OpiniónOpinión Nacional

Lo peor de ambos mundos

Venezuela padece hace 24 años (1992) de una crisis política que ha resultado hasta ahora insuperable. Si nos detenemos a reflexionar un poco lo que ha ocurrido en 24 años a partir del 4 de febrero de 1992, muy probablemente descubriremos los rasgos más distintivos de una élite de empresarios principalmente de los medios de comunicación, junto a una élite intelectual (los notables), que se impusieron como objetivo desplazar a los partidos políticos de la dirección del Estado, para lo cual contaron con unas direcciones políticas atrasadas y de muy bajo nivel de formación, incapaces de asimilar los cambios propuestos por Carlos Andrés Pérez en su segundo Gobierno. Pero no me detendré en la referencia histórica de lo ocurrido en todo este tiempo, intentaré simplemente recapitular capsularmente parte de lo acontecido hasta llegar a las elecciones de la Asamblea Nacional (AN) el 6 de diciembre del 2015, donde la coalición de la MUD, obtuvo un importante triunfo al lograr la mayoría absoluta de la AN, lo que sorprendió tanto al Gobierno, como a la oposición. A partir de este momento, la polarización política del país se radicalizó profundizando la ingobernabilidad, lo que a su vez ha contribuido, a buscar una salida urgente a la crisis política de los últimos 24 años.

La MUD insiste en su propuesta de una salida pacífica, constitucional, democrática y electoral y consecuente con esta predica el 8 de marzo de 2016 plantea al país la enmienda, la renuncia presidencial, una constituyente o un referendo revocatorio, pues no fue posible que los partidos llegaran a un acuerdo respecto a la medida a ejecutar, finalmente la dinámica política impuso el Referendo Revocatorio como la mejor alternativa a la dramática crisis política que vive hoy Venezuela.

A esta propuesta democratice y civilizada de la MUD, el régimen le antepone sus acostumbradas “cochinadas” jurídicas conscientes como están de que han perdido el apoyo popular y no tienen no tienen posibilidad de ganar ninguna elección, ni aun contando con las trampas del CNE  y como quiera que ellos instauraron la reelección indefinida se olvidaron que los regímenes democráticos se caracterizan por la alternancia en el poder fruto de elecciones libres. De allí que han optado desesperadamente por obstaculizar el Referéndum Revocatorio (RR)  prevista en el artículo 72 de la Constitución, al tiempo que presenta como alternativa al RR un dialogo con la oposición.

El “paquete” del dialogo tiene como patrocinantés a los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana y Martin Torrijos de Panamá, los tres avalados por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) cuya estrategia es básicamente geopolítica a través de la cual se intenta lograr una salida internacional negociada que resguarde los interese políticos del chavismo en Venezuela.

Venezuela se encuentra actualmente frente a una crisis económica, política e institucional donde están involucrados grandes intereses internacionales de carácter geoestratégicos, los cuales tienen relación con el Gobierno cubano más allá de los intereses económicos que puedan derivarse de la relación bilateral con Venezuela, pues los mismos responden a su proyecto geopolítico que está por encima de los intereses económicos coyunturales. Intereses geopolíticos de los cuales participa directamente Rusia.

La propuesta del dialogo de la Unasur, tiene la aviesa intención de ganar tiempo para intentar acopiar algunos criterios que ayuden llegar al chavismo hasta el 2019, e intentar recomponer en tres años el desabastecimiento, la desbastadora inflación, la indefinición institucional, la inseguridad, el deterioro de los servicios y pare usted de contar, que han producido en el primer semestre del año en curso manifestaciones públicas importantes acompañadas de saqueos inorgánicos y de asaltos a establecimientos de expendios de alimentos  en distintos Estados del país, sin pasar por el trámite adelantado de las urnas electorales que implica el RR.

El Gobierno ha dejado claro el espacio donde quiere buscar su salida, que le permita mantenerse después, como una importante referencia política de la oposición. Un espacio donde el PSUV pueda construir una especie de laboratorio en frio, con la intención de recuperar el entusiasmo de su gente que se reconoce en su plataforma política y que no tiene intenciones de refugiarse en otro partido político, lo cual le permitiría conservar algunos espacios de poder, es entonces cuando cae en cuenta que requiere moderar el conflicto de la polarización política y para ello es indispensable el dialogo y el consenso.

El PSUV se ha dado cuenta que cuando convoca a su gente a movilizarse en la calle en apoyo a sus decisiones, las mismas parecieran sufrir de anorexia anímica, por lo cual tiene que valerse cada vez más de la estructura burocrática del Estado. Pero esta “terapia” aumenta la irritabilidad y agudiza el estado de ánimo depresivo y la preocupación política de sus bases. Mientras que del lado de la MUD, las reacciones de protestas están preferiblemente orientadas hacia a su política electoral, mientras que las movilizaciones contra el hambre y la angustia cotidiana que vive la gente son de carácter espontanea, es decir, lo peor de ambos mundos en un momento donde el chavismo acentúa el conflicto desconociendo a la Asamblea Nacional, mientras que paralelamente profundiza el control militar de su Gobierno otorgándole a al General Vladimir Padrino López Ministro de la defensa poderes especiales a través de la Gran Misión Abastecimiento Soberano.

Ya lo decía Jorge Luis Borges: “Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad; más abominable es el hecho de que fomenta la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez”.

Mientras que por el lado de la MUD, el discurso político continua siendo meramente electoral y desideologizado de la presente confrontación política en un intento de salvaguardar espacios de poder desvinculados de la realidad social, política y económica que hace 24 años viene padeciendo Venezuela.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba