OpiniónOpinión Nacional

Nota de protesta

Oscar Hernández Bernalette

Cuando los historiadores estudien las relaciones diplomáticas de Venezuela durante estos últimos años encontraran, entre otras tragedias,  que quizás sea el país que el mayor numero de notas de protestas emitió a otros estados  y relacionado a diferentes coyunturas. Algo así  como que, todos estaban  confabulados contra Venezuela. Esta herramienta comunicacional de la diplomacia que puede presentarse como nota verbal o firmada, dependiendo de la rigidez con la que se quiera enviar el mensaje de desagrado o disconformidad a otro país por alguna conducta, actuación o declaración, busca que el país “trasgresor” repare o modifique su conducta. También puede anunciarse una medida de retaliación o una advertencia si el hecho que la motiva así lo requiere.

Si revisamos la pagina oficial de la Cancillería encontramos reiterados calificativos tales como la denuncia, la lucha, rechazamos, no aceptamos, repudiamos y pare usted de contar amigo lector. En otras palabras, la casa de la diplomacia esta a la defensiva y ofensiva permanente. La esencia de la palabra, la honestidad y los buenos modales los sustituye la diatriba, el conflicto, espadas y espadines como muestra de respuesta ante el reto o retando al que se atreva a contradecir, criticar, alertar o ayudar a que el país enrumbe hacia mejores practicas democráticas. Protestar al gobierno de Washington está bien, sueño de todo diplomático novato. Encarar a un representate del imperio es así como batear un cuadrangular con las bases llenas en el estadio de los yankees de Nueva York. Sin embargo y en honor a la objetividad posible, esa ultima nota de protesta entregada al recién inaugurado Encargado de Negocios a.i de Estados Unidos, por hacer una visita  de cortesía el Presidente de la Asamblea Nacional,  raya en lo discordante. Es eso, precisamente lo que se estila deben hacer los jefes de misión  cuando inician su gestión. Manuel Morales Lama, en su tratado sobre el ejercicio y practica de la diplomacia contemporánea numera a manera de ejemplo y pensado en un país republicano y católico  las visitas obligatorias  en los siguientes términos: Presidente del TSJ, Presidente del Parlamento, Cardenal y Arzobispo, Ministros de estado, Viceministros de Relaciones exteriores, Alcalde de la Capital y Directores del Ministerio de Relaciones Exteriores. El lenguaje de la diplomacia es diáfano, aunque si aburrido, para quienes no lo entienden .

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba