Opinión Internacional

Brasil en las Grandes Ligas

Por dentro y por fuera, la procesión continúa en el escenario cada vez más complejo de las relaciones económicas hemisféricas. Todos los días se registran nuevos desarrollos, movimientos, reacomodos y jugadas que hacen los países individualmente en la búsqueda por mayores beneficios para sus ciudadanos y empresas, independientemente de los golpes de pecho integracionistas de algunos gobernantes.

MERCOSUR es uno de los casos en que graves problemas no resueltos obligan a sus miembros a abrirse hacia otros espacios. Ya no se trata sólo de los problemas de competitividad, asimetrías y exclusiones de las economías del bloque, ni del que ha causado recientemente el gobierno de Venezuela sin ser aún miembro pleno; surge ahora otro motivo de fricción en el seno de la organización que tiene que ver con el liderazgo alcanzado en el mundo por Brasil.

Este país, el más poderoso del sub-continente, como resultado de una diplomacia de Estado pragmática y sostenida que ha apuntado hacia su posicionamiento planetario como potencia emergente, la semana pasada fue elegido formalmente por la Unión Europea (UE), como “socio y aliado estratégico”, lo que no es poca cosa. El Presidente de la UE, J.M.Duran. Barroso, ha declarado en relación con la Cumbre UE-Brasil de este mes de julio, que: «Esta primera Cumbre es un paso histórico en nuestras relaciones con Brasil. La Asociación Estratégica permitirá que nos veamos frente a frente como socios globales y que crezca el nivel de nuestra cooperación en múltiples áreas de interés común.»
Este trascendental y bien ganado reconocimiento oficial se hace en virtud de que Brasil «ha tenido un significativo crecimiento como jugador global y se ha vuelto un interlocutor clave para la UE», y es el «mayor actor económico en América Latina y líder de la región», siendo esto, para la UE, de gran importancia para la estabilidad política de la región.

A pesar de la buena noticia para Brasil, no se hicieron esperar las manifestaciones de celos y los pedidos de explicaciones a los europeos por parte de sus socios mercosurianos. ¿Por qué a BRASIL y a nosotros no? se preguntan los argentinos. ¿Acaso no integramos un bloque de comercio que se supone negocia en conjunto? ¿Por qué no se designa socio estratégico al bloque? ¿Es que se pretende negociar nada más que con los brasileños? ¿Y nosotros como quedamos? dirán los pequeños Uruguay y Paraguay, relegados de nuevo por el hermano mayor.

Éstas y otras interrogantes hoy asaltan a unos socios mercosurianos sorprendidos (desconocían tal reconocimiento) por el giro que la UE le ha dado a las negociaciones MERCOSUR-UE, estancadas por mucho tiempo, sin que se vislumbre una pronta salida.

Son harto conocidas las diferencias existentes entre los países sureños entre sí y de cara a los europeos en estas negociaciones comerciales. Varios temas han resultado difíciles de resolver; de allí que la UE, ni corta ni perezosa, y siendo realista, haya decidido sentarse con el más grande, confiriéndole un status privilegiado; que no implica abandonar la negociación con el bloque. Lo que sí queda claro, es que los europeos ven en este más que trato preferencial, una posibilidad de aligerar las empantanadas tratativas, o en su defecto, concretar un acuerdo bilateral con Brasil, para atacar conjuntamente diversos problemas mundiales (OMC, calentamiento global, etc.).

Obviamente, este giro puede profundizar la crisis crónica de MERCOSUR, cuya solución no se ve clara.

Si a esta situación le agregamos el sainete lamentable montado por el gobierno venezolano, porque le obstaculizan entrar a una organización que cuestiona en sus fundamentos (¡qué incongruencia!) y cuya membresía ha comprado bastante caro, el panorama no resulta muy prometedor.

¿Tiene futuro MERCOSUR con este quilombo en pleno desarrollo? ¿Adonde va a ir a parar ese otro invento utópico llamado UNASUR? ¿Tiene viabilidad la estafa económica y política que es el ALBA?
Mientras este bochinche absurdo prosigue (incluido el casi seguro ingreso de Venezuela a MERCOSUR), los pragmáticos, como Brasil, Colombia y Chile, transitan en paralelo el camino de los intereses de sus pueblos. “A las puertas del cielo, primero yo que mi padre.”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba