OpiniónOpinión Nacional

Mercaderes y farsantes ideológicos

Tristeza causa la actitud asumida por ese sector que dentro del pastiche ideológico que representa el social-chavismo se hace llamar de izquierda, ante los sistemáticos atropellos nazi-fascistas implementados por el régimen de la dupla siniestra (Maduro-Cabello). Bastaron 16 años de asociación con el régimen, para dilapidar y hacer trizas su patrimonio político-ideológico de lucha por el socialismo, por los derechos humanos y por la emancipación de los explotados. Es esa izquierda espuria que evidencia signos de cansancio, y pérdida de su norte ideológico. Su apuesta es disfrutar de las mieles del poder, no importando el precio a pagar. Sus hacedores parecen renunciar al ejercicio crítico de la razón para justificar lo injustificable. Su pedagogía incita al delito y el mensaje al fraude: se puede robar, mentir, asesinar, enriquecerse, no menos que pactar con torturadores en la medida que se consolide el proyecto del fallecido comandante eterno. Su pensamiento es borroso, acomodaticio, alejado de cualquier principio ideológico revolucionario. Defienden hoy con sin igual vehemencia lo que condenaron en el  pasado (la represión, la violación de los derechos humanos y de la autonomía universitaria, la intervención del Estado en los asuntos sindicales, el militarismo, etc.). Sin ejercer la crítica, por considerarla inoportuna, sus voceros se han transformado en verdaderos cómplices de los desmanes de esta dupla funesta empeñada en destruir al país.

Esta sarta de renegados ideológicos hoy en el poder se han empantanado en las cloacas de la cultura militarista y de los anti-valores. Son los traficantes que siguen prometiendo «felicidad y prosperidad» cuando la realidad del país nos indica todo lo contrario. Son los mismos que apoyan la militarización de la sociedad, la represión contra los obreros en SIDOR, de los estudiantes y de las comunidades indígenas Yukpa y Pemones. Los que aplauden la creación de las empresas mixtas, las zonas económicas especiales, el establecimiento de alianzas con el capital transnacional, la subordinación de la clase obrera ante un Estado explotador. Los que disfrutan de los atropellos de la Guardia Nacional y demás cuerpos represivos contra ciudadanos comunes, de las humillaciones y vejaciones contra los presos políticos como la vivida por Daniel Ceballos (rapado y obligado a vestir ropas de preso común) en el Centro Penitenciario 26 de Julio del Estado Guárico (mucho nombre para la miseria que se vive en su interior). Son los trepadores-mitómanos que disfrutan del control de los medios masivos de información como arma psicológica e ideológica para el control social de los ciudadanos, son los que utilizan y manipulan las imágenes de revolucionarios caídos defendiendo las banderas de la libertad como Livia Gouverneur, Fabricio Ojeda, Américo Silva, Argimiro Gabaldón, Nicolás Hurtado para justificar sus fechorías. Son en síntesis unos renegados fascistas.

No hablo obviamente del inefable Rodríguez Chacín, involucrado en las masacres de El Amparo y El Amparito, o de Roger Cordero Lara participante de la masacre de Cantaura, hoy furiosos defensores del socialismo militar con tufo facho. Tampoco me refiero a esa logia de aduladores de oficios  como Mario Silva, Eva Golinger, Tania Díaz, Miguel Pérez Pirela, Walter Martínez, etc. cuyas convicciones revolucionarias dejan mucho que desear. Menos aún al defensor del pueblo Tarek William Saab, transmutado de poeta rebelde a peón de la dupla fatídica del Palacio de Misia Jacinta o de un Tareck El Aissami -fachoso de poca monta- quien ha declarado públicamente como objetivos militares a dirigentes de la oposición y acaba de justificar el asalto armado por parte de las hordas del PSUV a la Alcaldía de Mario Briceño Iragorry en la ciudad de Maracay. Acción vandálica en la cual además de destruir el inmueble, lanzaron desde el segundo piso a Alejandro Ledo (camarógrafo de esa alcaldía) ocasionándole fractura de cráneo.

No refiero igualmente a los genuflexos de oficio como el general Padrino López y su alto mando militar, soldadesca voraz y celestina que sólo ha ganado batallas en los predios de los mercales o en los feudos de los carteles del narcotráfico. Me refiero a dirigentes  y militantes de esa izquierda domesticada por los petrodólares, con quienes compartimos trincheras de lucha en el pasado, que nadamos contracorriente en defensa de un proyecto emancipador y que hoy lamentablemente avalan y ponderan con singular entusiasmo todas las atrocidades que el régimen adelanta en el marco de su proyecto cuartelario. Atrás quedaron los principios, hoy no son más que malolientes aduladores que razonan en función del libreto que les impone la dupla infausta instalada en Miraflores.

El socialfascismo bolivariano muere, agoniza, inmerso en una profunda crisis que pone en entredicho su continuidad iniciado hace 16 años por un ignorante oficial tropero lleno de odios, resentimientos y contradicciones ideológicas. El barco hace agua por todos sus costados: padecemos la inflación más alta del planeta en el 2014, los niveles de escasez de alimentos y medicinas oscilan entre un 25% (región capital) hasta un 60% (regiones del interior de la República), una caída sistemática de las exportaciones no petroleras (más de un 70%), la destrucción del aparato productivo nacional, y continuas devaluaciones de la moneda nacional. Además, la práctica de la tortura como política de Estado, la ruina de la educación superior, la cultura y la ciencia, una corrupción galopante e impune, y la narco-profesionalización de la Fuerza Armada Nacional. Todo ello ha convertido a la barbarie social-bolivariana en un monstruo degastado con pies de barro.

Venezuela vive su peor crisis en todos los órdenes: social, político económico e incluso moral de su vida Republicana.

email: [email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Comparto la generalidad del valiente texto, tanto en las denuncias puntuales como en la denuncia esencial del giro en 180º que han dado estos falsos socialistas, desde la Teoría de sus discursos, cuando fueron oposición, hasta la Praxis de sus ejecutorias corruptas e ineficaces en el poder (nada distinto a lo que llevó al colapso a la URSS y mantiene en el absoluto Parasitismo a Cuba), pero intercala tres afirmaciones que casualmente no se concilian con la Realidad, y por lo tanto resultan contradictorias en el texto: 1. «por la emancipación de los explotados» Para encontrar explotados hoy en día, hay que irse a la India o China, donde las Multinacionales, y otras empresas, pequeñas en tamaño pero gigantes en voracidad, exprimen a SUS OBREROS Y EMPLEADOS, en esquemas de explotación similares a los que regían hace siglos, pero aparte de lo que indebidamente extrapoló el gran VAGO que fue MARX, incapaz de imaginarse al futuro, y adulterador de su tiempo, en la mayoría de los países democráticos es imposible EXPLOTAR al trabajador, lo que ocurre a veces es que se retrasan los aumentos y se reducen los privilegios en épocas de CRISIS, pero EXPLOTACIÓN como tal difícilmente la veremos. Los Contratos Colectivos actuales reflejan una Sociedad que es la antítesis de las del siglo 19. 2. «revolucionarios caídos defendiendo las banderas de la libertad como Livia Gouverneur,»: Esa joven «cayó» por una bala del revólver del muy cobarde apellidado RUFFIÁN, y venían huyendo de la respuesta de UN POLICÍA que resguardaba la casa donde residían refugiados CUBANOS ANTICASTRISTAS en El Paraíso, en Caracas. La «bandera de la libertad» que fueron a defender Livia, Ruffian, y otros dos, consistía en emboscar en la madrugada, aquella casa, y masacrar a sus ocupantes. No contaban con que el único policía que allí estaba, repelió el cobarde ataque, y los guerrilleros urbanos en su huida, al ingresar al VolksWagen en que se desplazaban, al zángano RUFFIÁN se le fue un tiro que dio en el cuerpo de Livia, a la que además dejaron en plena calle, para proseguir su FUGA. ¿Es esa una bandera digna? «la masacre de Cantaura»: 20 o 30 guerrilleros reunidos, sin rosarios ni catecismos, no precisamente para planificar las ventas de un nuevo producto alimenticio, fueron bombardeados por aviones de la Fuerza Aérea venezolana, enfrascada en una lucha sin cuartel contra las guerrillas de Fidel, alzadas en ARMAS contra la DEMOCRACIA y gobiernos ELECTOS. A las frecuentes emboscadas que los guerrilleros le hacían a grupos de militares o civiles, ellos no las llaman Masacres, como no llaman GOLPES a las dos aberraciones sangrientas que cometieron en 1992, y celebran cada año.
    Recomiendo leer «Sangre, locura y fantasía. La guerrilla de los 60» de Antonio García Ponce, para irse quitando muchos pajaritos de la cabeza (uno de ellos le revoloteó a Maduro, pero parece que este no entiende de Trinos, que en inglés se dice TUITS).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar