OpiniónOpinión Nacional

¡Nosotros, ellos y los radicales!

Es lamentable la distorsión sufrida por la política venezolana, cuando algunos líderes opositores con poca o menor opción candidatural, desviaron el sentimiento férreo de la mayoría de los venezolanos, hasta hacerlos creer irracionalmente, que el cambio de presidente y otros poderes, debía surgir de una acción de fuerza emanada del exterior o generada aquí en el propio territorio, con o sin fuerzas armadas. ¡Mayor locura imposible!

Es triste ratificarlo, pero muy bien fue explicado cuando surgió la gran fuerza llamada UNIDAD, que se conformó con un muy marcado sentido de racionalidad, para tratar de enmendar (a oscuras) el gran error que nunca se ha querido reconocer: “los partidos políticos nunca han querido reformas ni enmiendas constitucionales planteadas para evitar otro desfase, como el que se apoderó del país con el ‘chavismo’: la doble vuelta electoral, la disminución del período presidencial y la reelección por un solo período”.

Pero lo más triste es el autoengaño de la gente, que sin racionalidad creyeron en el cuento de la ilegitimidad del CNE y el “presunto” fraude electoral. Nunca se percataron de que toda esa maraña de estupideces surgió del desacuerdo entre los partidos, que al no estar conformes con los acuerdos para la designación de candidatos, pocos de los más fuertes o con mayor arraigo, prefirieron promover la falsedad de la abstención.

Obvio, los resultado no son inesperados, pero sigue siendo triste que aún siga la cantaleta contra los procesos, inculpando al “usurpador” de ilegitimo y con él todo quien tenga que ver con elecciones. No es un cuento de “yo se lo dije”, sino que pareciera que tuviéramos una generación de “ciudadanos seguidores”, que nunca piensan por si solos, sino que siguen a “los que saben”, sin percatarse de su maléfica postura interesada que tanto daño ha hecho a la democracia.

Es un juego de tronos y de la telaraña, también semejante al de la abeja reina, que con raciocinio se confunde con la teoría del miedo. El primero resalta por ser la del que juega a ser electo o nominado, pero los otros, son los del irracional que le siguen el juego para que el gane, o sea, convencerlo de que ninguno va a ganar porque el CNE no lo va permitir. Surge así la teoría del fraude que es lo mismo que el engaño del tonto.

Pero lo más curioso es que el que convence del fraude, abandonó la nave por temor o por miedo presunto, algo así como que: ¡hay que sacar al intruso usurpador, pero conmigo no cuenten!, entonces se entrometen en lo que tenemos que hacer, pero lo grave es que quieren que se espere que “lo saquen”. Aquí es cuando comenzamos a clasificar los políticos, nosotros, que no sabemos dónde ubicarnos porque nos llaman colaboracionistas, ellos, que no sabemos quiénes son, porque aparentemente no existen, pero que sabemos están solapados esperando que los radicales hagan su trabajo, muy valioso por cierto, que atacan a los unos y a los otros, pero nunca sabemos que es lo que quieren porque, si no lavan, deberían prestar l batea. Al fin de cuenta, la ropa es de todos.

Pero este problema no sería tan serio para nosotros, si no confundieran estos radicales a tirios y troyanos, ya que cuando quieren imponer sus propuestas, nos culpan por querer comer, curarnos y prevenir que nos agarre el virus. Es el cuento de las medidas, que más que cuento es una fábula: ¡no les manden gasolina, nada de vacunas, nada de comida hasta que se vaya Maduro! ¡Ok muy bien!, entonces no nos movemos, no comemos, no nos medicamos y no nos vacunamos, para que ustedes hagan reventar el Whatsapp con reclamos y estadísticas de pobreza, falta de recursos, alta inflación, la peor de mundo, todo por culpa del régimen.

En realidad, no es una estupidez, es una ¡gran estupidez!, que si no fuera porque conocemos a quienes integran este grupo de radicales, diríamos que se perdió el tiempo en la democracia; ese lapso de estúpida revolución, que se impuso por la misma terquedad de hoy, que la llamamos anti política, y anti venezolanismo. ¡Sí!, hay muchos radicales entre quienes piden que nos califiquen de colaboracionistas, que pescan en rio revuelto. No quieren la paz y promueven la guerra, pero nos dejan a nosotros para que la enfrentemos, mientras tanto, que nos muramos de hambre; así la OEA, la ONU, la UE y todo el mundo en paz, se ponga a cualquier medida que se intente para llegar a un acuerdo, porque para que se dialogue o se acuerde la paz, hay que hacerlo sin Maduro. Mientras tanto, ¡no voten porque van a hacer fraude¡ ¡Entonces!, sabemos quiénes somos nosotros, pero no nos atrevemos a distinguir entre ellos y los radicales. ¡mutatis mutandi!

@Enriqueprietos

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba