OpiniónOpinión Internacional

Odio

Cualquiera diría que todo el mundo odia a todo el mundo aquí en Colombia. Cualquiera diría que toda la furia uribista que me llega a esta pantalla –las injurias mecánicas en la línea de tiempo de Twitter, los insultos mediocres en el muro de Facebook, las vilezas insólitas de los foros que he aprendido a no leer– es en realidad puro odio por mí. Pero aquello no es nada personal, no, sino un oficio sombrío: sé que en tiempos de campañas políticas a cientos de estudiantes se les paga un salario mínimo para que en la plaza de Bolívar de internet, convertidos en espantos con mil identidades (los tristes ‘troles”’), enturbien las palabras ajenas a punta de calumnias como carnadas que es mejor no picar. Colombia quita. Colombia frustra. Y contagiar el odio, que es la tarea amarga de estos fantasmas, es la cosa más fácil del mundo.

El domingo pasado, en el vertiginoso preconteo de las elecciones presidenciales, viví los diez minutos más largos que recuerdo. 4:10 p. m.: la Registraduría anuncia 10.004 votos por Zuluaga contra 9.523 por Santos. 4:15 p. m.: 81.131 por Zuluaga contra 76.756 por Santos. Y mi taquicardia imagina el regreso encarnizado del imperio uribista –el regreso del fanatismo, del feudalismo, del “terrorismo”– hasta que a las 4:20 p. m. se habla de 798.010 por Santos contra 681.485 por Zuluaga. Y mi estómago descansa en paz, pues es mejor criticar la incompetencia que denunciar la barbarie, pero en la noche se revuelve de nuevo: porque, como un personaje de ficción que significa la saña, como un Yago que le susurra “fraude”, “robo”, “comunismo” al oído derecho de Colombia, Uribe sale al país a reclamar su derrota.

Colombia despoja. Colombia malogra. Y Uribe, que cierra la jornada de discursos, en vez de hacerlo los dos candidatos, como si todo esto fuera suyo, le lanza al país una arenga que le recuerda el odio que es capaz de sentir: Uribe es el primer ‘trol’ de la nación.

Este gobierno nuevo no puede salir mal. Tiene que probarles a siete millones de uribistas –que llevan 120 horas viviendo esos diez minutos eternos– que este es su país, que el domingo no fueron derrotados por nadie ni por nada, que no tiene pies ni cabeza que vayan a ser perseguidos como un pueblo elegido, que la nueva “unidad nacional” no está plagada de personajes empeñados en cumplirle el sueño a Bolívar ni a celebrarle la pesadilla a Uribe a estas alturas de la vigilia, que uno de los objetos de la paz es que solo tengamos un ejército, que quejarse del capitalismo es tan inútil pero tan humano como quejarse del clima, y es lo mínimo, no lo “comunista”, pretender una sociedad respetuosa, libre, atenta, en la que la educación dé paso, reivindique.

Este gobierno sí tiene que ser bueno. Ya estamos muy viejos para seguir jugando al país. Ya es hora de que dejemos de ser estos que odian al delincuente pero no odian el delito, estos que terminan su trabajo cuando votan entre el asco y la culpa, y no han conseguido ir de una relación filial a una relación laboral con su presidente. Qué hacer para que los parásitos del caudillismo se queden sin razones en estos cuatro años. Qué hacer para que el discurso de Uribe pase de ser una verdad a medias a ser una mentira. Qué hacer, en suma, para que esto salga bien. Yo, como cualquiera que no solo dice lo que ve, sino que además firma lo que piensa (es decir, como cualquier columnista), contribuiré poniendo en evidencia las faltas, las inconsistencias, las frivolidades de esta clase política que nos ha tenido ante el abismo del populismo.

Colombia usurpa. Colombia entorpece. Solo si –a punta de gobiernos justos y de sociedades vigilantes– no hace más lo uno ni lo otro, ese odio que es despecho dejará de servir a los peores.

(ElTiempo.com)

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba