OpiniónOpinión Nacional

Nepotismo

Es interesante analizar el significado del término  “nepotismo” porque debería ser considerado entre los múltiples factores que han llevado a uno de los países más ricos de la tierra a una situación donde la desigualdad se pone de manifiesto y la pobreza reina a su antojo.

El nepotismo consiste en otorgar cargos, empleos públicos o reconocimientos a familiares o amigos por el simple hecho de serlo, sin tomar en cuenta los méritos de las personas ni sus calificaciones para esos cargos.

En el año 2016 Transparencia Venezuela denunciaba que nuestro país estaba plagado de casos de conflictos de interés que iban en detrimento del patrimonio público.  Señalaban, entre otros, tres casos puntuales.  Uno, el de 45 parientes de 14 altos funcionarios o ex altos funcionarios que ocupaban u ocuparon puestos claves en organismos como el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Ministerio Público, la Defensa Pública o la Defensoría del Pueblo.  Otro, el de al menos 43 familiares de altos jerarcas del gobierno que  ocupaban puestos clave en el servicio exterior venezolano.  Otro era el caso de13 familiares del Contralor General de la República que estaban empleados por la Contraloría General de la República, organismo que tiene la responsabilidad de velar por la buena gestión y el correcto uso del patrimonio público. Transparencia Venezuela indicaba que las siguientes disposiciones estaban siendo violadas: “Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Art. 145 y 146), la Ley contra la corrupción (Art. 14), el Código de Ética de las Servidoras y los Servidores Públicos (Art. 6  numerales 1, 4, 10, 11) y la Ley del Estatuto de la Función Pública (Art. 33. numeral 10, literales a. y b. y Art. 40)”.

Habiendo sido toda esta información hecha pública y estando disponible, no debería ser difícil constatar si es veraz y si, efectivamente, se violaron las disposiciones señaladas anteriormente. Sería interesante poder determinar cuántos casos de nepotismo se mantienen y cuántos nuevos hay, así como a cuántos de estos casos se les dio seguimiento para aplicar las sanciones dispuestas en la ley o, al menos, para evitar que esos familiares y amigos siguieran ocupando esos cargos.  Tiene que llegar un momento en el cual, no obstante lo que haya pasado antes, los ciudadanos y las autoridades decidan que no van a permitir que situaciones como estas se mantengan ni vuelvan a ocurrir.  Tiene que llegar un momento en el cual la sociedad diga “Basta!” y reaccione unida independientemente de su diversidad de opinion, entendiendo que hay intereses y valores comunes en los que debe coincidir a pesar de las diferencias.  En nuestra historia y en el mundo en general ha habido innumerables casos de nepotismo que no han sido sancionados donde el patrimonio público ha sido afectado adversamente.  Sin embargo, ello no justifica que los sigamos permitiendo ni que los sigamos teniendo.

En nuestro país debemos reinstaurar la meritocracia.  Los cargos públicos deben ser ocupados por personas capaces que, además de su conocimiento y preparación, evidencien que no tienen interés en beneficiarse personalmente ni en beneficiar a sus familiares y amigos económicamente aprovechándose de su posición y de sus relaciones.

Está claro que tener leyes justas no logra que el sistema funcione.  Para muestra un botón.  Existen claras evidencias de violaciones de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y de diversas leyes, como mencionamos anteriormente y, sin embargo, no pasa absolutamente nada.  La ley debe aplicarse para que el sistema funcione y debe ser aplicada con criterio y tomando en cuenta todos los factores.   Las leyes deben ser justas. Las instituciones deben funcionar y, conjuntamente con los ciudadanos, lograr la transformación requerida para beneficio de nuestra sociedad. 

Debemos crear conciencia a todos los niveles, y educar y preparar a los ciudadanos para entender que hay valores que debemos compartir y normas que tienen sentido para lograr que las sociedades prosperen.

Prendamos una vela y pasemos la luz!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba