OpiniónOpinión Nacional

Mantengamos la Esperanza

Estamos en un país donde hay muchas cosas que parecen no tener sentido o que, tal vez, hacen todo el sentido del mundo.  Pasamos de ser productores a ser importadores. Tenemos que hacer colas desproporcionadas y madrugar para adquirir lo que antes comprábamos a precios que otros países envidiaban. Regalamos lo que creíamos que nos sobraba y ahora nos falta. Existe un sistema que permite que muchos se redondeen en forma ilícita mientras para otros se hace más tortuoso el camino para mantener sus negocios lícitos.  Se suponía que nuestro bolívar iba a ser una moneda fuerte y es tan débil que ha perdido su valor de tal manera que es difícil calcular en cuánto.  En enero de 2008 le restaron tres ceros al cono monetario.  En ese momento, el billete de mayor denominación era de 100 bolívares y con ese monto se podían comprar 25 gaseosas de dos litros. Hoy, habiéndosele restado cinco ceros más al cono monetario y habiendo pasado por el “bolívar soberano”, el billete de mayor denominación es de 50000 bolívares soberanos que no alcanzan para comprar ni un litro de gaseosa.  ¿Dónde quedó el Programa de Recuperación Económica?.

La situación ha llegado a estos niveles por muchos factores pero no hay duda de que quienes tienen la mayor responsabilidad son quienes tienen el poder, manejan la administración de nuestros recursos e implementan el sistema existente.  A quienes no estamos en esa posición, nos toca ir sorteando cada uno de los obstáculos que se van presentando en el camino y tratar de sobrellevar la situación de la mejor manera posible.

Debemos solidarizarnos con quienes tienen que soportar un mayor peso por las desigualdades existentes.  Jamás debemos justificar lo injustificable. Mientras tanto, vivamos el día a día.  Vayamos paso a paso, poco a poco.  Es la única manera de avanzar.  Practiquemos la comunicación efectiva y transparente entre nosotros. La comunicación efectiva ocupa siempre un lugar importante en las relaciones.  Cuando el mundo parece estar al revés, es aún más importante lograr expresar nuestras ideas de una manera clara y coherente para que los demás entiendan por qué actuamos de una determinada manera o por qué dejamos de hacer lo que algunos esperan que hagamos. 

Mantengamos la esperanza de una pronta transformación de nuestro país.  Compartamos nuestros conocimientos con otros.  Expliquemos nuestras razones y motivos. Apoyemos cuando podamos.  Actuemos en forma cónsona con los valores que nos enseñaron dando así ejemplo a quienes nos rodean.  Exijamos lo que nos corresponde y aún cuando nos enfrentemos a negativas irrazonables, argumentemos nuestras posiciones.  Gota a gota iremos socavando la ignorancia, la codicia y el ego.

¡Prendamos una vela y pasemos la luz!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Nunca fue mas oscuro que antes del amanecer. El problema? que en el camino se estan quedando muchos venezolanos que tambien han esperado y luchado por el resurgir del pais.
    Lo bueno? Que en política las cosas cambian de un momento a otro y sin anuncio.
    Mientras tanto, la esperanza siempre debe estar en alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar