Opinión Internacional

¿Adónde vas América Latina?

Según Moisés Naim, director de la revista “Foreign Policy”, la región se transformó en “la Atlántida”, el continente perdido. Y opinó que después de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, Latinoamérica cesó de ser “el patio trasero” de los Estados Unidos, para prácticamente desaparecer del mapa. Porque desde entonces, dejó de existir tanto para Washington como para Wall Street… salvo Chile, lo que hemos descubierto es que América Latina se está desintegrando del mundo, se está desglobalizando”.

Los latinoamericanos siempre hemos sentido una irresistible atracción por la autarquía. Y ese nefasto rasgo cultural ha sido estimulado sin cesar por las élites intelectuales, para beneplácito de todos los tiranos. Desde el inicio mismo de nuestra vida institucional, primero como colonias y luego como naciones independientes, ese “cerrarse” al mundo ha sido nuestra nota característica. Y también el origen de la mayor parte de nuestros males.

Un claro ejemplo de esa idiosincrasia es que todavía muchos consideran al dictador paraguayo José Gaspar Rodríguez de Francia (1766-1840) como un ejemplo a imitar porque aisló a su país del resto del mundo.

Actualmente, poderosas fuerzas con renovado vigor nos están arrastrando hacia los peores experimentos políticos y sociales realizados durante el siglo XX: el populismo, el comunismo y el fascismo. Aunque ahora todo junto y entreverado.

Así vemos a los “piqueteros” en Argentina, los “círculos bolivarianos” en Venezuela, los grupos “indigenistas” en Bolivia, Ecuador y Perú, a la vez que al “movimiento sindical” en Uruguay. Unánimemente se caracterizan por su prepotencia cada vez mayor y por estar convencidos de que son “el pueblo”. Eso, en su jerga, significa ser los dueños del poder. Y lo demuestran paralizando a sus países cada vez que se les antoja y entorpeciendo cualquier intento de modernizar.

Concretamente, en el Uruguay, desde que el actual gobierno derogó el decreto que permitía solicitar la intervención de la policía para desalojar locales ocupados por medidas gremiales, las ocupaciones se han multiplicado exponencialmente. La resolución de varios de esos conflictos laborales se logra mediante pagos de incentivos y partidas de dinero a los trabajadores, efectuados por firmas afectadas por medidas de fuerza sindical. Pero otras empresas han decidido cerrar sus puertas definitivamente, eliminando empleos y reduciendo la competencia en su sector.

Un caso que muestra elocuentemente hacia dónde se encamina este proceso es el de una compañía impresora. A fines de septiembre, algunos de sus trabajadores ocuparon las instalaciones. Semanas después, constituyeron una cooperativa y procedieron a contratar trabajos para terceros, empleando para ello materiales y equipos de la empresa, sin autorización de su legítimo dueño.

El empresario denunció ante la justicia esos hechos, así como “la ocupación de la planta industrial con la expresa prohibición de ingresar del propietario”. Al mismo tiempo, realizó una denuncia penal contra altos funcionarios del gobierno, por “abuso de funciones”.

Todo ello afecta también a unos 30 operarios de la empresa, a quienes los “ocupantes” les impiden ingresar y por lo tanto están perdiendo jornales de trabajo, razón por la cual se disponen a presentar una denuncia penal por “violencia privada”.

El aislamiento es el caldo de cultivo ideal para que se multiplique lo peor de la naturaleza humana. Por el contrario, la globalización es como abrir de par en par las ventanas para que entre aire fresco y la luz solar. Comprobadamente se trata del mejor antídoto para evitar “cosas sucias” y “malos olores”.

En las últimas líneas del prólogo de “El Antiguo Régimen y la Revolución”, Alexis de Tocqueville señala que es un error creer que los tiranos no aman a la libertad. Explica que ocurre exactamente lo opuesto: la aman tanto que la quieren sólo para ellos. En consecuencia, lo que sienten no es repulsión por la libertad, sino un profundo desprecio por sus semejantes.

Fuente:
AIPE
(%=Link(«http://www.aipenet.com»,»www.aipenet.com»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba