Opinión Internacional

¿A quién beneficia el terrorismo?

(%=Image(3715100,»R»)%) ¿Podrían tener algo en común los sangrientos atentados contra las torres gemelas en Nueva York y el Pentágono, la destrucción de edificios públicos en Rusia, las matanzas de civiles en Argelia, las decenas de victimas del atentado en Sarajevo y la guerra no declarada de los EEUU contra Cuba? Sin duda la mayoría de los lectores decididamente responderían que no. Pero en los últimos anos la comunidad internacional fue escandalizada por varias revelaciones. Oficiales de los servicios secretos argelinos confesaron en Francia, que habían organizado algunas matanzas en Argelia, alegando la culpa a los islamistas. Escandalosas fueron las hipótesis de varios analistas norteamericanos, que los destructores atentados en Rusia, que llevaron a la muerte cientos de ciudadanos rusos fueron el “pretexto necesario” para la intromisión militar rusa en Chechenia.

Pero una verdadera ola de indignación provoco el editor norteamericano Lindon Larouch anunciando, que los atentados contra el Centro internacional de Nueva York y el Pentágono no pudieron efectuarse sin la complicidad de “elementos malignos” entre los militares norteamericanos. Parecida es la visión del ex jefe de la inteligencia militar de Pakistán gen. Hamid Gull de que los “culpables evidentes” son “MOSSAD y sus socios norteamericanos”. “Los ataques contra las torres comenzaron a las 8,45. Cuatro vuelos fueron desviados de sus rutas y nadie da alarma, ninguna caza militar no sale hasta casi las 10. Esto parece una insubordinación en las fuerzas aéreas americanas, una rebelión contra el Pentágono tal vez… Radares son silenciados, los transportes no funcionan. El sistema de reconocimiento de aviones es fuera de servicio… Es claro, que esto es un problema interno. ¿Quien podría ser? ¿Será que la investigación va a ocultar todo, como lo que paso con la Comisión “Warren” después del asesinato de Kennedy?”

Alguien dirá que las afirmaciones de un general paquistaní son una propaganda islamista y fundamentalista y tienen como objetivo exculpar a Ben Laden y sus asesinos. Esta explicación seria convincente, si en los EEUU no hubiera salido el libro de James Bomfort “Nido de secretos: Anatomía de la ultrasecreta Agencia Nacional de Seguridad”. El autor publica varios documentos enviados por el entonces presidente del Consejo los Jefes de los Estados mayores Laymon Lemnitzer al secretario de defensa Robert McNamara a mediados de 1962. “Podemos hacer explotar un navío en la Bahía de Guantánamo y acusar a Cuba” o de “realizar una campaña terrorista en nombre de Cuba comunista en la región de Miami, otras ciudades de Florida y hasta en Washington”, propone Lemnitzer. Y añade: “La lista de las victimas en los periódicos provocará una ola de indignación nacional útil”. En realidad, los autoatentados contra barcos norteamericanos no son una novedad en la historia de los EEUU. En 1898 en la bahía de La Habana es dinamitado el navío militar “Maine”. Por el incidente, por supuesto, son acusados los “terroristas españoles” y las decenas de victimas se convierten en pretexto para iniciar la guerra entre los EEUU y España. Mas tarde los investigadores revelarán, que el navío es dinamitado desde adentro.

Semejantes hechos levantan una pregunta lógica: ¿Será que representantes del poder oficial participan en actos terroristas? Y cuales son los motivos de tal participación. Según el catedrático norteamericano Noam Chomsky en las sociedades occidentales las personas al menudo son controlados a través de manipulaciones propagandísticas o falsificaciones directas. Por ejemplo, durante la Primera Guerra Mundial el ministerio de la propaganda británico fabrica “atrocidades alemanas” como “bebes belgas con manos arrancadas”, que conllevaron al surgimiento de fuertes sentimientos bélicos antialemanes en los EEUU y ayudaron a la entrada en la guerra. Semejantes falsificaciones exitosamente modelan la opinión pública hasta hoy día. Para ser más convincente cada manipulación debe vincularse a ciertos hechos reales. Entre los últimos lamentablemente están las victimas humanas. Un ejemplo contemporáneo es el atentado en el mercado “Mercale” de Sarajevo en 1994, que dejo decenas de victimas musulmanas. Este atentado fue la causa de una amplia ofensiva internacional contra los serbios y en favor de los musulmanes bosnios. Mas tarde funcionarios de la ONU oficialmente reconocerán, que el proyectil vino de las posiciones de los musulmanes.

Por supuesto no se puede afirmar que el gobierno argelino, ruso o norteamericano han sido cómplices en las matanzas de sus propios ciudadanos. Pero tampoco se puede afirmar que poderosos grupos vinculados a estos gobiernos o sus servicios secretos no lo han sido. ¿Por qué los islamistas argelinos van a incitar sus propios compatriotas contra si mismos, si hace algunos años han tenido suficiente popularidad para ganar las elecciones? ¿Por qué los jefes militares chechenos iban a provocar la irritación de la opinión publica rusa, que era cada vez más favorable a la independencia chechena matando a ciudadanos inocentes? ¿Sería posible la intromisión militar rusa en Chechenia sin este siniestro hecho? ¿Será casual que Shamil Basaev categóricamente y hasta el final denegaba su participación? ¿Por qué, si los políticos occidentales categóricamente afirman que disponen de pruebas seguras sobre la participación de Ben Laden en los atentados de 11 de septiembre, no los publican? Existen preguntas aún más interesantes: ¿serán investigadas las enormes transacciones de acciones de algunas compañías aéreas y de seguros varios días antes de 11 de septiembre? O, lo que es mucho mas importante, ¿serán denunciados, públicamente, aquellos que están detrás de estas operaciones? ¿O todo será solapado como el escándalo “Irán – Contras”?

¿Será que detrás de estos crímenes se ocultan intereses aún más poderosos? ¿No fue Ben Laden creado y adiestrado por la CIA? ¿Por qué la administración norteamericana cerraba y sigue cerrando sus ojos en cuanto a las bases de Ben Laden en Bosnia, Kosovo y Macedonia? ¿O en Argelia y Chechenia? Curiosamente dos de los principales suministradores de gas natural para Europa son precisamente Argelia y Rusia. A través de Chechenia pasaba el oleoducto que vinculaba el petróleo azer con el puerto de Novorosiisk y de allí hacia Europa. Debido a la limitación física del estrecho del Bósforo a través de los Balcanes pueden pasar (o no pasar) los oleoductos que vinculan el petróleo caspio con los mercados europeos. ¿Quien puede tener interés de la desestabilización duradera de estas regiones y con ello frenar las rutas del petróleo y gas caspios hacia los mercados europeos? Cuanto menos petróleo caspio llega al mercado internacional, tanto mejor estarían los productores tradicionales. Oficialmente Ben Laden ha cortado las relaciones con Arabia Saudí e incluso ha sido privado de su ciudadanía. Pero es impresionante que las bases del terrorista están concentradas exclusivamente en regiones claves para el transporte del crudo: los Balcanes, Argelia, Libia, Egipto, Chechenia. En realidad en todos estos lugares la política de Ben Laden coincidía con los intereses de su antigua patria. Lo que encaja completamente con las revelaciones del periodista Seymon Hirsh que Arabia Saudí financia generosamente al grupo “Al Kaida” desde 1996. Lo curioso es que la labor terrorista de Laden beneficiaba de una forma directa a los intereses norteamericanos, porque debilitaba a la Unión Europea como competidor principal de los EEUU. Hace algunos anos Zbignew Brzezinski advertía, que la “Unión Europea verdaderamente unida y poderosa” será un “difícil competidor económico-tecnológico”, porque “sus intereses geopolíticos en el Oriente Medio y otras partes del mundo sustancialmente se diferenciaran de los intereses de América”.

Y aquí surge la pregunta ¿por qué Afganistán? ¿Que importancia tiene este pobre país, que ha sido devuelto con siglos atrás por el régimen de los talibanes? En plano geopolítico Afganistán es tan importante para Asia, como los Balcanes para Europa. Por el territorio afgano podrían pasar el gas y el petróleo caspios hacia Pakistán, India, China – casi 1/3 de la población mundial. De la disponibilidad de recursos energéticos depende la competitividad de cada economía. Según Bzezinski “Asia se convierte en centro de importancia vital de crecimiento económico y creciente influencia política”, mientras que Europa “concentra ya gran parte del poderío político y económico mundial”. Y añade: “De una importancia decisiva es no permitir el surgimiento de un pretendiente euroasiático, que se convierta en adversario de América… De una importancia extraordinaria es como América “dirige” Eurasia. Todos los competidores políticos y económicos de la supremacía norteamericana son de Eurasia. En general el poderío euroasiático sustancialmente supera al de América. Por suerte de los EEUU Eurasia es demasiado grande para ser políticamente unida”. Por aun mayor suerte de los EEUU en los trayectos del gas y el petróleo caspios hacia occidente (el Caucaso, los Balcanes) y hacia el oriente (Afganistán, Pakistán, India) “casualmente” han surgido conflictos bélicos, que exitosamente impiden la realización de los proyectos energéticos. Y para que la suerte norteamericana sea verdaderamente completa, aun sigue vigente el embargo frente a la exportación de petróleo por Irak, las restricciones norteamericanas frente a Libia e Irán, la inestabilidad en Argelia y la crisis en el Medio Oriente. En este sentido la hipótesis del ex jefe de los servicios de inteligencia militar paquistaní parece tener cierta lógica: “Izrael dio a la familia Bush la posibilidad, que ella buscaba – establecer un control sobre la región del Caspio a través de la presencia militar en Asia Central”.

Pero hay algo más. Según informe oficial de la ONU el régimen de los talibanes ha efectuado uno de los programas antinarcóticos más exitosos en la historia mundial. En 2000 en Afganistán son producidas 3.276 toneladas opio, mientras que en 2001 la producción ha disminuido a 185 toneladas. La mayor parte de esta cantidad es producida por la Alianza del Norte, hoy socio principal de los EEUU y Rusia. Pero esto ya es otro tema.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar