OpiniónOpinión Nacional

Lumpanato bolivariano

El término de lumpemproletariado deriva del original en alemán, «lumpenproletariat», propuesto por Karl Marx y Friedrich Engels en su trabajo «La ideología alemana» (1845) y desarrollado posteriormente por Marx en el Brumario de Luis Bonaparte (1852). Marx utilizó este concepto para referirse a un estrato social carente de conciencia de clase, sin organización política, ni sindical que no vive de las remuneraciones de su fuerza de trabajo, sino del pillaje, del robo, de la prostitución, etc. Constituyen un estrato social reaccionario y socialmente amorfo, al servicio de cualquier caudillo en el poder. Vale acotar que Bonaparte no ha sido el único en apoyarse en el lumpen para la conquista del poder. Tanto el fascismo italiano como el nazismo alemán reclutaron a sus tropas de choque principalmente de entre elementos del lumpen. El nacionalismo burdo o el patrioterismo ramplón, constituyeron y constituyen sentimientos primitivos fáciles de explotar y exacerbar en las mentes simples del lumpen.
 
El relato de Marx en el Brumario de Luis Bonaparte se ajusta a la tragedia vivida por nuestro país a raíz de la creación del Estado lumpen, surgido con el ascenso al poder del insepulto tte coronel y su logia milico-bolivariana. El insepulto tartufo de Sabaneta y su heredero, el iletrado de Maduro calzan perfectamente en la definición que el viejo Marx dio sobre el lumpen, cuando afirma que son aquellos “timadores, saltimbanquis, carteristas y rateros, que al igual que Bonaparte sentían la necesidad de beneficiarse a costa de la nación trabajadora”.
 
Es evidente que con el ascenso al poder del proyecto bonapartista del fenecido tte coronel quedo evidenciado al talante anti-obrero de su proyecto y su preferencia del lumpemproletario como sujeto social de su bastarda revolución. Estábamos ante la presencia del empoderamiento del lumpemproletariado, desclasados, quienes por su alto grado de alienación carecen de una conciencia revolucionaria (La Ideología Alemana, Marx y Engels, 1845). Se daba inicio a una alianza estratégica entre el petro-Estado venezolano y el lumpen delincuencial en beneficio del capital internacional.
 
El Estado lumpen bolivariano en su visión estratégica de poder no solo empoderó al lumpen, sino que lo organizó como fuerza de choque (turbas armadas), a fin de reprimir bajo el amparo del Estado a los obreros, a los estudiantes al pueblo en general, de la misma manera como Luis Bonaparte organizó al lumpemproletariado de Paris para reprimir a los trabajadores de la comuna (1851). Lumpen que por sus limitaciones es perfectamente moldeable y manipulable capaz de ejecutar las acciones del bandidaje más vil y denigrante en favor del mandatario o caudillo de turno.
 
El Estado lumpen bolivariano ha venido utilizando estas turbas hamponiles fin de profundizar su control social. Además, el lumpen ha sido la mejor cantera para proveer infiltrados y provocadores en las protestas sociales, que la policía misma utiliza con el fin de crear condiciones de desorden o descontrol que puedan luego justificar una acción represiva más drástica. Igualmente constituyen una buena fuente para reclutar a los ya famosos y despreciables “patriotas cooperantes” (entiéndase sapos) los cuales han sido utilizados como testigos en los procesos judiciales viciados en contra de dirigentes opositores. Seguramente las turbas armadas, junto al Estado de excepción serán las posibles armas que el oficialismo utilizará en su aspiración de ganar el 6D sin apoyo popular.
 
La lumpenización del país ha implicado el aniquilamiento de la educación superior, la asfixia de la ciencia, la destrucción de la cultura, la militarización de la sociedad, y la transformación de la fuerza armada en ejército al servicio del bandidaje del siglo XXI. Ha significado la transformación del sistema judicial en una soldadesca con toga al servicio del régimen y la sistemática violación de los derechos humanos.
 
No ha faltado más de un plumífero identificado con el régimen que recurriendo al mayor de los malabarismos ideológicos señalan al lumpen como el “verdadero” sujeto revolucionario de la farsa bolivariana, a pesar de que históricamente se ha demostrado que el lumpen es un estrato social desvinculado de todo trabajo productivo y por consiguiente muy improbable de adquirir conciencia de clase y aún más difícil de integrarse a una lucha por una revolución social. Estos asalariados oficialistas consideran que la misión histórica del trabajador como sujeto de una transformación social “pasó de moda”.
 
El socialmilitarismo populista bolivariano representa un dogmatismo enfermizo, basado en un simplismo primitivo y retrogrado que pretende la lumpenizacion y militarización del país a fin de lograr un mayor control represivo de la vida política y social del individuo, y por ende así garantizar su permanencia en el poder.

José R. López Padrino
[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar