OpiniónOpinión Nacional

Magnicidio + Maduro

Hace todo un despliegue de fuerzas mediáticas. Usa a todo su aparato institucional, comunicacional y hasta a los personajes del gobierno para denunciar, así a voz en cuello, que quieren matarlo, que su vida corre peligro en manos de la oposición, esa que es apátrida, escuálida, chimba, ridícula, sifrina y cualquier otro calificativo que se le ocurra esa mañana, tarde o noche para designar a la oposición.

Lo que quiere el pueblo es que haya vida en Venezuela. Que a los presos –mejor dicho detenidos políticos– se les administre justicia con certeza de que esa justicia sea verdaderamente ciega. Que en las calles la gente pueda circular y no estar pendiente de que la puedan matar. Que en los supermercados haya leche y no se tenga que sortear media ciudad para conseguir leche en polvo por cucharadas, sí por cucharadas, para dar de beber a los niños el preciado producto lácteo.

Inventar un magnicidio es la estrategia perfecta para darle golpes a la mesa y tumbar el tablero del juego para que no se hable de diálogo entre oposición y gobierno, para que UNASUR y el Nuncio Apostólico no se reúnan a ver cómo se puede hacer con la situación gravísima de indefensión que se vive en ese país.

Nicolás Maduro se busca excusas, siembra vientos a cada rato –“así, así, así es que se gobierna” – al mejor estilo del populismo que va traspasando fronteras, manejando a la masa para que le sigan queriendo. – ¡Por favor! ¡Que no nos maten a nuestro presidente! Es lo que quiere oír Maduro desde al Balcón del Pueblo, así como hacía Hugo Rafael Chávez. Una siembra de pueblo a su vera, con velas y todo, en una nocturna vigilia, rezando por una larga vida del régimen… al mejor estilo de Corin Tellado.

¡Por favor! ¡Ocúpese! Ocúpese de lo que se tiene que ocupar. De ordenar a su poder judicial, sí su poder, que se haga la justicia que se pide desde todos los espacios nacionales e internacionales. Ocúpese de que su ministerio del poder popular para la alimentación distribuya alimentos adecuadamente e investigue esas ventas de leche por cucharadas. ¡Mayor indignidad y pobreza de espíritu no puede haber!

Ocúpese de producir, de poner en marcha a todo ese aparato industrial que han expropiado a todos estos años y que está como le gusta al chavismo: arruinado. Ocúpese de hacer lo que los votos de los venezolanos le mandan: gobernar para todos.

Cuando lo haga, si le quedan fuerzas para pensar en otras cosas, revise a las escuelas, a los hospitales, a la policía, a la Fuerza Armada. Cuando lo haya hecho, paséese por las necesidades de la gente, la humilde. Pregúnteles cuántos hijos y familiares han perdido a manos del hampa común. Revise con calma lo que come la gente. Con lo que se viste. Con lo que sueña. Luego, si le queda tiempo, vuelva a empezar con su agenda de trabajo y, una vez que todo quede satisfecho, verá que no se le ocurre más nunca pensar en que lo quieren matar.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba