OpiniónOpinión Nacional

Mayor esfuerzo intelectual y menos pragmatismo político

Entender la naturaleza de la tragedia política, económica y cultural de Venezuela, pasa por un importante esfuerzo intelectual capaz no sólo de interpretar, asimilar y explicar el objetivo político del chavismo de establecer un sistema político hegemónico en el país, sino también el de interpretar, asimilar y explicar que las agendas personales de algunas individualidades de la oposición, dificultan las salidas a la crisis por cuanto estas agendas personales están divorciadas de un proyecto político de mediano y largo plazo con visión de historia, pues su único interés es el disfrute del hedonismo del poder.

Las agendas personales dificultan las salidas a esta tragedia que estamos viviendo los venezolanos, en tanto estas agendas están divorciadas de un proyecto político alternativo al chavismo. La oposición está obligada a ofertar un modelo de desarrollo que tenga como objetivo primario, superar la pobreza y la miseria de más del 80% de la población, pues como dice Carlos Slim (empresario y magnate mexicano) “Con miseria no hay mercado”

Los venezolanos nos hemos venido abajo en medio de los problemas económicos que el chavismo ha creado con sus políticas populistas disparatadas, el peso de los problemas económicos es la peor fractura social y política que tiene hoy en la ruina a Venezuela y es que a la hora de hacer un balance de los 18 años de chavismo, descubrimos donde están los responsables de las circunstancias extremas en que las que vivimos hoy venezolanos. La proporción de los venezolanos felices, es en estos momentos ínfima en proporción a los que viven en la pobreza o en los que tienen una gran incertidumbre sobre su situación económica futura como la otrora clase media.

Nuestros jóvenes profesionales se han ido del país por cuanto sus expectativas de futuro no están garantizadas, pues para la concepción laboral del chavismo, los esfuerzos académicos son una inutilidad y cuando las oportunidades laborales y de ingreso no se ajustan a nuestros niveles de formación académica, se generan frustraciones que requieren ser superadas fijándose nuevas metas y es esto último lo que ha prevalecido en mi criterio, en el éxodo de nuestros jóvenes profesionales.

La solución de la crisis económica requiere de una pronta salida, antes de que sea demasiado tarde y hacia este objetivo, debe estar dirigido el diálogo que están procurando los ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martin Torrijos, de España, República Dominicana y Panamá respectivamente, entre el Gobierno y la oposición.

La devastadora crisis económica por la que atraviesa el país continúa inyectando presión a las tensiones políticas, por lo que se hace necesario que en los objetivos de un diálogo entre el Gobierno y la oposición haya voluntad de acordar medidas de equilibrio entre el Estado y el mercado, es decir, que la mano visible del Estado y la invisible del mercado, hagan posible la recuperación del crecimiento económico como un primer paso para reinstalar el debate político en el centro de la propuesta del chavismo y la de la oposición.

Se hace urgente detener el desplome económico para evitar el desplome social que nos podría conducir hacia una situación política impredecible. En lo personal difiero de quienes en la oposición están exigiendo desde ya, las tradicionales políticas de ajustes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) las cuales han demostrado ante la crisis europea, que no son las más conveniente para reactivar el crecimiento económico y que además, han profundizado las desigualdades sociales.

Los economistas de pensamiento liberal, obvian en sus propuestas de ajuste que el mundo no está constituido por países de igual nivel tecnológico ni productivo, razón por lo cual el coeficiente de elasticidad-renta de la función de demanda de los productos manufacturados es mayor que las de los productos primarios lo cual provoca que, para obtener los mismos bienes manufacturados sean cada vez mayores las cantidades de productos primarios que tenemos que entregar. Se obvia igualmente que las famosas ventajas comparativas de David Ricardo son cambiantes y generan difíciles procesos de ajuste. Se cuidan igualmente los economistas liberales de mencionar la teoría de la renta de Ricardo, donde realiza un análisis sobre las diferencias de renta existente entre los terratenientes (capital) y los trabajadores (fuerza de trabajo).

Son estas algunas de las cosas, entre otras, que hay que tener presente a la hora de proponer las políticas de ajuste tradicional.

Paul Krugman profesor de economía y asuntos internacionales de la Universidad de Princeton y premio nobel de economía 2008, establece que la recuperación económica pasa por tres acciones, a saber:

1. “La forma más directa es que el Gobierno gaste donde el sector privado no lo hace.

2. Esta más que demostrado que los cambios en el gasto gubernamental mueven la producción y el empleo en la misma dirección.

3. Si se gasta más, crecerán tanto el PIB real como el empleo, si se gasta menos, el PIB real y el empleo menguarán”

John Maynard Keynes planteaba que la defensa del equilibrio fiscal negaba el papel estabilizador de la política fiscal, no tanto porque se negase la política de estabilización de la economía, sino porque ésta se hacía descansar en el doble apoyo de las fuerzas autocorectoras del sistema y las medidas de política monetaria.

Para Keynes la variación de la oferta monetaria no actúa de manera directa sobre la demanda de bienes. La mayor oferta de dinero determina, con la demanda del mismo, el tipo de interés, interés que a su vez influenciará la inversión, que compone, con el consumo, la demanda efectiva total de la sociedad que también condiciona a su vez, el volumen de producción y de ocupación. Por lo tanto un aumento de la oferta de dinero no elevará siempre la demanda efectiva, pues ello dependerá de cuál sea la demanda de dinero (preferencia por la liquidez) y de cuál sea, en segundo término, la reacción de los inversores ante las caídas en el tipo de interés.

“Las clases expresan a los partidos, los partidos elaboran a los hombres de Estado y de gobierno, los dirigentes de la sociedad civil y de la sociedad política. Debe haber una cierta relación útil y fructífera en estas manifestaciones y en estas funciones. No puede haber elaboración de dirigentes donde falta la actividad teórica, doctrinaria de los partidos, donde no se buscan y estudian sistemáticamente las razones de ser y de desarrollo de la clase representada. De ahí la escasez de hombres de Estado, de gobierno, miseria de la vida parlamentaria, facilidad de disgregar a los partidos, corrompiéndolos, absorbiendo a sus pocos hombres indispensables. De ahí la miseria de la vida cultural y la angustia mezquina de la alta cultura: en vez de la historia política, la erudición descarnada, en vez de religión, la superstición, en vez de libros y grandes revistas el periódico diario y el libelo. El día por día, con sus sectarismos y sus enfrentamientos personalistas, en vez de la política seria”. Antonio Gramsci

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba