Opinión Internacional

Brasil reconoce a Palestina e irrita a Obama

En otra muestra de que busca ir a contrapelo de Wa-shington, el jueves último Brasil reconoció al Estado Palestino en sus fronteras previas a 1967.

Esta decisión unilateral encontró al Gobierno de Barack Obama, y en especial al Departamento de Estado, con la guardia baja, en medio del escándalo de WikiLeaks.

Si bien el argumento de Itamaraty es que el reconocimiento de Palestina en sus fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días no se aparta de la política de acercamiento mantenida hasta ahora con la Autoridad Palestina, lo cierto es que ya provocó reacciones duras tanto en EE.UU. como en Israel, que ayer calificó de «extremadamente imprudente» el paso dado por Brasilia.

Para la cancillería hebrea, el reconocimiento brasileño «constituye una violación de los acuerdos interinos firmados entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que estipulan que el futuro de Cisjordania y de la Franja de Gaza será discutido y definido mediante negociaciones».

Aunque el Departamento de Estado no se pronunció todavía oficialmente, en Washington dicen que «es otra muestra de una política exterior brasileña desviada», y que esto le resta todavía más puntos a su «obsesivo proyecto de lograr un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU».

Brasil aprovechó no sólo la distracción mundial que trajo WikiLeaks, sino el estancamiento en la negociaciones palestino-israelíes para dar el paso y regalarle un trofeo de «mediador en Medio Oriente» a Lula antes de su salida del poder, el 1 de enero.

El «timing» fue perfecto: la semana pasada, Mahmud Abás, presidente de la AP, dio por fracasadas las negociaciones de paz con Israel. El palestino, además, ya dio indicios de que podría declarar unilateralmente la independencia sin la mediación de Washington y sin acordar con Israel. De darse esto, «se crearía una situación de vacío legal» que, según dijeron fuentes de Itamaraty a Ámbito Financiero, «podría ser salvada, llevando el caso, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas». Los brasileños dan por descontado que allí «EE.UU. vetará la discusión», para lo cual «el siguiente paso sería llevarlo a la Asamblea General de la ONU, donde será aprobado, tal como ocurrió con Israel en 1947».

La manera en que se dio a conocer la decisión fue muy particular. El mismo jueves, cuando Lula ya había despachado la carta oficial a Abás reconociendo al Estado Palestino, el canciller Celso Amorim recibía al viceprimer ministro hebreo, Silvam Shalom. El brasileño nunca le avisó al israelí de los avances con los palestinos. «Fue un golpe desleal e innecesario», dijo el Gobierno de Benjamín Netanyahu.

Si bien Brasil alega que es el séptimo país latinoamericano (junto con Costa Rica, Nicaragua, Cuba, Venezuela, Bolivia y Uruguay) en reconocer al Estado Palestino y que se agrega a la lista de más de cien países que ya lo han hecho, según el congresista estadounidense Eliot Engel, esta movida brasileña «viola el espíritu de la resolución 242 (de noviembre 1967) del Consejo Seguridad de la ONU, de tierras por paz», que es la base del proyecto de paz para Medio Oriente». Engel es considerado un amigo del Gobierno argentino, y permanentemente insiste en la necesidad de que su Gobierno pondere mejor la relación con nuestro país frente a un Brasil demasiado díscolo.

Consultado por este diario, el ex vicecanciller Fernando Petrella calificó el hecho de «irritativo» para agregar que «es un acto de protagonismo, valiente, pero a la vez de difícil práctica».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba