OpiniónOpinión Nacional

Los indultos vacuos del usurpador

En nuestro artículo anterior nos referimos a la irrelevancia de los indultos “decretados” por el usurpador y anunciados por el también usurpador ministro Rodríguez. El problema que Venezuela y los venezolanos enfrentamos es la sustitución del estado de derecho, que responde a una concepción donde la soberanía radica en el pueblo, por un estado de hecho “fallido y delincuencial”, que sólo a través del uso de la fuerza impone el imperio de la arbitrariedad, la anomia jurídica y la pretensión de mantenerse a perpetuidad en el poder. Es repetición de lo que fue Stalin, Mao y Castro y que hoy encuentra en Lukashenko en Bielorusia por espacio de 26 años y Putin en Rusia por espacio de 21 años, los modelos a imitar por el usurpador. Desde luego no es el usurpador quien ejerce el poder. El usurpador es un títere del gobierno cubano, más atado aún que Chávez Frías quien era un infatuado por la figura de Castro, mientras que el usurpador es un educado por Castro para que sirva a Cuba desde Venezuela. Chávez cada vez que se le presentaba un problema volaba a La Habana a coger línea, lo que el usurpador ya no hace porque le enviaron un embajador que asiste al Consejo de Ministros.

                Los indultados hoy pueden volver a la cárcel mañana, sin fórmula de juicio como lo han estado hasta ahora. Pueden ser precipitados al vacío desde un décimo piso como ya ha ocurrido, o presentados ante un tribunal en estado agónico como también ha ocurrido, o sepultados en una mazmorra como sigue ocurriendo. No hay el más mínimo cambio, ni lo habrá. En la cartilla del comunismo el triunfo de esa supuesta revolución proletaria, que no es sino la imposición por la fuerza de un grupo supuestamente ideológico, pero anímicamente obsesionado por la pasión de mandar, no de gobernar, sino de mandar, es lo que predican, la revolución llegó para quedarse. ¿Quieren los que me están leyendo que les hablen más claro?

                Es por lo tanto necesario contar con una fuerza para desalojarlos del poder, porque aunque pudiera haber contado inicialmente con la simpatía de una población a la que se le vendió la idea de que si era posible que hubiera “free lunch”, ya sabe que si esa posibilidad existe, no la tendrá con esta canalla que la conforman supuestos políticos asociados al narcotráfico, que es una casta que aspira al poder indirecto castrando no solo a la juventud, sino a los niños; y que le venden a los estúpidos así hayan egresado de una universidad con títulos académicos, que ellos trafican con drogas para combatir “al imperio”.  Esa causa común la practicó Castro y después fusiló al general Ochoa diciendo que él no sabía nada de esa asociación. El usurpador tiene sometidos a juicio a sus sobrinos no carnales sino políticos, los de la “primera combatiente”.

                Esa es la función de la fuerza armada establecida en la constitución. No son parcialidad política y su deber es contribuir como también corresponde a cada uno de los ciudadanos con la obligación de restaurar el imperio de la constitución, lo cual no puede hacerse sino con el respaldo de una fuerza porque el derecho, a diferencia de la moral, necesita contar con la fuerza para que pueda responder a lo que forma parte de su esencia que es la coercibilidad. Eso quiere decir que sus normas se cumplen por las buenas o a la fuerza. Si quienes la detentan incumplen su obligación, deben ser también desalojados de esa función y sustituidos por quienes puedan cumplirla. ¿Y si no cumplen su función podrán quejarse de que otros la cumplan?

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba