Opinión Internacional

Caricaturas de Mahoma

El mundo entero no sale de su asombro al observar la inquietante y masiva protesta desatada en el mundo musulmán por una serie de caricaturas de Mahoma publicadas en un diario danés hace cuatro meses.

Las caricaturas, que representan al Profeta del Islam como terrorista, han suscitado reacciones inusitadas que comprenden buena parte de la comunidad musulmana en el mundo. Actos de violencia se han registrado en Afganistán, Pakistán, Indonesia, Siria y El Líbano. Y los ataques no solo han sido contra las instalaciones de dos pacíficos países Dinamarca y Noruega sino que ya han cobrado cerca de 40 vidas. Daneses y noruegos no pueden pasearse ahora en tranquilidad en ningún lugar del mundo.

Un precio demasiado caro a pagar por toda la sociedad si de lo que se trata es de castigar la iniciativa de un pequeño periódico de provincia del país nórdico. Sin duda que lucen desproporcionadas los hechos y las amenazas que algunos grupos musulmanes profieren contra Europa entera, sus gobiernos y sus ciudadanos por la reproducción en Francia de estar caricaturas también por parte de un ente privado. Sobre todo si se considera que las reproducciones fueron hechas con el único fin de informar mas de no de blasfemar ni de irrespetar las creencias de una tendencia religiosa.

Algunos en el mundo musulmán consideran apropiado llamar a una guerra santa en torno a este hecho porque consideran sagrado el hacer respetar sus preceptos por terceros. Aclaremos que es un mandato islámico el no hacer imágenes de Mahoma. Además es una falta mayor para sus seguidores el permitir la sátira en torno al Profeta. En este caso de las caricaturas danesas los dos mandamientos han sido flagrantemente violados y es de allí de donde nace la ofensa. Pero el que la furia musulmana sea legítima no se compadece con las acciones violentas en contra de toda la sociedad.

Por su lado los gobiernos de los países europeos y occidentales enfrentan la crisis instando a sus connacionales al respeto por la religión, sin dejar de reclamar el debido respeto a la libertad de expresión. Reconozcamos igualmente que éste es otro sacrosanto principio que se ha erigido en un tótem, en un valor fundamental de toda sociedad libre.

El asunto ya ha llegado a mayores y los mandatarios de toda Europa hacen lo imposible porque no se les vaya de las manos. Temas como estos pueden ser los detonantes de grandes conflagraciones si el fuego se atiza como luce la manipulación de este affaire por parte de algunos gobiernos del mundo árabe.

En ocasiones pasadas episodios como éste, han podido ser inteligentemente manejados y, esperamos que el sentido común prive de los dos lados de la ecuación.

Pero el asunto no es trivial porque es un asunto de principios…

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba