OpiniónOpinión Nacional

Los anuncios del Presidente

El presidente Nicolás Maduro entregó su Memoria y Cuenta y como lo había prometido hizo anuncios económicos para enfrentar la severa crisis económica.

Los anuncios demuestran un esfuerzo desesperado por evitar un naufragio que será inevitable mientras no se asuma un proceso de rectificación profundo.

La situación económica se hace cada vez más grave. El gobierno ha desarrollado un modelo económico que desestimula la inversión y crea unas distorsiones en la economía que hacen imposible su crecimiento. Ese modelo ha generado una fuerte caída en el aparato productivo nacional, distorsiones en los precios y en el mercado de divisas que estimulan corrupción, despilfarro y el contrabando de extracción que ninguna economía puede soportar.

Nuevo sistema cambiario

La caída de los ingresos petroleros agravó el déficit de dólares que ya estaba enfrentando el país. Nuestra economía es fuertemente dependiente de las importaciones y hoy simplemente no tenemos dólares suficientes para importar todo lo que hemos dejado de producir y la industria nacional no tiene como proveerse de la materia prima que necesita.

En un escenario optimista y suponiendo una recuperación, aunque sea moderada de los precios del petróleo, el país puede llegar a percibir unos $40.000 millones. Si a eso le restamos los $20.000 millones que es el costo de producción y los $8.500 millones del servicio de la deuda estamos hablando de que el país va a tener un déficit de divisas de casi $30.000 millones.

Quizás el logro más importante del viaje que hizo el Presidente a principios de año fue que China redujera de 750.000 barriles diarios a 600.000 la cuota de pago por los convenios que hemos suscrito lo que nos permitirá recibir unos $7 millones diarios adicionales y si el Gobierno profundiza los recortes tímidos que viene haciendo a Petrocaribe podríamos obtener algo más.

Ese déficit de divisas nos deja en una situación bien difícil para cubrir las necesidades de importación que tiene el país y no tenemos mayores alternativas porque nos hemos comido las reservas internacionales y la deuda venezolana se ha vuelto muy costosa por las condiciones de riesgo país. Incluso si se vendieran las nueve refinerías que tenemos en el exterior solo se cubriría la mitad del déficit de divisas.

El nuevo sistema es más o menos lo mismo que teníamos y deja abierto tres tipos de cambio, lo que produce un diferencial cambiario que seguirá estimulando la corrupción. El sistema de bolsas públicas y privadas que anuncia podría funcionar si el Gobierno pusiera los dólares pero no los tiene. La otra alternativa es que el sector privado traiga divisas que tiene afuera para invertirlas en el país, pero eso supone que haya un clima de confianza que no existirá mientras no haya señales claras de rectificación del modelo.

Así como el problema de déficit de dólares parece imposible de resolver, el déficit de bolívares parece más fácil. La devaluación que lleva implícito el nuevo sistema y el anuncio del aumento de la gasolina le pueden dar al Gobierno bolívares que necesita, siempre y cuando haga un corte importante en el gasto público.

Los anuncios de aumento de las misiones, salario mínimo, pensiones, los aumentos de becas para los estudiantes de educación media y universitaria y el largo etcétera que se desprende del discurso presidencial no hay como financiarlo sino con dinero inorgánico y eso lo que hace es multiplicar los dos males más perniciosos que estamos sufriendo los venezolanos: la inflación y el desabastecimiento.

El país merece que se le hable con la verdad. Vienen tiempos difíciles para todos. Los problemas se pueden superar si actuamos con responsabilidad. El Gobierno actúa irresponsablemente cuando trata de crear la fantasía de que aquí “hay pa’ to’ el mundo” y la oposición hace lo mismo cuando se pone a competir en populismo con el Gobierno y dice: “yo te voy a dar el doble de lo que el Gobierno te está quitando”. Es urgente disciplinar el gasto público. Un padre de familia responsable no gasta más de lo que gana porque eso lo va a tener que pagar la familia más temprano que tarde.

El Gobierno anuncia aumento de salario y ese aumento se convertirá en sal y agua si no se disciplina el gasto y se controla la inflación. Los venezolanos nos venimos empobreciendo en los últimos tres años porque los precios de las cosas que compramos suben más que nuestro ingreso y eso seguirá siendo así mientras el Gobierno gaste más de lo que puede.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba