OpiniónOpinión Nacional

Narraciones Históricas Contemporáneas: Andrés Eloy Blanco Meaño

Nada fácil resulta escribir  sobre una personalidad como ANDRÉS  ELOY BLANCO MEAÑO, porqué  hablar  de él, es  hablar de Venezuela, del Oriente  del país, del Estado Sucre, de Cumaná, del río Manzanares, de  Araya, del Salado,  de grandes poetas de  ese  estado  como Andrés Mata,  Cruz  Salmerón Acosta, Ramos Sucre y tantos otros  que  se pierden  en la memoria, de  Andrés Eloy Blanco se puede  decir  que  es uno  de los más  grandes poetas  nacidos en Venezuela, poeta, declamador, escritor, político, su fama  traspasa los linderos  de la patria y va  a conocerse   allende los mares desde  muy joven;  su “CANTO A ESPAÑA”, lo lleva  a Europa, los  círculos literarios  de España y Francia  que se rinden a  sus pies.

Andrés  Eloy Blanco Meaño, nace en Cumaná,  Estado Sucre, un 6 de  agosto  de 1896, muriendo trágicamente en México el 21 de mayo de 1956 a la edad de 60  años, donde  se  encontraba exilado huyendo  de la cruel y sangrienta dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez, fueron  sus padres: Don Luis  Felipe Blanco Fariñas  y  Doña Dolores Meaño Escalante  de Blanco-

La obra literaria  de  este gran poeta y escritor, cubre todo el mundo hispánico de las  letras y la cultura  en general; centenares  de poesías, cuentos,  obras  de teatro, libros, poemas convertidos en canciones  y llevadas al cine  son un claro testimonio de su fecunda inteligencia para  cantarle al amor, al río  a las  sabanas y adentrarse  en el mundo  social  que lo rodeaba, sus grandezas y miserias, alegrías  y tristezas  son las  musas  que lo inspiran, una inspiración plasmada  en sus obras a través  del tiempo y  que perduran  no solo hasta  nuestros   días sino  hasta un futuro lejano.

Andrés  Eloy, después  de haber  cursado  sus estudios  de  secundaria en Cumaná, marcha  a Caracas  donde  estudia en La UCV  (La Casa  que vence las  sombras), graduándose  de Abogado y a la vez formando parte  activa  del Círculo de Las Bellas Artes, recibiendo  su primer premio literario en 1916 con el poema pastoral “Canto a las espigas  y al arado”; Pero va  a consagrarse  como poeta universal con  su muy memorable poesía “Canto a España”,   Galardonada  con el primer premio, en los Juegos  Florales  de Santander  en España, concurso promovido por  La  Academia Española  de la lengua con un premio en dinero  de 25.000 pesetas, una cantidad astronómica para la época.  En el año 1923  de España  viaja a París donde  es  agasajado por los  círculos  literarios de esa  capital, En París  va  a  encontrarse  con su padre, el cual tenía varios  años sin ver debido  que  se encontraba exilado en Francia, por  su tenaz  oposición  al régimen dictatorial y opresor de Juan Vicente Gómez. Regresa  a España en 1924, porque  la Real Academia  de Sevilla  de  las  Buenas Letras lo ha elegido  como miembro correspondiente.

De regreso a  Venezuela pasa por Cuba. Atendiendo una invitación de Los  Círculos Literarios  de La  Habana, allí  recibe  un gran homenaje  de La  Juventud Literaria  de Cuba y El Casino Español  de Cuba organiza  una  suntuosa velada en su honor.  Ese  mismo  año Andrés  Eloy publica  dos  novelas:  “ El amor  no fue  a los toros”  y “Las  cuatro puertas”;  para la fecha  su nombre  ya hacía historia  en Venezuela.

Andrés Eloy Blanco, para  el año 1911  junto a Salvador  de La Plaza,  Pedro  Zuloaga y Pedro Brito  dirigen la revista universitaria  de los estudiantes  de  derecho  de la UCV, en 1918  es  enviado a la cárcel  de la Rotunda  por  participar en manifestaciones  estudiantiles,  graduándose  de  abogado  para  el año 1919 y en 1921  gana  un Concurso Literario  en el Zulia,  donde  hace una estrecha  amistad con el gran poeta y escritor  zuliano Udón Pérez,  del Zulia marcha  a  ejercer   su profesión de  abogado  al Apure,  donde uno  de los casos  más  emblemáticos que le correspondió defender fue  de una rica  señora ganadera, que  es precisamente la persona que le ha de  servir a  Rómulo Gallegos  como  personaje  central  en su célebre novela  “Doña Bárbara”.

Sin duda alguna  que Andrés Eloy Blanco marcó en la historia  del Siglo XX  en Venezuela un lugar relevante  de cara al protagonismo como escritor, cuentista, poeta, político y hombre  de leyes, todo acompañado  con  su gran humorismo, fue poeta versátil capaz  de  cultivar tanto la poesía  amorosa, la  social   como el artículo  de opinión  como la crítica política, el cuadro costumbrista, el teatro y el ensayo, sin dejar atrás  las  arengas políticas, convirtiéndose  en el mejor orador de Venezuela  para  su época.  Sus  obras  completas abarcan diez  voluminosos tomos  que fueron publicados en el año 1973 por  el entonces  Congreso Nacional  de la República  de Venezuela. Por su posición política  de una total  diafanidad  democrática, sufrió persecución, secuestro y cárcel, en este  aspecto había  seguido el camino trazado por sus  familiares,  en especial por   su padre Don Luis  Felipe  Blanco, opositor   tenaz  a la dictadura  de Cipriano Castro y posteriormente  a la  de Gómez, por  eso no hay  que extrañar  su posición desde  que fue  alumno  de la Universidad Central de Venezuela y que posteriormente  tomara  parte en las manifestaciones  contra la dictadura gomecista  hasta llegar a la rebelión estudiantil  de 1928 a  cuyos participantes  se les  llamo  hasta los  actuales  momentos  “La  Generación de 1928”, que es precisamente   el año  que va a marcar el destino político  de Andrés  Eloy Blanco al incorporarse  al lado  de Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Javito Villalba, Miguel Otero Silva, Guillermo Prince Lara,  Elide Benearroch, Isaac Pardo, Pío Tamayo, Juan José Palacios y Jacinto Fombona Pachano  entre otros a la lucha política.  Por  estos actos de rebelión fue encarcelado de nuevo y enviado a  La Rotunda, de  allí trasladado  al Castillo de Puerto Cabello y posteriormente  se le envía para ser confinado a las  duras prisiones de Timotes y Valera, fueron  años  de  duro cautiverio,  que las  autoridades  suspendieron  dado  al delicado estado  de  salud  que presentaba.

Regresa  a Caracas  a comienzo  del año 1935, prohibiéndosele  hablar por la radio y  publicar  nada  absolutamente en la prensa, dedicándose  entonces  a publicar un conjunto de  composiciones poéticas en dos libros  que  se hicieron  famosos “Barco de Piedra y Baedeker”, composiciones  escritas  durante  sus  años  de prisión, posteriormente  publica los  dramas  sociales “Abigail  y  La Juanbinbada”,  en estas últimas publicaciones pone  de manifiesto  su actitud de poeta  social en contacto con la realidad  americana.

De  Andrés  Eloy Blanco, dijo Juan Liscano: Que era un poeta que  se reconoció  a  sí mismo en la figura ya mítica del Juan Bimba, el  de poseer la referencia obligada en la historia de nuestra literatura. Andrés  Eloy Blanco  goza   junto  con otros poetas  anteriores   a él de la mayor popularidad en Venezuela, su noble  condición humana, su idealismo de otro tiempo, su caballerosidad y su adhesión a la  causa  de la  libertad y la democracia. lo cual le cuesta cárceles, confinamientos y exilios,( de  hecho en 1952  cuando  muere trágicamente en México, estaba exiliado por la dictadura Pérezjimenista),  su humor  y  su ingenio chispeante , su sensibilidad por lo popular, su elocuencia, sus versos  de civilidad vigilante son una  expresión genuina de la venezolanidad extrovertida.

En sus poemas le cantó al mar, a la montaña, a los ríos, al dolor, a la pena, a la tristeza, a la alegría  y sobre todo  al amor;  en sus obras estaban palpadas la realidad social de Venezuela en su época, poemas  como “Píntame  Angelitos negros,  Palabreos  de la Loca Luz Caraballo  y La  Juana Bautista, demuestran claramente el cuadro  social que  se  vivía.

Mario Torrealba Lossi, apunta en su estudio, “Los  poetas venezolanos  de 1918”, que Andrés Eloy Blanco es un poeta único, un poeta  de varias y marcadas  tendencias, que esa  estructura polifacética, esas tonalidades  divergentes lo distanciaban  de  sus compañeros  de promoción literaria, ya  que el adviene  a la, poesía  cuando el modernismo está expirando y poetas  de la corriente modernista como Lugones, López Velarde, Tablande y López Martín ya  se  abren a otros caminos.

En realidad  en Venezuela  poetas como Alfredo Arvelo La Riva , Luis  Enrique Mármol y el malogrado Francisco Caballero Mejías responden claramente  a  esa transición entre el Modernismo y la Vanguardia, por  lo que  Andrés  Eloy Blanco  se encontró compartido entre los  énfasis del Modernismo y la conciencia  de los poetas  que reaccionaban contra  sus excesos, de  allí las tonalidades divergentes tan notorias  en  sus poemas por  ejemplo “ Tierras  que me oyeron”,  y  como se pierde  en galanterías   florales. “Canto a  España”, es un poema modernista típico, en “Carta  a Udón Pérez”, afirma  el leguaje  coloquial, aunque este poema tiene  como antecedente un poema  de Salustio González Rincones;  titulado “ Carta a mi Madre”, otras veces  se impone en lo popular desarrollándose  en  décimas, corríos, coplas y romances.

Destaca  también Andrés  Eloy Blanco en el plano político, aparte  de lo ya  dicho anteriormente  en su lucha contra la dictadura sanguinaria  Gomecista, que le costó  años  de cárceles.  Fue  Concejal  de Caracas por la Parroquia San Juan; Presidente  del Concejo Municipal de Caracas,  Senador  de la República y Presidente  del Congreso Nacional, Ministro  de Relaciones Exteriores (Canciller), en este  cargo  lo  sorprendió estando en el exterior  la asonada militar dirigida por  el golpista Marcos Pérez Jiménez en noviembre  de 1948 contra  el Gobierno Constitucional  de Don Rómulo Gallegos. Asilándose  primero en Cuba y luego en México.

Andrés  Eloy Blanco, fue  de los fundadores  primero  del partido “Partido Democrático Nacional  (PDN) y posteriormente  del partido Acción Democrática (AD). Su muerte,  brutal fatalidad del destino ciego;   contribuyo  a labrar  su vida de prócer, no olvidemos  que como dijo Andrés  Malraux:  “La  muerte le  confiere a la vida una categoría  de destino” y el destino  de Andrés  Eloy Blanco parecía ser  el de mártir. Exilado por los bárbaros militares  que le temían a  su condición de  demócrata, orador y poeta, Andrés  Eloy tras una actuación de poeta  cantor  que  arrancaba aplausos  de política resplandeciente, amigo  de la tolerancia y el respeto por las  leyes y las  causas reivindicadoras de los pobres;  era  un héroe  romántico al estilo  de Lamartine y de Martí, y es por  eso  que Andrés  Eloy Blanco  es  sobre todo una biografía edificante, ese  valor responde  a  su naturaleza inclinada por  su voluntad ética hacia  el respeto y la exaltación de un código de honor  en el comportamiento social;  ya que cultivó el amor  a  la familia, al amigo, a la esposa,  a  los  hijos, a la patria y al pueblo  sentido  siempre como  presencia  de  escritor  humorista y humanista y poeta;  Él  ha de  ser  eterno,  como  son los verdaderos próceres. Su  gran legado  no  solo  está  inscrito  como un poeta sino  como un gran humanista, un político honrado a carta cabal que nunca transito por el camino  del engaño y la mentira, un ser  que amada  a  su familia y a  su patria por  sobre todas las cosas  del mundo

Para  gloria  de  esta patria y exaltación de  su constante recuerdo los  restos  de Andrés  Eloy Blanco, reposan en el Panteón Nacional.

Andrés  Eloy Blanco  contrajo matrimonio en el año 1943 con Liliana Iturbe,  su gran y descollante Musa (GIRALUNA) de muchos  de  sus poemas, de esa  feliz  unión nacieron  dos  hijos  que  aún le  sobre viven: Luis  Felipe  y Andrés  Eloy Blanco Iturbe.

Entre  las innumerables poesías  de Andrés Eloy Blanco resaltan:

Canto a La Espiga y el Arado, Canto a España, Píntame  angelitos negros, Carta  a Udón Pérez, Baedeker, Barco de Piedra, Carta  a Rubén Darío, El limonero  del Señor, Poemas del Apure, Juan Bimba, Carta a Juan Bimba, Las  Uvas del Tiempo, Poema a la madre, La Juana Bautista, Palabreos  de la loca Luz  Caraballo, Amor Viajero, A Florinda  en invierno, Palabreos  de Sara Cata, El dulce mal del que me estoy muriendo,  Río de las  siete estrellas;  además  publico  varias obras para teatro y novelas, todo esto  conforman  ese  gran pedestal  donde  reposa la Gloria Eterna  de  ese  gigante   de las letras hispanoamericanas

BLIBIOGRAFÍA  CONSULTADA

LOS POETAS VENEZOLANOS 1918                     MARIO TORREALBA LOSSI

ANTOLOGÍA POPULAR                                           MONTE AVILA EDITORES

EL POETA Y EL PUEBLO                                        IMPRENTA NACIONAL

VARGAS, EL ALBACEA DE LA ANGUSTIA          MINISTERIO DE EDUCACIÓN

ESTUDIO CRÍTICO LITERARIO DE ANDRÉS

ELOY BLANCO                                                         PEDRO PABLO BARNOLA

LA GENERACION DEL 28  EN LA POESIA

VENEZOLANA                                                           ENRIQUE CASTELLANOS

ANDRÉS  ELOY BLANCO, HUMORISTA               JOSÉ AGUSTÍN CATALA

APUNTES  SOBRE ANDRÉS ELOY BLANCO      FACTAD. HUMANIDADES UCV

VIDA  DE ANDRÉS  ELOY BLANCO                      GOBERNACIÓN EDO. SUCRE.

Humberto Marcano Rodríguez

[email protected]     
Twitter: @Hmarcanor

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba