OpiniónOpinión Nacional

Los valores democráticos viven en las comunidades

A un poco más de medio siglo del 23 de enero de 1958, volvemos a estar frente a una realidad que creíamos superada en la historia de Venezuela: la imposición de un sistema de gobierno contrario a los valores de la democracia y violador de los Derechos Humanos.

Los venezolanos hemos sufrido una especie de retorno al pasado, pero con una característica distinta a la que tuvieron que enfrentar nuestros abuelos, hablamos por supuesto de una de las crisis humanitarias más graves que ha vivido Venezuela en su historia.

Es así como los habitantes de este país están sometidos a una doble presión, por un lado la erosión de las libertades civiles y al mismo tiempo una crisis económica y de servicios públicos de proporciones trágicas.

Para muchas familias la sobrevivencia se ha convertido en un combate cuerpo a cuerpo frente a la crisis económica, al tiempo que las iniciativas ciudadanas y las formas de organización social en las comunidades, herramientas necesarias para salir de la pobreza, están sometidas al escrutinio y persecución de un Estado que aspira a controlar todos los espacios de la vida ciudadana.

El venezolano es un sobreviviente de una crisis humanitaria y, a un mismo tiempo, un luchador por la democracia, aun cuando no milite en ninguna organización política. El hecho de salir a la calle a tratar de reconstruir el tejido social en las comunidades, su empeño de enfrentar con consenso y solidaridad los grandes problemas en su entorno, y su disposición a trabajar por una mejor calidad de vida de su familia y sus vecinos, es un reservorio inédito de los valores democráticos que se niegan a abandonar a los venezolanos.

Desde Alimenta la Solidaridad y Mi Convive, hemos decidido apoyar y acompañar el trabajo en las comunidades, convencidos como estamos de que en ellas se concentra buena parte de los valores más importantes de la Venezuela que todos queremos.

No somos los únicos en este esfuerzo, el venezolano es un pueblo consciente y solidario como queda evidenciado con todo un universo de ONG’s que hacen vida en el país. Profesionales inmersos en valores democráticos, hombres y mujeres preocupados y dedicados en hacer frente a la crisis humanitaria a la que está sometido el pueblo. A ellos, también, nuestra solidaridad y compromiso de trabajar juntos por el futuro de Venezuela.

Todas estas organizaciones se encuentran bajo la presión y vigilancia del gobierno, nosotros mismos, desde Alimenta la Solidaridad y Mi Convive lo vivimos a finales del año pasado, pero gracias a la solidaridad de venezolanos dentro y fuera del país, así como de ONG aliadas, representantes diplomáticos, entre otros, pudimos salir adelante y continuar con nuestras operaciones, lo cual nos impulsa a continuar trabajando pese a los obstáculos que se nos presenten.

Seguiremos con nuestro esfuerzo, todos juntos, apoyando a las comunidades, aprendiendo de ellas, esforzándonos por estar a la altura del compromiso que hay en el pueblo venezolano, valores que son el último reservorio de los principios democráticos que hay en el país y que recordamos tras 65 años de aquel 23 de enero.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba