Opinión Internacional

Allá es igual que acá

Como hoy no se puede escribir sobre lo que todos estamos pensando, por lo menos se puede reflexionar sobre los acontecimientos críticos que paralelamente ocurren en Europa y que también -como en nuestro caso- están destinados a influir grandemente en el futuro de aquel continente al que solemos describir como «civilizado».

La evolución de la crisis en la zona «Euro» revela tozudamente que los seres humanos se comportan en forma más o menos similar aun cuando las coordenadas geográficas y culturales puedan variar.

En efecto, en Europa las posiciones se van decantando entre los que tienen recursos y los que los precisan. Poco importa si los recursos han sido atesorados como resultado del trabajo arduo o si las necesidades se han presentado como consecuencia del alegre dispendio populista de quienes optan por repartir riqueza aún no producida, no muy distinto a lo que aquí acaece.

Los países que vivieron el festín de la repartidera irresponsable llegaron al llegadero teniendo que pedir «rescate» a los «malditos ricos» que -siendo países igualmente democráticos- deben rendir cuenta de la utilización de esa riqueza colectiva. ¡Ahora resulta que quienes piden que les arrojen un salvavidas pretenden elegir el color, forma y condiciones del mismo!

Quienes actuaron como la alegre chicharra en la fábula de Esopo cantando todo el verano sin cesar ni pensar en el futuro, hoy exigen que quienes -en el mismo cuento- se comportaron como las abejas acumulando miel para el invierno, compartan sin condiciones lo ahorrado con tanto esfuerzo. Los hay también quienes como Rajoy se ponen arrogantes como si sus cuentas fiscales así lo permitieran o los griegos que luego de haber cambiado varios Jefes de Gobierno aún pretenden el milagro de que ocurran ajustes colectivos sin que cada uno ajuste su parte.

Es cierto – y así lo predica el presidente francés Hollande- que los ajustes no pueden ni deben matar el crecimiento económico porque sin éste no hay posibilidad de mejorar el déficit fiscal y poner las cosas nuevamente en el círculo virtuoso.

Otra de las contradicciones insólitas que esta crisis nos depara es el caso de las autonomías españolas, especialmente Cataluña, que siendo las que incurren en los mayores déficit acuden a pedir «rescate» ante el gobierno central mientras se oponen a ningún ajuste con lo cual Madrid pasa a hacer el papel de «malo de la película» en el frente interno mientras que hace el papel de «víctima» ante los socios de la Eurozona que le exigen recortes. En fin… bien pudiera ser una comedia si no fuera porque en lo social tiene visos de tragedia.

No podríamos terminar estas líneas sin dedicar un párrafo a la señora Kirchner cuyo recientísimo periplo por la ONU y las universidades de Georgetown y Harvard causó generalizada repulsión por su tono arrogante, sabelotodo, pugnaz y mentiroso con las preguntas que en su país puede sacudirse pero que en las mecas académicas mundiales no pudo ni debió hacerlo. Qué lástima que un país que parecía bien encaminado tomó mal rumbo al imitar a maestros nocivos en lugar de los exitosos. ¡El mundo sigue al revés!

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba