OpiniónOpinión Internacional

Lo delicado de un tercer mandato

En menos dos semanas el líder Xi Jinping deberá recibir la buena pro del Partido comunista Chino para continuar al frente del gobierno de su país para un tercer mandato.   

Hasta el comienzo de la pandemia, el actual líder puso todos sus alfiles en posición para que su tercera nominación fuera un hecho ineluctable. Una denodada lucha en contra de la corrupción, una cuidadosa propaganda interna para poner de relieve de cara a sus ciudadanos la fortaleza china frente a los Estados Unidos en la batalla comercial, tecnológica, financiera y diplomática, y un minucioso trabajo para dejar una huella muy profunda en la Constitución de 2020 fueron hechos que el mismo Xi entretejió para montar el andamiaje de su nombramiento. Hoy puede decirse que, a lo largo de la década en que ha reservado para si lo mejor del poder, ha conseguido controlar lo militar, la maquinaria de propaganda y el aparato de seguridad interna.

En la actualidad nadie duda de que se extenderán sus funciones más allá del 2023. Y sin embargo el país que Xi gobierna muestra signos de debilidad en terrenos claves a los ojos de propios y de terceros. Xi se ha atornillado en el poder como un líder moderado atendiendo a la máxima de que en el sistema meritocrático imperante en China, cualquier cambio debe estar justificado y por ello el cambio no fue la nota resaltante. Sin embargo, los segmentos más jóvenes del partido están inquietos, precisamente por que perciben la necesidad de innovar en la hora actual.

Xi debía haber mostrado superioridad en cuanto a sabiduría y capacidad de decisión, y necesitaba éxitos concretos para respaldar la propuesta de una nueva China hiper poderosa dentro de un mundo convulso. Para quienes no pintan canas ello no ha sido así.

El confinamiento estricto de la estrategia de “Cero COVID” que lleva estampada la firma del jerarca Xi ha golpeado muy duro a los estratos juveniles. Se paralizó 20% de la producción industrial, rompiendo las cadenas logísticas de aprovisionamiento y con ello desapareció la promesa de una tasa de crecimiento de 5,5% anunciada en marzo. La previsión de hoy no sobrepasa 3,3%. La desaceleración se siente particularmente entre los que están a las puertas de su edad adulta, sin buenas perspectivas: 20% de los ciudadanos entre 16 y 24 años están desempleados. Los recién graduados de las universidades- 11 millones de chinos educados dentro de la ideología partidista- ven su futuro en tonalidades de gris.   

Asi es como ha surgido al interior del Partido una decidida oposición a Xi del lado de la Liga de la Juventud Comunista, encabezada por el potencial Primer Ministro Hu Chunhua, protegido de Hu Jintao, predecesor del septuagenario Xi. Otro que está pisando fuerte en la antesala a la 20ª reunión del Partido es Li Keqiang, el actual Primer Ministro. Con su facción de la Juventud Comunista, este discreto funcionario apoya la tesis de devolver la gestión económica del país a la senda del libre mercado. Con ello el centralismo de Xi estaría atravesando sus últimos días.

Lo cierto es que quien es el actual líder político desde 2012, hoy no tiene un contendor interno visible. Pero la lucha por un equilibrio de fuerza en el seno del buro político y del Comité Permanente del Partido Comunista hará que la China que renazca a raíz de un nuevo mandato de Xi no se parezca demasiado a la actual.

Tampoco es claro que Xi reciba otro endoso para permanecer en la cúspide del poder en el Congreso del año 2027.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. En Chino hoy rige un sistema «meritocratico» sino la Dictadura Totalitaria del Partido Comunista de China, disfrazada, como toda dictadura marxista, de «Dictadura del Proletariado». Y la norma en tales dictaduras es que el dictador de turno se eternize en el poder, gobernando vitaliciamente, porque en términos aristotélicos tales regímenes son monarquías absolutas, de carácter electivo (como se elige al Papa y se elegían al Huey Tlatoani, Emperador Azteca, y al Emperador del Sacro Imperio Germánico Romano) cuando el Partido Comunista tiene un poder efectivo como dirección colegiada (como en la extinta Unión Soviética), o de carácter dinástico o hereditario (como en Corea del Norte y Cuba) cuando el Partido Comunista es muy débil ante el poder del dictador, quien deja «en herencia» el poder a sus hijos u otros familiares. Así pues, los revolucionarios comunistas marxistas» terminaron como promotores de las reaccionarias y retrogradas monarquías absolutas, que en eso degeneró el «Socialismo Real»: En Monarquías Absolutas y Totalitarias. Del Socialismo nada y de Realeza lo peor. La verdadera Revolución es la Democracia, un sistema de gobierno colectivo, experimento reciente ante la antiquísima Monarquía apoyada en la Aristocracia, que en eso degenera todo Partido Comunista como Partido Único en el poder.

  2. En China no rige un sistema «meritocratico» sino la Dictadura Totalitaria del Partido Comunista de China, disfrazada, como toda dictadura marxista, de «Dictadura del Proletariado». Y la norma en tales dictaduras es que el dictador de turno se eternize en el poder, gobernando vitaliciamente, porque en términos aristotélicos tales regímenes son monarquías absolutas, de carácter electivo (como se elige al Papa y se elegían al Huey Tlatoani, Emperador Azteca, y al Emperador del Sacro Imperio Germánico Romano) cuando el Partido Comunista tiene un poder efectivo como dirección colegiada (como en la extinta Unión Soviética), o de carácter dinástico o hereditario (como en Corea del Norte y Cuba) cuando el Partido Comunista es muy débil ante el poder del dictador, quien deja «en herencia» el poder a sus hijos u otros familiares. Así pues, los revolucionarios comunistas marxistas» terminaron como promotores de las reaccionarias y retrogradas monarquías absolutas, que en eso degeneró el «Socialismo Real»: En Monarquías Absolutas y Totalitarias. Del Socialismo nada y de Realeza lo peor. La verdadera Revolución es la Democracia, un sistema de gobierno colectivo, experimento reciente ante la antiquísima Monarquía apoyada en la Aristocracia, que en eso degenera todo Partido Comunista como Partido Único en el poder.

  3. En China la Dictadura del Partido Comunista de China renunció hace años en insistir con los disparates de la «economía marxista» y por eso reformaron la Constitución para reconocer la propiedad privada (como lo exigían los inversionistas extranjeros), porque renunciaron a la «economía comunista» pero no a ejercer su dictadura política, estableciendo un capitalismo salvaje sin protección al ambiente ni a los débiles jurídicos (trabajadores, mujeres, ancianos y niños) que no es un libre mercado por el gran poder discrecional del Estado como actor y regulador económico. Y la esencia totalitaria de la Dictadura Comunista esta allí, inconmovible, la misma que ordenó al Ejército chino matar a sopotocientos desarmados estudiantes chinos que protestaban exigiendo libertad y democracia en la Plaza de Tianamen de Pekín, que perpetra un genocidio contra los chinos de la etnia uigur por su fe musulmana, que asfixia a los chinos de Hong Kong y quiere aplastar a los chinos de Taiwán porque viven en democracia. No existe un «sistema meritocrático» en China, oprimida bajo la Dictadura Totalitaria del Partido Comunista, que aún reconociendo que la «economía comunista» solo produjo miseria y hambrunas, que es inviable y determinó la implosión de la extinta Unión Soviética, que su ideología fracasó, que el socialismo marxista no es «socialismo científico» sino una versión más elaborada de los milenarios socialismos utópicos, aún así, reconociendo que su comunismo fracasó sus líderes no renuncian a ejercer su dictadura despótica, porque egoístamente no renunciarán jamás voluntariamente al poder, a las riquezas y a la impunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba