Opinión Internacional

Brasil, Venezuela y UNASUR

Teniendo como escenario la estratégica ciudad de Manaos y a la integración regional como telón de fondo, el pasado jueves 20, por vigésima quinta vez se reunieron los Presidentes Luis Inacio Lula Da Silva, de Brasil, y Hugo Chávez Frías, de Venezuela. Pese a los malos augurios de la mayoría de los analistas internacionales de ambos países, los dos mandatarios, en una muestra de altura, revisaron y actualizaron la agenda bilateral, ratificando el carácter estratégico de los vínculos que relacionan a estas naciones sudamericanas.

Los Jefes de Estado no podían soslayar el abordaje, entre otros, de cuatro temas vitales para el desarrollo de sus proyectos nacionales, cuya concreción, inicial e inercialmente, exige contar con la interacción permanente con los demás países del Subcontinente. Energía, inversiones conjuntas, seguridad y defensa, y la incorporación venezolana al MERCOSUR concentraron la atención en ese día de trabajo.

No debía sorprender a nadie que fueran justamente esas cuatro materias las que adquirieran una prioridad tan especial ni tampoco que las mismas coincidieran con los primeros esfuerzos desplegados en procura de la conformación, de hecho, de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Las acciones previstas en cada uno de esos ámbitos, conjuntamente con las que se proyecten en los sectores de salud y educación constituirán, con seguridad, el núcleo básico del esquema unitario que emprenderán los diez países de la región a partir del venidero mes de enero del próximo año.

No obstante los vaivenes de la economía internacional, acentuados recientemente por los movimientos bursátiles vinculados con la crisis crediticia- hipotecaria de los Estados Unidos, todo pareciera indicar que los precios de los productos básicos, en particular, los del petróleo, si no mantienen su tendencia al alza, por lo menos se sostendrían en los niveles que registran en la actualidad. Ello estimula la adopción de las providencias que corresponden para asegurar el abastecimiento de combustibles y alimentos con un mínimo de garantía. Brasil y Venezuela cabalmente se complementan en esos dos ámbitos. De allí que haya sido posible reinstalar en la agenda binacional dos proyectos vitales para la integración regional, como lo son el del gasoducto del Sur y el de la refinería en el nordeste brasileño.

Ambos proyectos energéticos requerirán de inversiones conjuntas para su puesta en marcha, razón que explica, entre otras, el anuncio hecho por los mandatarios relativo al lanzamiento, el mes de noviembre próximo, del Banco del Sur, génesis de la arquitectura financiera que deberá emerger con la progresiva consolidación de UNASUR.

Desde la vigencia de la Zona de Paz en el MERCOSUR por sus Estados-Parte y de sus dos primeros Países Asociados –Bolivia y Chile- se produjo un cambio radical en el concepto de seguridad y defensa en el Cono Sur. La situación actual que vive la región y, en especial, los cambios manifiestos en Brasil y Venezuela en esta área, requieren de una acción conjunta que necesariamente debe involucrar al balcón de MERCOSUR al Caribe y, por supuesto, al del Pacífico. Entonces, tampoco es obra de la casualidad la presencia del Presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en la parte final de la reunión brasilera-venezolana.

Sin olvidar las dificultades que técnicamente obstaculizan aún el perfeccionamiento del ingreso de Venezuela al MERCOSUR, no es de extrañarse que el Ejecutivo brasileño ratificara su voluntad e interés de la incorporación venezolana a ese acuerdo subregional de integración. Por lo demás, ese hecho es fundamental para completar la base que sustentará la expresión comercial de UNASUR.

En síntesis, la reunión entre los Presidentes Lula y Chávez resultó ser mucho más provechosa que lo reflejado por los medios de comunicación privados de los dos países. Seguramente influenciados, como siempre, por los errados criterios emitidos por los analistas que no logran comprender, y menos aceptar, la ejecución de una política internacional que apunta a conceder identidad y entidad a una región cuyas poblaciones tradicionalmente formaron parte del coro y la sinfónica de los olvidados de siempre, pero que ahora participan y protagonizan los cambios que ya comienzan a ser más que evidentes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba