Opinión Internacional

A propósito de la visita de Bill Richardson a Caracas

Para nadie es un secreto que el régimen de Chávez, desea que Obama sea electo presidente de los EE.UU. El interés de Chávez, porque Obama se siente en la silla oval, se ha visto confirmado con la reciente visita a Caracas de Bill Richardson, gobernador del Estado de New Mexico y quien el pasado 21 de marzo hizo publico su apoyo a la candidatura de Obama. Richardson, además de ser el único gobernador hispano de los EE.UU. es un veterano diplomático, que fungió durante la administración Clinton, como embajador ante la ONU y como Secretario del Departamento de Energía. Si bien, en las primarias de New Mexico, Hillary Clinton fue la ganadora, el candidato Obama, en las ultimas semanas se vio necesitado del apoyo de un personaje como Richardson; quien es un superdelegado, cuyo voto cuenta para la nominación definitiva del candidato demócrata, goza además, de una relativa ascendencia dentro de los votantes hispanos, pero lo mas importante, Richardson, le aporta un necesario impulso a los escasos credenciales que en materia de política internacional tiene Obama.

Dentro de la larga carrera diplomática de Richardson, su participación en la negociación por la liberación de rehenes norteamericanos retenidos en diversos países, ha sido una constante. Es por ello que Richardson al aterrizar el sábado 26 de abril en Caracas, se apresuro en declarar que: “viajó a pedido de los familiares de Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell” ex contratistas del departamento de Estado estadounidense, secuestrados por las FARC en el 2003 cuando realizaban una misión de inteligencia antidrogas en Colombia.

De igual forma, es difícil que éste tipo de visitas se lleven a cabo en secreto, dado el inocultable interés de Chávez es mostrarse como el hombre de la situación en la región, como el personaje indispensable, tal y como el nuevo comandante de las FARC, Iván Márquez, se apresuro en hacer publico y notorio.

Ahora bien, la iniciativa de Richardson no es necesariamente original, ya que se podría estar buscando imitar la demostración de fuerza que dieron los representantes de la campaña presidencial de Ronald Reagan en 1980. Dichos emisarios lograron ponerse de acuerdo con los iraníes, para retardar la liberación de los rehenes norteamericanos retenidos en Teherán, justo hasta el día antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 1980 en los EE.UU. El affaire quedo bautizado como la “sorpresa de Octubre”.

Más recientemente, durante la campaña electoral de Kerry, un muy influyente diplomático norteamericano viajo a Irán y mantuvo encuentros privados con Komeini y Rafsandjani. En esta ocasión se pretendía poner en marcha un procedimiento, que se activaría igualmente horas antes de las elecciones norteamericanas y el mismo buscaba crear la ilusión con fines meramente electorales, de debilitar al campo republicano dejando entender que la crisis con Irán se debía principalmente a la mala gestión de Bush y que los demócratas antes de ganar las elecciones se mostrarían ante la opinión publica como capaces de desbloquear la situación del programa nuclear iraní. A cambio, los ayatolas, aspiraban – sabiendo que su programa nuclear es indetenible – institucionalizar a Hezbola con la venia de los EE.UU.

En el presente, si bien Richardson, antes de viajar a Caracas, tuvo la delicadeza, como buen diplomático que es, de visitar primero Bogotá, no hay duda, que su acción se enmarca dentro de una suerte de lobby bilateral, el cual es muy mal visto por Bogota, desde donde además ya estaban lo suficientemente molestos, por las posiciones que respecto al TLC han tomado ambos candidatos demócratas.

Como quiera que sea, la candidatura demócrata no se decide en Caracas, ni en Bogotá, y la misma está tan reñida, que no seria de extrañar que el campo de Obama esté buscando montar su propia versión de “sorpresa de Octubre”, para las primarias demócratas 2008. En el ínterin, se hará todo lo posible por aumentar la presión sobre Uribe, de ser necesario se creará un caos puramente mediático, con la finalidad de debilitar a los republicanos y con ellos la política de Bush hacia Colombia, de su parte las FARC seguirán tratando de desestabilizar al gobierno de Uribe y Chávez de su lado seguirá con su discurso anti-Bush que tantos réditos le ha traído.

Pero el meollo del acuerdo, estaría en el potencial canje de los rehenes por la libertad de Simón Trinidad, dirigente guerrillero extraditado y juzgado por la justicia norteamericana, el cual cumple actualmente condena en dicho país. Esta tesis ha sido muy bien desarrollada, por la analista Elizabeth Burgos, en un articulo titulado: “La decepción de la diplomacia francesa” publicado, el pasado 11 abril, en la revista Zeta y en el portal webarticulista.net. Burgos considera que para las FARC, la liberación de Simón Trinidad, es más importante que la zona de despeje, que después de todo no necesitan, pues las FARC tienen a su orden el territorio venezolano.

Dicho esto, los bolivarianos están muy atentos a cual de los dos candidatos demócratas se muestra mas interesado en negociar, y en ese sentido Obama ha tomado una arriesgada ventaja. Osada acción ésta, dado que el propio Richardson dice que su gestión no tiene el aval, ni de Washington, ni de la OEA, y en la sub-región no son tan ingenuos para creer que el viaje solo tenía el aval de los familiares de los secuestrados.

Las consecuencias podrían ir mas allá del ámbito de la campaña por las primarias demócratas, por cuanto de tomar cuerpo la estrategia – institucionalizar las FARC – que Iván Márquez vehicula a través de Chávez, de lograrse el objetivo, quedaría una buena parte de la sub-región bajo la potencial tutela de un grupo terrorista, escenario éste similar, al que pretendían llegar los ayatolas en Teherán respecto a Hezbollah.

Así las cosas, el muy astuto Chávez se adelanta al declarar que la liberación de los rehenes que están en manos de la guerrilla de las FARC es un «tema interno» de Colombia, aunque reiteró su disposición para ayudar a lograr un canje humanitario. Al tiempo que Uribe, reiteró el pasado viernes – adelantándose a la visita de Richardson a Caracas – que se opone a la mediación de Chávez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba