Opinión Internacional

Chávez traicionado en Hong-Kong

El lamentable fracaso de la conferencia de la Organización Mundial de Comercio – OMC – en Hong-Kong dejará muchos acuerdos pendientes para el 2006 y un amargo sabor de fracaso a los países del Sur, especialmente a Venezuela, Paraguay, Uruguay y Argentina, amén de los países africanos, debido que los grandes (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, etc.), no quisieron aprobar el fin de los subsidios agrícolas antes del 2010.

En Hong-Kong (China) se desarrolló paralelamente a la Conferencia de la OMC la reunión Interparlamentaria Mundial la cual hace un llamado a la sensatez económica al mundo en desarrollo y manifestaron su preocupación por el insuficiente desarrollo de esa reunión en la cual participaron todos los países del orbe.

El problema de los subsidios económicos a la agricultura por parte de las grandes potencias no ha permitido que se traten otros asuntos de tanto o más interés que los agrícolas y pondrá en peligro las negociaciones.

Una de las primeras víctimas será, sin dudas, el ALCA, proyecto económico que tuvo tropiezos en Buenos Aires, aunque su discusión no estaba en la Agenda. Este fracaso en Hong Kong le sumará éxitos al Presidente de Venezuela pues él hizo lo imposible para que el grupo del MERCOSUR se retirara de las negociaciones. Desafortunadamente, como veremos más adelante, este fue un triunfo pírrico. Recordemos que este grupo puso como condición para reasumir las negociaciones del ALCA con EE.UU., que ese país terminara, definitivamente, con los subsidios agrícolas, cuestión que no se cumplió en Hong-Kong.

Sin embargo, y aquí sucedió algo extraño; los brasileños, con su canciller Amorín a la cabeza, junto con el ministro de Comercio de India, Kamal Nath, tuvieron varias reuniones secretas con EE.UU. en las cuales habrían llegado a algunos acuerdos con el coloso del norte, en desmedro de la Unión Europea y del mismo MERCOSUR. Todo esto significa que el ALCA ya no es prioritario para Bush quien, al final de cuentas, logró firmar acuerdos de libre comercio con todo el Caribe, con Canadá, Chile, México, Perú y está por hacerlo con Colombia y Bolivia. Ahora se aclara el panorama y por eso, seguramente, fue el apuro tanto de Lula Da Silva como de Bush de irse de Mar del Plata, para reunirse ambos en Brasilia. Allí se dieron el abrazo y afilaron las espadas como un Brutus cualquiera para traicionar a Chávez.

Ante esto, fuentes de la Comisión Europea indicaron que la UE se lamenta del «matrimonio por conveniencia» que habría formado Brasil con EE.UU., lo cual indica que la cancillería le dice o promete algunas cosas a sus socios venezolanos para asegurarse el petróleo y contratos por 2 mil millones de dólares mientras acuerda con el Tío Sam la apertura de sus fronteras para los productos brasileños, incluidos, obviamente, los agrícolas, dejando de lado a sus socios.

En este caso, Brasil siguió los pasos de Chile, país que si bien es asociado al MERCOSUR, ha mantenido una total independencia a la hora de firmar sus TLC, los cuales, por cierto, le han dado, hasta ahora, excelentes resultados, abultando su balanza de pagos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba