OpiniónOpinión Internacional

OPEP-Viena: ¿Organización sin poder?

Los precios del petróleo marcador internacional, Brent Mar del Norte, cayeron más de seis dólares al mínimo de hace cuatro años, por debajo de los 72 dólares/barril, inmediatamente después de la reciente reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, el 27 de noviembre de 2014. Durante la misma, se hizo evidente una división interna de la Organización, que la forzó a mantener el nivel de la producción actual, a pesar de una sobreproducción mundial de crudo, en lugar de hacer cortes en la misma, para tratar de revertir la situación del mercado de precios decrecientes.

La decisión refleja una disminución de la estricta influencia del petróleo en la Organización y marca un desplazamiento de su tradicional política de defensa de los precios del crudo, con cortes de la producción, hacia otros objetivos políticos.

Historia reciente

Hagamos un poquito de historia. ¿Quién no recuerda aquel año estelar de la Organización, 1973, cuando después de la guerra árabe-israelí del Yom-Kippur decidió cerrarle el grifo petrolero a las naciones industrializadas de occidente? El resultado fue mayor al esperado: el precio del crudo se cuadruplicó y el mundo occidental se precipitó en una recesión.

Pero una demostración de fuerza semejante solamente pudo imponer la Organización una única vez más, precisamente después de la revolución islámica en Irán, en 1979, cuyo líder, el AyatoláRuhollahJomeini, decidió escoger a los Estados Unidos como enemigo público número uno y usó los precios del petróleo como arma de guerra para combatirlo, y con él a todo Occidente. Influyótambién la guerra de 8 años entre Iraq e Irán.Al menos, en esta ocasión el cartel petrolero logró una duplicación de dichos precios.

Hoy en día, tres décadas después, la OPEP ya no asusta.

Aun cuando los países miembros controlan y poseen una gran parte de las reservas mundiales de crudo, teóricamente pudieran tener una influencia masiva sobre lo que sucede en los mercados. Sin embargo, en la práctica no es así, pues les falta unidad.

La reunión de Viena

Antes de la reunión en su sede de Viena, la Organización ya se encontraba bajo fuerte presión de algunos de sus miembros para reducir la producción, en un intento de contrarrestar la caída de cinco mesesdel precio de 115 dólares/barril del crudo marcador. Los precios cayeron debido a la creciente producción de petróleo crudo y gas de esquistos de Estados Unidos y a una débil demanda de Europa, China y otras naciones emergentes, como consecuencia de una desaceleración de sus economías.

El secretario-general de la OPEP, Abdalla el-Badri, con muy buena cara, intentó ocultar la división manifiesta entre las naciones ricas, como Arabia Saudí, que querían mantener los precios y otras, como Venezuela, con marcados problemas de liquidez y deudas, desesperadas por obtener cortes de la producción para elevar los precios. El-Badri insistió, que existía una sólida unidad entre todos los miembros de la Organización, a pesar de lo cual el ministro de petróleo venezolano y también ministro del exterior abandonó intempestivamente la reunión como formade protesta.

“Mis ministros están de acuerdo y están contentos, por lo cual también estoy contento. No le estamos enviando un mensaje a nadie. Simplemente estamos tratando de establecer un precio razonable”, expresó el secretario-general después de la reunión.

Y continuó: “La declinación del precio del petróleo no significa, que nos vamos a precipitar en una carrera para hacer algo…No queremos pánico. Queremos ver cómo reaccionan los precios” (después de la decisión de la Organización de mantener la cuota de producción).

Lo inexplicable es que,ciertamente, existen razones para una acción concertada de los países de la OPEP. La Agencia Internacional de Energía (IEA), en la cual están representadas las naciones más industrializadas, estima, que las necesidades de petróleo de la OPEP para 2015 es de alrededor de 29,2 millones de barriles/día, inferior a la producción actual de más de 30 millones de barriles/día. Pero sucede, que esta cifra es violentada por la sobreproducción de algunos de sus miembros.

De hecho, la decisión de la Organización refleja, una vez más, la marcada influencia de Arabia Saudí sobre otros miembros menos poderosos, a través de su ministro de petróleo Ali al-Naimi.

Las razones de la cautela

Aparentemente, la mayoría de los ministros de petróleo reunidos en Viena pareció comprender, que con una sobreproducción de petróleo barato (la Organización genera un tercio de la producción mundial de crudo), un recorte en la producción fatalmente conduciría a la OPEP a la pérdida de mercados sin un incremento duradero de los precios, mercados que rápidamente serían ocupados por otros productores no-OPEP para subsanar la diferencia.

Pero la decisión de no recortar la producción, por lo menos hasta la próxima asamblea de la Organización dentro de seis meses, es observada por los analistas como una debilidad de la OPEP, la que no pudo encontrar una solución unificada a los problemas planteados por el suministro de crudos “rivales” procedentes de los campos de esquisto estadounidenses.

Se habían formado dos bloques durante la asamblea.

Uno, agrupado alrededor de Arabia Saudí y la coparticipación de los Emiratos Árabes Unidos, Catar y Kuwait, que tradicionalmente son los pesos-pesados y mantienen agrupados a los miembros de la Organización en los recortes de la producción. Y el de los más pobres, Venezuela, Nigeria, Ecuador, Angola y hasta Libia e Iraq, que necesitan rápidamente flujos de caja. Pero esta vez los jeques fueron de otra opinión.

Venezuela y Nigeria necesitan precios por encima de 100 dólares/barril. Según el Fondo Monetario Internacional, Venezuela requiere precios del crudo aún mayores de 120 dólares/barril para evitar la bancarrota. Recordamos, que su gobierno, demagógicamente, estableció un precio promedio de 60 dólares/barril para sus cálculos económicos; el gasto del excedente estaría sujeto solamente a la voluntad del Presidente de la nación, sin control administrativo alguno.

Irán, archienemigo de los Saudíes, también sufre con los precios bajos, debido a las enormes pérdidas de ingresos como consecuencia de las sanciones que le fueron impuestas por su polémico programa nuclear.

El precio actual del crudo le genera pérdidas pormillardos de dólares a Arabia Saudí, pero los jeques las absorben para golpear a Irán. Sin embargo, con su táctica del dumping dañan también a su socio más importante: los Estados Unidos.En esta guerra fría del petróleo en la zona del Golfo Pérsico, Arabia Saudí también emplea al crudo como arma.

Hay que recordar, que en áreas de Iraq controladas por las milicias del ISIS han sido capturados extensos campos petrolíferos, que son empleados por ellos para financiar sus acciones, en operaciones de contrabando altamente riesgosas, contribuyendo a bajar los precios del crudo.

Tal vez la causa principal de la cautela Saudí sea la competencia de Estados Unidos, cuya producción petrolera se ha elevado a las primeras posiciones mundiales al emplear el método del fracking. Con un estrangulamiento de la producción, la OPEP indirectamente estaría apoyando la producción de crudo por ese método. Además, precios crecientes del petróleo harían más rentable el perfeccionamiento de este procedimiento, otorgándole mayor competitividad.

Los expertos estiman, que a un precio de 60-70 dólares/barril el costo de producir petróleo de esquisto es muy elevado y poco o nada rentable.

Rusia es el país no-OPEP que se beneficiaría enormemente de un recorte de la producción de petróleo y que está apremiantemente necesitado de exportar su petróleo. Expertos occidentales han estimado, que como consecuencia de la caída de los precios del crudo las empresas petroleras rusas han perdido alrededor de 100 millardos de dólares. Conjuntamente con la consecuente devaluación del rublo y la salida de capitales, la misma Moscú ha estimado en 130 millardos de dólares los daños a la economía rusa.

Una caída adicional de los precios conduciría rápidamente a esa nación hacia límites económicos intolerables. En Spiegel OLse mencionan algunos comentarios, según los cuales habría un acuerdo entre Estados Unidos y los Saudíes, para mantener los precios del crudo artificialmente bajos y dañar a Rusia al máximo posible. Esto suena a pura especulación, difícilmente aceptable por los expertos. Sin embargo, políticos moscovitas de línea dura hablan abiertamente de una “operación especial” de los estadounidenses. Lo cierto es, que los ambiciosos planes de expansión del Kremlin están en peligro.

El futuro

La OPEP se aferra a su propia predicción, según la cual la producción de petróleo de esquisto comenzará a disminuir desde 2018. No se dan argumentos.

“La caída de los precios nos preocupa, pero, fundamentalmente, poco ha cambiado”, dijo el secretario-general de la OrganizaciónAbdalla el-Badri. Además, el cartel aún posee alrededor de las tres cuartas partes de las reservas mundiales de petróleo.

Sin embargo, tal poder de mercado por sí solo no sirve para nada. Y como en toda organización tipo cartel, sus miembros también deben estar de acuerdo, unánimemente, cuando se quieran impulsar los precios hacia arriba.

La lógica indica, que bajos ni altos precios del petróleo pueden ser mantenidos durante largos plazos. Una inteligente diplomacia puede acortar los plazos.

En otras palabras: falta disciplina en la Organización de 12 miembros, hasta ahora muy laxa y caprichosa. Tal vez sea una tarea adicional para la nueva Presidenta de la Organización, Diezani Alison-Madueke, Ministra de petróleo de Nigeria, electa durante la misma reunión.

Colateralmente, la Organización deberá trabajar para tratar de recuperar su prestigio y esplendor adormecidos y disminuidos.
Con material de The Washington Post, Spiegel OL y The Guardian.

 

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar