OpiniónOpinión Internacional

Lo que no pudieron destruir

Ha resultado imposible abstenerse de leer y de escuchar la miríada de opiniones que ha conseguido suscitar la iniciativa oficial de competir para conseguir un récord Guinness al reunir a cerca de 12.000 jóvenes músicos para interpretar juntos un programa musical de alguna relevancia, lo que además se transmitió al mundo en directo a través de un YouTube bien armado.

Me he resuelto a escribir sobre el tema a riesgo de adversar a muchos y aun cuando estoy consciente de que todo o casi todo está dicho ya, de lado y lado, con algo de razonamiento y muchísimo de pasión.  Los argumentos a favor y en contra tienen todos buen asidero, así como tiene también tiene sentido que existan personas no dedicadas a filosofar sobre el tema de la justeza o no de esta iniciativa. Es así como desde Venezuela o desde fuera de las fronteras, muchos nacionales simplemente se animaron a ver el mayúsculo concierto como un espectáculo original, insólito y probablemente irrepetible, pero que servía, a fin de cuentas, para encontrar motivos para alegrarse y sentirse orgullosos del patronímico venezolano cuando todo lo demás en el país lo que inspira es tristeza, pena y desilusión.  

Este tema ha servido, con razón, para despotricar en contra del régimen, porque claro que no es posible tapar el sol con un dedo. De cara al mundo entero que conoce las tropelías, los abusos, los crímenes y la corrupción de sus agentes y que está consciente de lo que han articulado sus líderes para convertir a una nación en un bagazo, mientras ellos se enriquecen groseramente a través del saqueo de su propio país, no existe esfuerzo musical ni de otro género que logre tapar fechorías, que, además, están hoy más vigentes que nunca. No hay Récord Guinness que valga ante la inmoralidad que es flagrante en Venezuela.

Mas bien se preguntan muchos de donde surge la colosal desfachatez que representa intentar lavarse la cara mostrándose ante el mundo como los grandes artífices de un hecho único y plausible cuando en la realidad, en su nacimiento y mantenimiento han participado muy, pero muy tangencialmente. La realidad es que el Sistema Nacional de Orquestas no feneció durante estas dos décadas grises de opresión y crimen, sino gracias a la tenacidad de sus protagonistas: nuestros jóvenes.

También se han quebrado lanzas desde una orilla y se ha enlodado de nuevo- desde la otra- el nombre de quien llevó sobre sus hombros este gigantesco y generoso proyecto con comentarios de todo tipo. Algunos han sido muy generosos, otros muy mezquinos y muchos mordaces y destructivos en relación a quien le dedicó la vida a convertir en realidad un sueño frente al cual, siendo uno venezolano, no es posible sino enorgullecerse y aplaudir. Ese, nos guste o no, se llama José Antonio Abreu.

Lo que no puede negarse, ni ahora ni nunca, es que en medio del oscurantismo y la destrucción de los últimos 20 años el Sistema ha brillado para todos los connacionales, en mayor o menor medida, y nos ha aportado elementos de orgullo que en otros terrenos son inexistentes. Qué importante es que hayamos tenido algo positivo que celebrar a pesar de cualquiera que haya sido el nivel de politización de su trayectoria. Qué valioso que esta colosal iniciativa imposible de emular nos haya hecho visibles frente al planeta por estar asociados a algo que en esencia es cálido y brillante como lo es la juventud. Qué venturoso ha sido que el mismo se haya armado en asociación con la música como elemento inspirador, universal y hermoso. Lo dijo hace un tiempo ya Álvaro Uribe: Un niño que empuña un arco de violín, nunca empuñará un arma.

Resulta además imprescindible para nosotros compatriotas poner de relieve que aquellos que fueron capaces de liquidar y volver polvo a VENALUM, ALCASA, SIDOR, CANTV, AGROISLEÑA, ELECTRICIDAD DE CARACAS, PEQUIVEN, PDVSA y otras no han podido con esta iniciativa que consiguió unirnos en medio de la desesperanza.  Este Sistema ha conseguido mantenerse a flote y provocar entusiasmo en la peor etapa de destrucción de valor y de valores. Eso es lo que singulariza al chavismo, al madurismo y  a la funesta Revolución Bolivariana.

En todos los demás razonamientos unos y otros pueden o deben tener algo de razón. ¿Que es inadecuado vanagloriarse y cacarear méritos cuando las cárceles están llenas de inocentes torturados, cuando hemos alcanzado el mas alto nivel de pobreza del Continente y cuando vamos a llegar a 7 millones de nacionales en una diáspora injusta?. Claro que sí lo es.

Pero lo que a fin de cuentas resta innegable es que este episodio tan polémico debe ser un acicate para comprender que es la juventud en donde hay que afincarse para provocar la recuperación de ese país que tanto deploramos y que, a la vez, tanto amamos.  Los jóvenes nuestros si dan el ancho y la mejor prueba es la manera en que estos venezolanos de pocos años que hoy pueblan el orbe se están destacando como fenomenales, asertivos y tesoneros trabajadores.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba