OpiniónOpinión Nacional

Lo inmoral es inmoral esté donde esté

Tengo perfectamente claro que el principal culpable de los males que viven los venezolanos es el régimen chavo-madurista, encabezado primero por el intergaláctico y ahora rematado por Nicolás Maduro, pero asi como da arrechera ver como el régimen chavo-madurista ha saqueado a nuestro país por los cuatro costados, al mismo tiempo produce náuseas ver como se destapa una cloaca en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional donde diputados estarían haciendo chanchullos para lavar la cara empresarios presuntamente  corruptos, que a su vez reabrió el capitulo del cucutazo donde pudieran estar involucrados funcionarios muy allegados al jefe de gabinete del presidente del parlamento. 

En ese sentido da vergüenza, asco o pena ajena, no importa el calificativo para tener arrechera, de quienes fueron merecedores de nuestra confianza, nuestro voto y nuestro sacrificio, cuando los elegimos como nuestros representantes para defender los intereses del pueblo venezolano en un organismo como la Asamblea Nacional, se estén comportando y estén demostrando que pudieran ser tan corruptos como los que en 20 años arrasaron con el país mas hermoso y mas prospero de América Latina. Por eso es que muchos afirman, donde me incluyo, que no debe quedar ninguna duda que ese régimen ha tenido complicidades que le han permitido mantenerse en el tiempo.

Por eso es importante que dejemos claro   que en la lucha contra las cloacas de la corrupción no se trata de quienes visten franelas de un color y de quienes visten franelas de otro color. Se trata corrupción que debe ser combatida y condenada sin mirar la acera donde se encuentre alojada. No se trata de si el corrupto presuntamente está en el lado de nuestra acera no se le puede atacar ni condenar porque eso sería hacerle el juego a la dictadura, o porque no ayudaría en nada a la unidad. Que la lucha es contra el otro y no contra nosotros mismos. No mi llave, ladrón es ladrón sin importar donde milite.

Por eso es inaceptable que algunos individuos con alta dosis de sabérsela toda, pretendan marcar el rumbo de lo que deben ser las investigaciones en materia de corrupción, diciendo que “no debemos perder el foco y olvidar que el enemigo es otro”, tratando de frenar cualquier crítica a lo que pudieran ser actos de extorsión de algunos diputados contra delincuentes disfrazados de empresarios que pudieran estar implicados en corrupción con las cajas clap y lavado de dinero otorgándole cartas de buena conducta. No señor, nos negamos a caer en el chantaje de esos personajes que pretenden atropellar la libertad de expresión porque, según ellos, debemos expresar a ciegas una solidaridad automática con quienes pudieran ser culpables.     

En ese sentido, la mayoría de los venezolanos honestos no entienden como un diputado, que se supone tiene cuatro años sin cobrar sueldo, viaja a EEUU a mirar la final de un juego de la Liga Nacional y entra al estadio con un boleto que cuesta 12 mil dólares y luego diga que ese boleto se lo regalo un amigo, y que si quieren, él está dispuesto a que la Asamblea Nacional lo investigue, pero desde la presidencia del parlamento no se dice nada sobre el particular en ese momento. O sea, la denuncia queda en el limbo porque aparentemente no hay interés en investigar.  

Sin embargo, mes y medio después cuando explota la cloaca en la Comisión de Contraloría, vemos como el mismo diputado que fue a Nueva York a ver ese juego de beisbol, quien además de la entrada al estadio, debió pagar hospedaje, comida y otros gastos durante una semana en la capital del mundo, donde no se paga con bolívares devaluados como los que cobran los  empleados públicos venezolanos por su trabajo, sino con billetes verdes, es designado para integrar una comisión que investigará la cloaca explotada en la Comisión de Contraloría. Por eso es que el pueblo venezolano está dando un paso atrás y perdiendo la credibilidad.

Ahora bien. Sin que estemos diciendo que ese diputado es corrupto, porque puede ser cierto que tienen “amigos” muy bondadosos, que no solo le pagaron la entrada al estadio, sino que también le pagaron la estadía en el hotel, la comida y a lo mejor las parrandas, pero consideramos que para demostrar ante el país que hay intenciones de investigar, debieron nombrar a otras personas que no generaran sospechas. Igualmente, la comisión investigadora de la presunta corrupción en la Comisión  de Contraloría debió ser mas amplia con todos los sectores que hacen vida en el parlamento. Como dice el refrán, la mujer del rey no solo debe ser honesta sino parecerlo. 

UNETE A: @lodicetodo
[email protected]
[email protected]

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar