OpiniónOpinión Nacional

Máscaras y trueques políticos

Juan de Mairena lo explica claramente a Antonio Machado: la política es, ante todo, un carnaval de caretas y trueques. Y por eso al político hay que exigirle el cumplimiento de la máxima virtud pública: ‘ser fiel a su propia máscara’. Obra vuestra que no debe ser impuesta ni rígida. Porque en algún momento el político ‘tendrá que dar la cara’, aunque sea para admitir que todo lío en ese terreno se resuelve a nivel de trueque.

Y este trueque consiste en el cambio de un servicio público, o cualquier otro, por un bien material, efectivo o electrónico. Es la práctica de la consabida corrupción, viviente y activa a nivel mosca. Esto significa que se entiende la necesidad de dar la cara, pero ante el posible “quedar al descubierto”, se repone la necesaria y confundidora máscara.

¿Pero es que las caretas tienen fecha de caducidad? No. Nacieron con la política propiedad-riqueza. Han recorrido los imperios de faraones, emperadores, reinados desde Cristo a los zares y a los príncipados socialistas, revolucionarios  y ‘republicanos-    democráticos y dictatoriales’.

En este subcontinente, la careta la extiende el criminal invasor que intenta esconderse en la máscara de supuesto descubridor y civilizador. Sin embargo, 500 años después queda al desnudo, cuando el movimiento de los No Descubiertos le arranca la careta.

Pero son centenares las máscaras a reventar: la nombrada como guerra humanitaria por la paz, la que alude a DDHH, solidaridad y amistad, la que refiere una tal democracia liberal-burguesa, otra socialista popular y la marxista-leninista-estalinista destructora-criminal.

Y para encontrarnos con la verdadera historia, se impone derribar, además de la descubridora, la máscara patriotera portadora del engaño de la independencia, soberanía, autonomía, libertad e igualdad para todos, la máscara republicana (¿cuál cosa pública?), la democrática del hambre y la miseria en general, el crimen y toda inseguridad.

En el caso de este ex país, la diferencia es el monto del robo. ¿Quién es el más o menos ladrón? Cada politiquero aspira una careta adicional que dé registro legal-institucional, para ejercer el vandalismo con pleno derecho. Para ser fiel a su propia máscara y no valerse de una acuñada para confundir y dominar  sin derecho ni razones.

Por eso en este momento gobernantes y cómplices están dictando una clase magistral a nivel doctoral, como base para un buen título, a los más ladrones-corruptos que ya actúan con descaro y con o sin máscaras. 

Sancho, ¡llevamos más de cinco siglos enmascarados con la máxima fidelidad  que impone nuestra continua destrucción!

@ABlancoMuñoz

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba