OpiniónOpinión Internacional

Niños mueren como si Venezuela fuera un Estado nazi

El régimen venezolano, presidido por Nicolás Maduro, un oscuro colombiano quien fungió como mozo de Hugo Chávez F. (Q.E.P.D.), para luego ascender a cargos ministeriales y ser nombrado como Delfín del Presidente Chávez, antes de su muerte, podría ser acusado de crímenes de lesa humanidad si así lo quisiera la Asamblea Nacional de Venezuela, cuestión, que aparentemente, no se atreven hacer.

Entre los principales crímenes, además del encarcelamiento de políticos, periodistas,  de torturas y, algunas desapariciones forzadas, está la de la muerte de miles de bebés durante su mandato. Cifras aberrantes y desconocidas por el pueblo venezolano pues nadie se atreve a publicarlas, ni darlas a conocer en los medios de comunicación.

Desde que asumió Maduro al poder, se vino complicando aún más la economía venezolana que ya venía en caída vertiginosa a la muerte de Chávez. Eso significó la muerte de miles de niños bebés y de madres parturientas por falta de recursos para la atención pre y pos natal.

En lo que va del año, han muerto más de 8 mil bebés que aún no cumplían el año de edad. Es decir, un 12% más que en el año 2015. Estas muertes son culpa de la mala administración de la salud pública, a la corrupción estatal que impide la llegada de insumos; es más, se dice que en el  Hospital Central de  Maracay , hace pocos días, despidieron a una doctora por recibir medicamentos como donativos para los niños del retén de recién nacidos.

La pésima gestión económica, el robo de las divisas por parte de miembros del gobierno, ha impedido la llegada de insumos a los recintos hospitalarios estatales. Es más, los continuos apagones de la luz eléctrica, los diarios cortes de agua, la incapacidad manifiesta de las autoridades de velar por la seguridad hospitalaria, entre otras lacras, han permitido el asesinato masivo de niños por negligencia, asesinatos que solo podrían ser comparados a los de la Alemania hitlerista.

La negligencia es tan grande, que en una incubadora colocan hasta dos bebés, los cuales muchas veces mueren por falta de electricidad para mantenerles la temperatura y el funcionamiento de sus aparatos médicos. A los recién  nacidos, los ponen en cajas de cartón (similares a las que se usan para envasar plátanos), alineados en los retenes de recién nacidos o en los pasillos de los hospitales a la falta de estos.

La falta de agua, de desinfectantes, de jabón, toallines, etcétera, han permitido que los bebés y las madres se contagien con una serie de viruses y bacterias para las cuales no hay medicamentos disponibles. Muchas madres han encontrado la muerte en estas mal llamadas «maternidades» debido a la falta de recursos y ante la impotencia de médicos y del personal paramédico. Esto es tan grave, que el The Wall Street Journal (19-10-16) subtituló «Madres e hijos en Peligro», para referirse al drama venezolano.

Los anterior, es sin duda un gran crimen de lesa humanidad pues viola abierta y descaradamente los derechos humanos de los pacientes que son libertad, justicia, paz que en su conjunto crean los DD.HH. de los niños (y madres) que es el derecho a la vida, supervivencia y desarrollo, valores totalmente ignorados y negados por el gobierno madurista, cuya violación flagrante se transforma en crímenes de Lesa Humanidad, los cuales son imprescriptibles ante la ley internacional. Bastaría que la Asamblea Nacional los denunciara ante el Comisionado de DD.HH. de la ONU, para que se enjuiciara a todo el gobierno, incluyendo a Maduro.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba