Opinión Internacional

Carta en Mesa

Carlos Mesa reapareció, por supuesto que muy “oportunamente”, pues aprovechó la coyuntura del primero de una cadena de Referendums por estatutos autonómicos para hacer otro de sus ingresos estelares al panorama político nacional. La posición de Mesa no resulta sorpresiva, es sólo una reconfirmación de su posición centralista-andinocéntrica, a la que tiene derecho por supuesto, pero que también podemos criticar los ciudadanos del oriente de Bolivia.

Carlos Mesa expresó en el marco del foro de ex presidentes organizado por el Centro Global para el Desarrollo y la Democracia, realizado en Lima- Perú, que el Referéndum autonómico que se realizará el 4 de mayo en Santa Cruz no es democrático y culpabilizó a Evo Morales por haber dado paso a que esto suceda en el país, debido a que según su opinión los referendums por estatutos son una consecuencia de que Evo no haya respetado la ley.

Carlos Mesa dejó así establecido que considera “inconstitucional” el referéndum autonómico, lo que engancha y cuadra perfectamente con la actitud que tomó cuando era presidente bloqueando abiertamente que un “camba” asuma la primera magistratura de la República. También nos permite ver con meridiana claridad que Mesa es la cara blanca del andinismo, algo similar a la relación que existe entre el negativo y la fotografía, que tarde o temprano se devela. De haber seguido en el gobierno, Más temprano que tarde, Mesa iba a converger finalmente en un proyecto de país recalcitrantemente recentralizado.

Según la nota de prensa, Mesa fue tajante al señalar que “la élite que gobierna Bolivia no aprende la lección” y por eso el país lleva ocho años consecutivos en una grave crisis institucional. Tal vez quiso decir que no habían entendido que él era el representante de las elites que tenía que gobernar para llevar a cabo “el cambio”, que con toda seguridad se hubiese reducido a una aymarisación del andinocentrismo, un maquillaje étnico al centralismo.

También Mesa filtró el supuesto peligro de que Bolivia entre en un brote de violencia a partir de los Referendums por autonomía, tratando de meter miedo con estas declaraciones tan trasnochadas como la de la OEA y el gobierno boliviano.

Nos queda responder al ex presidente que parece no haber tomado nota de que la violencia se campea en Bolivia desde el año 2000 y que durante su gestión se hizo un cerco al congreso en la ciudad de Sucre, que él tanto como Evo son promotores de la violencia por intentar desconocer las culturas, las identidades, las diferencias que existen en Bolivia, pues ambos han impulsado un proyecto de aymarisación del país y de consecuente negación de las otras identidades.

“El referéndum de Santa Cruz tiene un problema serio, es anticonstitucional, independientemente de que yo sí estoy de acuerdo con las autonomías para todo el país (…). Lo lógico, primero, sería aprobar la Constitución y luego hacer el referéndum”, manifestó quien se ha autodenominado como el presidente sitiado. Y acabó mostrándose de cuerpo entero a través de sus propias expresiones: “El Gobierno tendría razón si no fuera porque el propio Gobierno rompió la Constitución cuando no respetó el voto de dos tercios para aprobarla”.

Preguntado si considera que hay injerencia venezolana en asuntos internos bolivianos, Mesa se limitó a decir que “ni el presidente Morales es demasiado prudente ni el presidente Chávez” y esta respuesta es de guindes record o digna de coleccionistas de frases célebremente disparatadas.

¡Así que el asunto es sólo de prudencia o de saber hacer las cosas!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba