Opinión Internacional

Chapare, territorio de exclusión cocalera

Ustedes están viviendo en el Chapare lo que hace treinta años nosotros empezamos en Colombia y después de miles de muertos seguimos sufriendo, sin avizorar una solución; me decía un amigo de Medellín.

La crisis económica llevó a ex mineros a colonizar el Chapare y aplicar allí una agricultura tradicional, en una tierra de fuertes pendientes y permanente lluvia, no apta para la agricultura. Luego de los sucesivos fracasos, los ahora mineros-campesinos descubren la maravilla de la coca, una planta nativa, resistente a las plagas y al clima, que luego de sembrada solo requiere del trabajo de mujeres y niños para cosecharla tres veces al año. Un mercado asegurado y en fuerte crecimiento debido a la apetencia nasal de nuestros amigos del norte sostiene los precios. ¡Si tenemos esta planta milagrosa para que vamos a volver a ser pobres dicen los chapareños¡.

Evo, el kacha mozo mimado por la cooperación internacional, especialmente europea, entiende la situación y sobre esta base económica real construye un fuerte liderazgo sobre el campesino cocalero. Para ellos, Evo defiende su vida y fuente de trabajo.

Luego, con el MAS y el apoyo de los desarraigados y frustrados ideólogos de la izquierda, trostkista, comunista y socialista, Evo recibe el sustento ideológico que le permite dar una base ideológica y política a su movimiento cocalero. De otra manera no tendría el discurso que le permite recibir colaboración internacional, tanto de los países Europeos y algunos de Latinoamérica y Norteamérica, como aquella permanente que le dan los grupos colombianos, aunque el lo niega.

La respuesta del gobierno con el desarrollo alternativo para el Chapare, no ha sido de lo más exitosa, pues se ha querido desarrollar modelos agrícolas en una zona no adecuada. Lamentablemente aquellas actividades donde se ha logrado éxito, como el turismo y las plantaciones perennes, están siendo destruidas por los cocaleros para evitar que prosperen.

Evidentemente la producción de coca es exitosa, tiene excelente mercado y genera buenos ingresos para el campesino, el problema es que es un cultivo ilegal, íntegramente dedicado al mercado de la cocaína, un consumo no permitido internacionalmente por su fuerte adicción.

Sabemos que los mercados ilegales de alto riesgo y con altas ganancias se desarrollan siempre en un marco de gran violencia y represión, la historia de la humanidad nos lo ha mostrado, en los Estados Unidos con el alcohol, el Asia con el opio y el hachís y Colombia con la cocaina.

Una forma de evitar esta violencia seria la legalización de esta droga, pero debería ser una legalización internacional y no de un solo país, pero esta perspectiva no parece ser viable, además que haría que los precios de la coca bajen fuertemente dejando de ser un negocio.

Como se puede ver estamos frente a un Proyecto economico-político cuyos objetivos son la construcción de un Territorio Cocalero, bajo la tutela dictatorial de los sindicatos del MAS, el que para mantenerse necesita crear una situación de conflicto y bloqueo permanente (la revolución permanente, diría Filipo parafraseando su maestro Trotski), que debilite al Estado de Derecho, favoreciendo lo único que prospera en estas circunstancias y es la actividad del narcotrafico.

Este Proyecto tiene fuertes vinculaciones políticas con Fidel y Chávez y económicas con los grupos narcoguerrilleros de Colombia.

El Proyecto es además sustentado por los sucesivos gobiernos nacionales, por su incapacidad de dar soluciones a los problemas estructurales del país, la tierra, la producción, la tecnología, el transporte, los mercados. En fin, todo aquello que permite a la población tener fuentes de trabajo y mejorar sus ingresos y su calidad de vida. Esto porque la mayoría de los políticos no piensan en el país, en los problemas estructurales, por lo general tienen una cultura del corto plazo, de la negociación, de la prebenda, del chantaje y el uso del aparato del Estado para enriquecerse.

A los ciudadanos ante esta grave perspectiva no les cabe otra solución que reaccionar y agruparse con una visión de país, la que debe surgir desde la familia, el barrio, el municipio. Desde los problemas particulares de cada cual, para integrase de una manera creativa a este mundo globalizado, con honestidad, realismo y decidida vocación para solucionar los problemas estructurales del país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba