Opinión Internacional

Blair: el fin de una era

Diez años después camina por Downing Street, recorre todo Londres a través de la neblina, y en su mente se agolpan todos los recuerdos, como si fueran uno solo.

Con 43 años, Blair llega a ser Primer Ministro de Gran Bretaña en una etapa difícil, pues “el viejo enfermo de Europa” era el Reino Unido que él tomó. Aquella que había sido la primera potencia y había dominado el mundo por siglos, a mediados de los noventa estaba inmerso en el desempleo y en vez de tener un crecimiento económico, mostraba un franco estancamiento. El antiguo imperio veía como otros países europeos tomaban el escenario principal, Francia, Alemania e incluso Italia crecían más que Inglaterra en este periodo.

Mientras la gran mayoría de los políticos en Inglaterra vivían opacados y venerando a la llamada “Dama de Hierro”, un joven emergió entre políticos grises y planteamientos remanenetes de la más grande figura del conservadurismo. Tony Blair llegó a Downing Street y rompió todos los moldes. Además de su juventud, Blair parecía ser un político fresco, conquistaba al electorado por su actitud abierta, por su característica sonrisa, pero también por la firmeza de sus declaraciones. Era la imagen plena de un estadista renovado, un político en el cual la sociedad podía confiar. El nuevo ministro que asumiera el poder en 1997 interrumpió décadas de poder en manos de los conservadores, pero también rompió con el viejo laborismo ligado al marxismo que cada vez convencía a menos electorado.

Blair propuso una izquierda moderna, una izquierda capaz de coexistir con las reglas del mercado. El joven Blair y su equipo transformaron el país, le otorgó autonomía al Banco de Inglaterra y logró contrarrestar el desempleo. Hoy la tasa de desocupación en se encuentra en 5.5%, una de las más bajas de Europa y la pobreza ha pasado del 24% cuando Blair asumió el poder, al 11% a su salida.

Tony Blair ha marcado la historia no sólo de Gran Bretaña, sino también la historia mundial, ayudó a transformar conflictos armados que parecían irremediables como el conflicto entre Irlanda e Irlanda del Norte, ahora en una convivencia política. Aunque también participó en conflictos bélicos desaprobados por gran parte de los países y organismos internacionales, conflictos violatorios de los derechos humanos, como su incursión en Afganistán e Iraq.

Quizá Blair será recordado por muchos por su alianza en el 2004 con George W. Bush en la guerra contra el terrorismo, sin embargo sería injusto recordarlo solamente de esa manera. Blair es el único político británico que logró reelegirse en tres ocasiones y nunca fue derrotado en las urnas, ni siquiera Winston Churchill en su momento de cúspide pudo hacerlo.

Este 27 de junio, cuando Blair deje su puesto en manos de su Ministro de Finanzas Gordon Brown, nadie podrá negar que Blair cometiera graves decisiones especialmente en materia de política exterior, sin embargo, Blair transformó la economía y la forma de hacer política en su país. Pero sobre todo, nadie puede negar que Tony Blair ha sido un político de resultados, y ser un político de resultados en estos tiempos, es algo que la sociedad mundial debe agradecer. Anthony Blair es una de las figuras más notables del siglo XX y de este nuevo siglo que apenas inicia, la historia y el tiempo habrán de posicionarlo en el lugar que merece

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba