OpiniónOpinión Nacional

MABINOGION: La palabra como metáfora poética

La mitología Celta es fuente inspiradora de obras fundamentales de la literatura universal del cine y series, en  novelas y películas basadas  en el ciclo arturiano,  y sus  personajes como el rey Arturo, Merlín, Morgana,  Parsifal y los diversos  símbolos   del imaginario celta como el    cuenco  o la lanza que sangra  que el imaginario medieval a través de poetas y la Iglesia  transformarían en el Grial y lanza de Longinos que  tienen su origen   en el Mabinogion entre los  siglos  XII y XIII, incluso después de las sangrientas cruzadas.  Estas temáticas han sido investigadas y recreados por  por innumerables escritores  contemporáneos, con la profanidad y seriedad   de  J.J.RTolkien, destaca también  el inconcluso trabajo de John Steinbeck, y la emociónate  Thriller  de Dan Bronw El Códice Da Vinci, también  varios  autores hispanos  han tocado el tema como María Victoria Cirlot, Javier Serra, etc. Destaca el   clásico  film   Excalibur, junto al fimn  Indiana Jones: La última Cruzada, que tratasobre la búsqueda del Grial.

Los lectores hispanoamericanos  tienen   una poética traducción de los Mabinogion, Relatos Galeses de María Victoria Cirlot con una  completa y sugerente  introducción con  eruditos comentarios, que  permiten adentrarse  en esta mitología,  junto a  sus valores estéticos, literarios e históricos de este legado de la humanidad. Cada relato o rama de un mabigioni esta    sumergido en su religiosidad y su cultura, a través de  narraciones plenas de metáforas poéticas que deslumbran al lector como serían: la juventud del día,  al hacer referencia al amanecer; le habría sacado sangre al viento, para  transmitir la imagen    de un  apocalíptico  atardecer; el amor le penetro todos los miembros, hace referencia a la locura  de   la pasión amorosa   Abundan  descripciones  que  adquieren resonancias mítico-poéticas bélicas  como:  escudo labrado de color del relámpago del cielo, con bordes de marfil, pareciera un escudo forjado por el cojo Vulcano. Asociaciones que llevan a recrear el poder de las fuerzas de la naturaleza creadas por el arte de un herrero que logró crear el resplandor hechizante  a una celeste arma;… Los cuatros cascos del corcel iban segando cuatro terrones de hierba, como cuatro golondrinas en el aire por encima de su cabeza, ora delante de él ora detrás, estas asociaciones vinculan los terrones de tierra que desenterraban los cascos del caballos con aves volando adelante y otras, dan una  idea  de la velocidad   que  galopaban los equinos, cuya diosa era Rhiannon, la esposa de Pwyllcaballero leal como ninguno.

Y asi palabra a palabra se se van tramando  misteriosas narraciones, abiertas a múltiples lecturas,   rasgos  propio de  la palabra mítico-poética, el encerrar un abanico de significaciones   que  nacen  de la tradición oral de bardos errantes, que recorrían en  estos siglos (X-XIII) Bretaña, Irlanda, gales, sus versos eran   reconocidos porque poseían una métrica particular. Solo algunos de ellos lograron ser trascriptos por los azares   y los   gastos y tiempo que esta amorosa labor acarreaba.  El transcriptor que podía ser bardo a su vez   tenía que adquirir los manuscritos originales, tener un copista que escribía normalmente en pizarras de cera, o en manuscritos con pluma y tinta, relatos que no poseían una temática estructurada  y en ocasiones era el copista quien  tramaba épicamente o dramáticamente   los relatos de los dispersos manuscritos.   

Bardos y guerreros: Bendigeit Vran, hijo de Llyr destaca, por  lo sorprendente de  su estatura dormía y vivía solo en tiendas,  no había castillo o  posada  que pudiera albergarlo. Era un  guerrero que  gustaba  cargar sobre sus espaldas a músicos cuando iba a guerrear,  al ir  a  vengar  las injurias y el dolor como el de su hermana  Branwen  en Irlanda. Al acercarse al horizonte veían los irlandeses   una montaña con  una cresta y dos lagos a los lados, rodeado de un bosque que antes no existía. La cresta era la  nariz del furiosos hermano y los lagos, eran sus   ojos  , estaba rodeado de un  bosque que opacaba el horizonte, eran los mástiles y banderines de los barcos que venían a rescatar a su hermana.  

Su crueldad era fría como se evidencia al hacerle sus enemigos un castillo de 200 columnas, para que por primera vez pudiera albergarse, en cada en cada   una había un guerrero escondido en un saco para matarlo, al recorrer el palacio   los fue  asesinando  uno a uno  con sus dedos, cual  si fueran nueces  y tras  terminar,  junto a los músicos que los acompañaban  creo    como bardo que era crea un canto   irónica y poética para  avisar a quienes le había armado la emboscada,    el  destino  que les esperaba.  Lo acompañaba   el mejor bardo entre estos galos  Gywyon     cantor, músico, poeta y guerrero.  A través de ese  don sagrado,  creaba  cantos míticos  que les daba a los galeses  memoria ancestral que trasmitía sentido a su existencia.

La Lealtad como valor caballeresco: El mabinogi de  Pwyll, príncipe de Dyvet   es un mundo en sí mismo y   a su vez se interrelaciona con al conjunto de relatos galeses. Su primer aventura caballeresca  gira alrededor de una cacería en la que comete un acto de vileza,   se adentra en en un bosque  detrás de un ciervo y de  una manada de perros que parecían  de otro mundo:“…jamás había vistos perros de aquel color. Eran de color blanco reluciente y lustroso y sus orejas rojas”. Se acerca a ellos y los ahuyenta de la presa que habían atrapado y al llegar el dueño de la manada, se ofende, y se niega hablarle o nombrarle  a pesar de conocerlo.” Esto equivale a negarle su   existencia, es tratarlo como un no nacido    socialmente. Es este uno de los roles del nombre. Ante esto Pwyll (que significa sabiduría)   pone  en evidencian los códigos de honor entre los  celtas. Desea recuperar su status existencial y lo hace  a través de la  amistad.  El  ofendido es un desconocido y al no saber su nombre no tiene poder sobre él para obligarlo actuar  como el desearía.  Ante esto le propone ganar su amistad.

“-¡Señor, seas bienvenido! ¿Y de qué país eres?

-De Annwvyn, (el mundo inferior), soy Arawna, rey de Annwvyn

-¿De qué modo, señor, conquistaría  vuestra amistad?

-Hafgan, rey de Annwvyn, cuyos dominios se encuentran frente a los míos, me ha declarado la guerra. Si me libras de esa calamidad, y tú podrás hacerlo fácilmente, conquistaras sin esfuerzo mi amistad.” La  forma  como se da este don,  pone a prueba los valores de cada uno de ellos, intercambiaran sus apariencias mágicamente por  un año. “Lo haré con mucho gusto. Indícame como podré hacerlo. Estableceremos un estrecho lazo de amistad, y te pondré en mí lugar en Annwvyn, y para dormir te daré la mujer más bella que nunca hayas visto. Tendrás mi figura y mi aspecto…”

Y es tal la lealtad  a lo largo de ese año que Pwyll duerme con la esposa de su amigo la reina y  mantiene su fidelidad a pesar de ser soltero y  del rey haberlo tentado  yacer con su esposa, al describir su belleza, sin embargo, Al acostarse “…le  da espalda y permanece con el rostro fijo en el borde la cama, sin decirle palabra hasta la mañana…hasta el cabo de un año”. Al enfrentarse con el enemigo lo  derrota con la fuerza de su espada y se convierte en el rey de ese reino.

Al año al reencontrase Arawn había  hecho prosperar sus  dominios  en todos los sentidos, y con el pasar del tiempo solidificaron esa amistad. Y cada uno recupera su apariencia, este recurso mágico recuerda y posiblemente influencia el romance arturiano cuando Uther Pendragone le pide a Merlín asumir la forma del esposo de Ygrein para poder poseerla al derrotar a su esposo. De esta mágica infidelidad nace Arturo. En el ciclo arturiano   esta metamorfosis  esta dominada por la lujuria   y el poder, a diferencia del mito celta.

Tras esta aventura  Pwyll  se dirige a una colina a la que todos rehúyen, debido a que  quienes  suben a su cumbre le suceden aventuras  a  veces desafortunadas y otras afortunadas. “Señor el privilegio de esta colina consiste en que todo noble que se siente en ella no se va sin haber recibido golpes y heridas o haber visto un prodigio.”

Es el proceso iniciático en que se hace un héroe. En este caso es la cortesía el valor que debe dominar y así ante sus hombres pasa una bella dama en un corcel lentamente que tratan de dar alcance con los caballos más veloces y ninguno lo logra, se enfrenta a la diosa de los caballos, pues su  corcel casi levitaba   sobre la tierra, hasta que Pwyll le habla cortésmente. Y le dice:

-Doncella, por el amor del  hombre que más ames, espérame. Con mucho gusto –dijo ella- y más le abría válido al caballo, que eso me lo hubieras pedido hace ya tiempo. La joven se detuvo, esperó y hecho para atrás el velo que le cubría el rostro, fijó sus ojos en él y empezó conversar, soy Rhiannon, hija de Eveidd Hen, y a pesar mío me quiere entregar a un hombre. No he querido nunca a nadie, y ello por amor a ti, y jamás querré a nadie a menos que  me rechaces. He venido a oír †u respuesta a esto.”

Es Rhiannon, una reina y  diosa, que esta enamorada de Pwyll, y deciden encontrarse  en su corte en un año, pero Pwyll peca de imprudente  con la respuesta que da, el caballero que viene a pedir a la Gran Reina y afirma: “Sea cual sea tu petición  te la dare. Señor mi solicitud tiene que ver contigo y he venido hacerte una petición. Sea, cual sea tu petición si puedo te la concederé. ¿Por qué das semejante respuesta?-dijo Rhiannon. Lo haz concedido en presencia de nobles –dijo el extranjero. ¿Cuál es tu petición, amigo?-dijo Pwyll. Acostarme esta noche con la mujer que más amó y he venido a reclamártela, así como los regalos y los preparativos que hay aquí.”

Al decir esto cae en la trampa y tiene que otorgarle a su amada, es el valor y el peso de la palaba dicha,  ante esto la reina inventa una triquiñuela mágica para no pertenecerle, y exige un año para yacer con él.  Mientras le aconseja a su prometido que se disfrace de un vagabundo andrajoso,  cargando  un saco, y en la corte solicitara un don que no se lo podrán negar  por su pobre presencia y lo pequeño del saco mágico, y pedirá  llenarlo de comida pero nunca se llenara, solo  cuando lo pise quien la pidió astutamente como mujer y en ese momento lo atrapas y le pides  a  Rhiannon  y así  hace.

Al no darle un heredero a Pwyll, los  nobles le   ruegan que tome otra esposa, y él les  pide esperen un año y tienen un hijo que es raptado por un monstruo, y es culpada de  devorar a su propio hijo. Las doncellas se durmieron y no vieron el rapto y la   culpan.  La penitencia a la madre  desnaturalizada    es  contar a todo el que vaya a pasar por un camino. la historia y pida cargarlo  sobre su espalda.  Estos acontecimientos llegan a oídos de un noble que se enfrento a un monstruo para salvar una yegua y rescató a un niño al cual adopta. Al verlo crecer con el tiempo se percata de su parecido con  Pwyll y conversa con Rhiannon  y es liberada de su culpa. Y recibe el nombre de Pryderi, hijo de Pwyll, un personaje  central   en la mitología celtica.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba