Opinión Internacional

Análisis pre electoral de Costa Rica

A estas alturas en Costa Rica, la única encuesta válida serán las elecciones del domingo 7.  Pero es posible aventurar un análisis o un intento de contemplar escenarios posibles, con base en las enseñanzas de la Sociología Política.

Lo primero es observar el comportamiento del electorado en un  período histórico aceptable, por ejemplo los últimos 60 años (es decir, el tiempo de vigencia de la Constitución de 1949).Esa observación nos enseña que hay una Constante Histórica signada por la preferencia de la Tradición, que se traduce en una alternación bipartidista, con triunfos generalizados de la oposición y quiebre del voto, de manera que el resultado sea que el partido que está en la oposición gana la Presidencia y el del gobierno domina la Asamblea.

El bipartidismo ha estado representado en ese período por Liberación Nacional y el Calderonismo (con diversos nombres).  Esa Constante ha tenido lógicamente excepciones. Por ejemplo: en 1974 Figueres, del PLN, fue sucedido por Oduber, del mismo Partido. Pero ahora vienen las Variables, cuando entran a funcionar cambios significativos en la dinámica política.  En lugar del imperio de la Tradición, funciona la disyuntiva entre Continuidad y Ruptura.  Algo de eso ocurrió en 1978 con el triunfo de Rodrigo Carazo, aunque éste contó con la incorporación del calderonismo en su  alianza electoral. En esta oportunidad, frente a la posibilidad de que se prefiera la Continuidad (Laura Chinchilla), aparecen varias opciones representando la Ruptura.

Todos los sondeos de opinión atribuyen a Laura Chinchilla un 40% sólido de respaldo.  Los otros tres compiten por el 60% restante, que, al final, se repartirán en partes ligeramente desiguales, con lo que ninguno podrá alcanzar a Laura y no se materializará la Ruptura. En tal escenario, triunfará Laura en la primera y única ronda. Podría aventurarme a agregar algunos porcentajes hipotéticos: Laura ganadora con 40%; el segundo lugar (Otto Guevara u Ottón Solís) cerca del 30%: el tercer lugar (Ottón Solís u Otto Guevara) el 20% y Luis Fishman el 10%, quedando cerca del 5% para los demás. No es previsible un segundo escenario en el que uno de los tres opositores tome significativa ventaja sobre los otros aspirantes y alcance a Laura, obligando a una segunda vuelta, en la cual tendría posibilidades de triunfar el contrario a ella, es decir la Ruptura.

Pienso, por eso, que puede repetirse ahora el escenario de 1974, triunfando la Continuidad y aplazando, sin descartar, la Ruptura.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba