstitucional inventado por las cuatro sumisas rectoras, para que así sea.

Si no se materializan esas dos exigencias, la MUD asegura que llegó “la hora de no aguantar más” y de “activarnos como pueblo y de  OBLIGARLOS  (al CNE) en las calles y en las instituciones a acatar la Constitución”. Y se convoca para el miércoles 12 de octubre, como abreboca, “una jornada especial de movilización nacional, en la que desbordaremos las calles de todo el país”.

La MUD confía plenamente en que, aún con solo 5.392 máquinas captahuellas distribuidas en l.356 centros electorales, se recogerá holgadamente el número de 3.893.128 electores, o sea, el 20% nacional de los 19.465.638 del padrón electoral. ¿Por qué se “mezquina” el número de máquinas (en las primarias del PSUV se pusieron 8.300) y se ubican más en las zonas de menor densidad poblacional y menos en las de mayor población? Muy sencillo: porque el régimen, aconsejado por sus mentores cubanos, tiene pavor a que esa recolección del 20% de firmas y huellas tome la dimensión de un arrollador tsunami electoral que rebase ampliamente los menos de 8 millones de votos que obtuvo Maduro (según el CNE) en las elecciones del 14 de abril de 2013 y que alcanzaría, como pronostican las encuestas, alrededor de 13 millones de esas firmas y huellas. Es decir, la recolección del 20%, a realizarse el 26, 27 y 28 de octubre, se transformaría en un anticipado RR, que no sería vinculante pero sí catastrófico política y moralmente.

Húrguese en la historia de Venezuela y no se hallará un régimen más despreciable, por el cinismo con que comete sus tropelías políticas y su corrupción sin límites, y tampoco se hallará más inepcia en la conducción de la economía, ya que ahora en Venezuela, por la escasez y la inflación (la más alta del mundo), no se vive, se sobrevive.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba