Opinión Internacional

Acuerdo definitivo entre el PSOE e IU

(%=Image(3702192,»L»)%) El Partido Socialista Obrero Español e Izquierda Unida quieren responder a las demandas e ilusiones que está manifestando la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas españoles. Una mayoría de ciudadanos que quieren vivir y protagonizar un cambio político en España destinado a asegurar el progreso y bienestar para todos.

(%=Image(4455579,»R»)%) Nuestras dos organizaciones políticas coincidimos en la voluntad de transformar de manera sustancial las políticas practicadas por el PP y dar por terminada, de manera democrática, su experiencia de Gobierno. Este Acuerdo pretende ser el primer instrumento para lograrlo.

Porque el gobierno del Partido Popular ha practicado una política que ha desperdiciado el favorable ciclo económico con el que inició su gobierno. Ha podido contar con un contexto de estabilidad económica en Europa. Ha disfrutado de un período de paz y diálogo social como desde hacía años no se conocía. Pero no ha sabido aprovechar estas circunstancias para implicar a los españoles en un proyecto colectivo que permitiese a España avanzar hacia mayores cotas de progreso y bienestar.

En estos años, la fase de crecimiento de la economía ha generado importantes beneficios económicos para una minoría que siempre aparece vinculada al partido en el poder. La modernización de nuestras estructuras económicas se ha aprovechado para crear un entramado económico y financiero al servicio de los intereses políticos más conservadores.

En vez de avanzar hacia los niveles de protección social de los países europeos, se han tomado iniciativas para debilitar el sistema de protección y bienestar social que se había conquistado mediante el esfuerzo de generaciones de españoles. Se ha multiplicado, hasta extremos desoladores, la precariedad laboral y la dificultad para el empleo de mujeres y jóvenes. El propósito de desmantelar el Estado se ha traducido en un impulso a la privatización de la educación, la sanidad, los servicios sociales, los servicios públicos de primera necesidad, las empresas públicas. Este no es el camino para la construcción de una sociedad justa y equitativa.

Este período ha conocido un importante incremento de las desigualdades territoriales. Lejos de avanzar hacia mayores niveles de armonización y equidad se ha favorecido el agravio y la discrecionalidad.

La esfera política ha conocido suficientes signos del autoritarismo y prepotencia tan propios de la tradición de la derecha en nuestro país. Se ha deteriorado aun más la situación de la Justicia. El abuso de los medios de información públicos en beneficio propio ha llegado a límites más que preocupantes. Lejos de sus promesas iniciales, el Parlamento ha perdido importancia y significación para el debate público. Nuestra democracia merece medidas que la fortalezcan y desarrollen, no el escepticismo o la indiferencia.

A los españoles y españolas sólo se les ha ofrecido resignación. Y sin embargo nuestra ciudadanía puede aspirar legítimamente a tener un futuro distinto. Puede aspirar a una vida mejor para ellos y para sus hijos. Tienen derecho a la esperanza.

Las fuerzas políticas de izquierda no creemos que puedan seguir malgastándose durante otros cuatro años los esfuerzos que nuestra sociedad está realizando por acercarse a los niveles de bienestar conseguidos en Europa. El PP está malbaratando el esfuerzo de todos y todas.

No queremos que esta situación se prolongue ni un solo día más. El malestar de muchos por el desempleo, la exclusión y la prepotencia hace aumentar el sentimiento de fatalidad y contribuye al desinterés de un número importante de ciudadanos por los asuntos públicos. Queremos oponer a la resignación nuestra firme voluntad de volver a dar sentido y vitalidad a la participación democrática.

Estas son las razones que nos han animado a impulsar el diálogo entre nosotros y hacer posible el acuerdo que hoy presentamos.

Es público que nuestras organizaciones tienen diferencias significativas en cuestiones importantes. No pretendemos ocultarlas. Pero era evidente también que no podíamos seguir permitiendo que estas diferencias se convirtiesen en imposibilidad para el acuerdo y el compromiso.

Ambas organizaciones, además, hemos escuchado a los ciudadanos de izquierda que deseaban que realizásemos un esfuerzo para establecer una coincidencia que volviese a colocar en el centro del debate político, y de las propuestas programáticas, los intereses, las necesidades y los anhelos de la mayoría de nuestra sociedad.

En esta búsqueda reconocemos el interés que han suscitado entre nosotros otras experiencias en Europa. Nos reconocemos en esa voluntad de acuerdo, en esa disposición para el compromiso fundado en la autonomía, en el respeto a la diferencia, en el mantenimiento de la propia identidad, en una colaboración política que tendrá consecuencias sociales y culturales.

Este es un acuerdo de la izquierda para gobernar este país según otras propuestas, otros criterios, otras medidas, otro programa. En definitiva, para gobernar España de otra manera.

Es un acuerdo que, estamos seguros, devolverá la confianza, la ilusión y la esperanza a los millones de ciudadanas y ciudadanos que se saben y se sienten progresistas y de izquierda. Un acuerdo que incrementará las perspectivas electorales de nuestras respectivas fuerzas políticas. Un acuerdo que permitirá, tras movilizar el voto de todos los progresistas, vencer en las próximas elecciones. Un acuerdo que, tras la votación de investidura, asegurará un Gobierno con un programa de izquierda que ponga en práctica políticas destinadas a satisfacer las aspiraciones de la mayoría de la población de nuestra sociedad.

Porque nuestra voluntad es la de poner fin a la precariedad; es proponer medidas que hagan disminuir significativamente el desempleo y aseguren un empleo digno y de calidad.

Porque queremos una democracia más participativa, de mayor compromiso, que haga más transparente las instituciones, que haga posible una participación más activa y cotidiana de la ciudadanía, que asegure el cumplimiento de las leyes, que garantice la igualdad real de la mujer; que eduque a las jóvenes generaciones en los valores de la tolerancia, el respeto a la diversidad y el compromiso ciudadano.

Porque queremos que la educación se convierta en garantía de igualdad de oportunidades. Que los servicios públicos estén a disposición equitativa de todos los ciudadanos y se promueva la democratización de su gestión. Queremos un país en el que la Justicia, la Administración, la Sanidad tomen como punto de referencia el servicio a la ciudadanía.

Porque queremos que los resultados de una economía gestionada con rigor en el marco europeo, se utilicen para consolidar el crecimiento, invertir en investigación e infraestructuras, favorezcan la creación de empleo y mejoren las rentas de los menos favorecidos. Queremos un país en el que se avance, en forma decidida, hacia la protección social plena.

Queremos un país en el que el reconocimiento de la diversidad histórica de nuestro Estado conviva con la solidaridad y cohesión entre todos sus territorios y la fortaleza del proyecto común. Y donde se avance decididamente en el fortalecimiento y profundización del Estado de las Autonomías desde una perspectiva federal como garantía de un país más democrático y más cercano a la ciudadanía.

Queremos que desde las instituciones se contribuya decisivamente a incorporar a nuestro país a la sociedad de la información, que se facilite el acceso a las nuevas tecnologías en condiciones favorables, que se promueva la investigación. Es nuestro compromiso con las futuras generaciones.

El PSOE e IU aceptan los desafíos que supone un proceso de estas características. Nos anima la convicción de que los más inmediatos beneficiados por nuestra voluntad de acuerdo serán las personas que creen posible una política de izquierda en este comienzo de siglo.

Al comienzo de este proceso nos fijamos como tarea hacer todo lo necesario para que las expectativas e ilusiones despertadas por la posibilidad de un acuerdo entre nuestras respectivas organizaciones terminase con éxito.

Hoy podemos decir y mostrar este resultado: un Programa Básico de Gobierno, un Compromiso de Investidura y un Acuerdo Electoral para las elecciones al Senado. Un Acuerdo, en definitiva, para hacer posible las transformaciones que nuestro país, las ciudadanas y ciudadanos, demandan y necesitan.

1.- ACUERDO SOBRE PROGRAMA DE GOBIERNO

Los ciudadanos conocen las coincidencias que en nuestros planteamientos políticos hemos venido manteniendo a lo largo del tiempo. Estas han sido especialmente importantes en la acción parlamentaria desarrollada durante la última legislatura.

Los ciudadanos son también conscientes de las diferencias que explícitamente hemos sostenido en cuestiones que forman parte de nuestras respectivas trayectorias políticas y que no deseamos ocultar. Estas diferencias son de distinto alcance. Algunas de ellas constituyen convicciones que están plasmadas en nuestros respectivos programas electorales. Así ocurre, entre otros casos, en lo que atañe a nuestras posiciones sobre la OTAN o en el distinto significado que otorgamos al Pacto de Estabilidad.

Estas diferencias no impiden, sin embargo, que podamos coincidir en torno a un Programa de Gobierno de la izquierda plural que, con respeto a las legítimas posiciones de cada una de las fuerzas políticas, permita satisfacer las esperanzas del conjunto de ciudadanos progresistas de nuestro país.

(%=Image(6819287,»L»)%) De conformidad con lo anterior, las fuerzas políticas que suscriben este pacto han acordado un Programa básico de Gobierno, que constituirá el eje central del Discurso de Investidura para la Presidencia del Gobierno, y que se estructura en torno a los apartados siguientes:

1. EDUCACIÓN:

* Consideración de la educación como el principal instrumento para garantizar la igualdad de oportunidades y contribuir al desarrollo económico, social y cultural de España.

* En el marco de la Constitución, se dará prioridad a la enseñanza pública y se extenderán las posibilidades de acceso a la educación infantil y la enseñanza superior.

* Ley de Calidad e Igualdad en la Educación y de su Financiación. Progresiva gratuidad de los libros de texto.

* Modificación de la Ley de Reforma Universitaria para reforzar la autonomía de las Universidades, garantizar su responsabilidad ante la sociedad, impulsar la calidad y adecuar la estructura de sus plantillas docentes.

2. EMPLEO:

* Lucha contra la precariedad en el empleo.

* Adopción de medidas legales y reglamentarias para lograr la reducción de la jornada laboral a 35 horas con vistas a la creación de puestos de trabajo, en el marco de la concertación social.

* Revisión en profundidad de la normativa de las Empresas de Trabajo Temporal para impedir la explotación a la que se ven sujetos los trabajadores, especialmente los jóvenes.

* Ampliación de la cobertura del subsidio de desempleo para los parados de larga duración, especialmente con cargas familiares.

* Plan de Fomento del empleo para jóvenes y mujeres.

* Aumento gradual del salario mínimo en términos reales, en la perspectiva de alcanzar el 68% del salario medio prevista en la Carta Social Europea.

3. PENSIONES, SANIDAD Y BIENESTAR SOCIAL:

* Aumento del poder adquisitivo de las pensiones más bajas para que se beneficien de la prosperidad general.

* Elevación en el año 2000 de todas las pensiones mínimas por encima de los niveles vigentes.

* Compromiso con la defensa del Sistema Nacional de Salud, ampliación de sus prestaciones, incluyendo la atención buco-dental, y mejora de la calidad de sus servicios.

* Revisión del sistema de financiación sanitaria para garantizar la igualdad territorial.

* Supresión de las Fundaciones Públicas Sanitarias y de las encomiendas de gestión a entidades privadas.

* Consolidación y extensión de los sistemas públicos de protección social (Seguridad Social y Servicios Sociales).

* Creación de un parque de viviendas en alquiler asequible, especialmente para garantizar el acceso de los jóvenes a la primera vivienda.

4. INNOVACIÓN E INVESTIGACIÓN :

* Garantizar a toda la ciudadanía la oportunidad de acceder a las nuevas tecnologías de la información.

* Implantación de una tarifa plana asequible para el acceso a Internet.

* Progresivo incremento de los recursos públicos dedicados a I+D.

* Potenciar las políticas de formación y capacitación, así como la incorporación de las nuevas tecnologías a las empresas.

5. MEDIO AMBIENTE:

* Sustitución de la energía nuclear y fomento de energías alternativas.

* Cierre, en el año 2000, de las centrales nucleares de Zorita y Garoña. No se construirán cementerios nucleares.

* Aprobación urgente del Plan Hidrológico Nacional.

* Plan de equipamientos para el medio rural.

* Reforestación de los núcleos urbanos.

* Creación de la Agencia Nacional para los Alimentos para garantizar la seguridad alimentaria.

* Impulso al reciclaje y penalización de la incineración de residuos.

6. POLÍTICA ECONÓMICA:
* Una política económica que eleve nuestro potencial de crecimiento, promueva el empleo estable, dé prioridad a la inversión, favorezca la competencia en beneficio de los consumidores y haga más equitativa la distribución de la renta y la riqueza.

* Mantenimiento de los compromisos en materia presupuestaria en el marco de la Unión Económica y Monetaria.

* Análisis de las consecuencias de los procesos de privatización de empresas públicas y diseño del futuro Sector Público empresarial.

* Rebaja de las tarifas telefónicas y eléctricas.

7. POLÍTICA FISCAL:

* Mantenimiento de la carga fiscal y de los tipos del IRPF, eliminando los elementos regresivos introducidos en la reciente reforma.

* Mejora del tratamiento fiscal de las rentas del trabajo más bajas.

* Equiparación de la tributación entre rentas del trabajo y del capital. Las ganancias patrimoniales producidas en más de dos años se someterán a la tarifa general del impuesto, teniendo en cuenta el período en que se han producido.

* Igualación de las deducciones personales y familiares para todos los contribuyentes.

* Deducción del mínimo exento personal y familiar en la cuota del IRPF.

* Reorientación de la fiscalidad, incorporando impuestos ecológicos.

* Revisión de gastos fiscales para decidir su eficacia y suprimir los más regresivos.

* Lucha activa contra el fraude y la elusión fiscal.

8. POLÍTICA AUTONÓMICA:

* Fortalecimiento y profundización del Estado de las Autonomías en una perspectiva federal.

* Un nuevo sistema de financiación autonómica consensuado y estable.

* Reforma del Senado, en la dirección de convertirlo en auténtica Cámara de Representación Territorial.

* Impulso a la asunción de competencias por los Ayuntamientos en las áreas de empleo, vivienda, educación, servicios sociales y atención a la salud, a través de nuevos programas de cooperación y un sistema de financiación que asegure la suficiencia y estabilidad de sus recursos. Avance progresivo hacia la participación de las Corporaciones Locales en el 25% del gasto del conjunto de las Administraciones Públicas.

9. POLÍTICA EXTERIOR Y DE SEGURIDAD:

* Participación activa en la construcción de la Europa económica, social y política.

* Profundización de los principios y mecanismos de cohesión económica y social.

* Mantenimiento de los compromisos internacionales en materia de seguridad y defensa.

* Una política exterior comprometida con la paz, la defensa de los derechos humanos y la cooperación al desarrollo.

* En la perspectiva de alcanzar el 0,7% del PNB, elevación efectiva al 0,35% del PNB en 2002 de los fondos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo.

10. TERRORISMO:

* Compromiso estricto con la lucha policial y el fomento de la cooperación internacional contra el terrorismo.

* Restablecimiento de la unidad de las fuerzas democráticas para lograr el fin de la violencia terrorista.

* Mantenimiento de los principios acordados por las fuerzas políticas democráticas que están contenidos en el «Acuerdo para la Normalización y Pacificación de Euskadi».

6. REFORMA INSTITUCIONAL:

* Reforma consensuada de la Ley Electoral en la dirección de perfeccionar su proporcionalidad en la representación parlamentaria y alcanzar la democracia paritaria.

* Reforma global de la Justicia para asegurar un servicio rápido, justo y eficaz.

* Introducción del principio acusatorio en el proceso penal.

* Ley contra la violencia doméstica.

* Ley sobre interrupción voluntaria del embarazo que ponga fin a las limitaciones actuales, en el marco de la Constitución, y asegure la atención sanitaria integral a la mujer que se acoja a ella.

* Códigos de conducta para el Gobierno y la Administración.

* Reforma de la Administración Pública. Estatuto de la Función Pública. Evaluación y control de la calidad de los Servicios Públicos.

2.- ACUERDO DE INVESTIDURA

El acuerdo programático que hemos alcanzado entre PSOE e IU marca las líneas fundamentales de acción de un Gobierno progresista surgido de las urnas el próximo 12 de marzo.

La posibilidad de llevarlo a cabo exige que la mayoría social progresista existente en España se traduzca en mayoría electoral y en mayoría parlamentaria. Estamos convencidos de que el acuerdo entre nuestras fuerzas políticas ha generado entusiasmo y alentado esperanzas en un futuro distinto al que ofrece la derecha y que, en consecuencia, movilizará al electorado para pronunciarse mayoritariamente en favor de las opciones progresistas y de izquierda que conjuntamente representamos.

De este modo, estaremos en condiciones de presentar un candidato a la investidura como Presidente del Gobierno que aparezca comprometido con una política de izquierda que mejore de manera significativa las condiciones de vida del conjunto de nuestra sociedad y, en consecuencia, resulte respaldado por la mayoría del Congreso de los Diputados.

Por ello, este acuerdo tendrá como consecuencia que si el candidato que resulte de una mayoría electoral de izquierda, en su discurso de investidura se compromete a desarrollar los puntos contenidos en estos acuerdos para un programa de gobierno, la otra fuerza le otorgará la confianza.

(%=Image(1806226,»R»)%)

3.- ACUERDO ELECTORAL EN RELACIÓN CON EL SENADO

El fortalecimiento y la profundización del Estado de las Autonomías en una perspectiva federal y la consecución de un sistema de financiación autonómica consensuado y estable, como se propugna en nuestros acuerdos para una acción de gobierno en la próxima legislatura, otorgan una especial trascendencia al compromiso electoral que en torno a las candidaturas del Senado asumen el PSOE e IU.

Los objetivos que comparten ambas formaciones políticas se expresarán en la actuación de sus senadores electos de cara a promover un proyecto consensuado de reforma del Senado que permita:

1. La transformación del Senado, hoy configurado como Cámara de segunda lectura, en una auténtica Cámara de representación territorial, de acuerdo con la propia definición de la Constitución (Art.69.1 C.E)

2. La presencia en el Senado de los representantes de las Comunidades Autónomas.

3. La atribución al Senado de la condición de foro específico para la discusión de la financiación autonómica.

4. El fortalecimiento de los instrumentos de cooperación entre el Estado y las Comunidades Autónomas que lo integran y de éstas entre sí.

5. La intervención cualificada del Senado en las materias esenciales para la actuación de las Comunidades Autónomas.

Llevar a cabo este ambicioso proyecto, de indudables consecuencias para la configuración de nuestro modelo de Estado, y asegurar la presencia en el Senado de una mayoría política de carácter progresista, ha movido a nuestras dos fuerzas políticas, PSOE e IU, a alcanzar un acuerdo global en relación con la próxima elección, el 12 de marzo, de nuevos senadores.

De conformidad con ello,

1. Las dos fuerzas políticas consideran que, en principio, este acuerdo tiene validez de ámbito general.

2. Los órganos de dirección de las fuerzas políticas que suscriben este pacto resolverán, de común acuerdo, y oídos los dirigentes territoriales respectivos, las provincias en que este acuerdo tendrá una aplicación efectiva. Estas serán, en todo caso, de aquellas en las que en las elecciones de 1996 no se alcanzó mayoría de izquierda en el Senado.

3. En las provincias en las que se llegue a un acuerdo, PSOE e IU presentarán sus propias e independientes candidaturas en las que, sin embargo, el PSOE hará figurar sólo 2 candidatos para el Senado e IU únicamente 1 candidato.

Ambas fuerzas políticas se comprometen a pedir a los ciudadanos el voto para los tres candidatos que, en la proporción indicada, presentarán ambas formaciones políticas en las circunscripciones que corresponda.

Fundado hace 28 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba