Opinión Internacional

Chequera insolente

La última insolencia de la chequera de Hugo Chávez tuvo como escenario Mercosur. En vista que los paraguayos le habían puesto un parado a su entrada en el organismo, aprovechó la ocasión de la suspensión de Paraguay por la destitución del presidente Lugo para obtener en tiempo record, con el visto bueno de Argentina y Brasil, un momentáneo y controversial triunfo político.

Que los dos gobiernos suramericanos lo complacieran tiene una incuestionable explicación mercantilista. Los beneficios que les reporta los recursos de la nación manejados por el presidente venezolano quedan claramente registrados en las balanzas comerciales. Pero en otras ocasiones menos transparentes, aparecen colaboraciones  para sus campañas electorales.

La injerencia en los asuntos internos de otros países ha sido norma de las revoluciones izquierdistas en nuestro continente. La intromisión en América Latina de la revolución castrista produjo cientos de miles de muertos. Ahora le toca su turno a la revolución bolivariana. A diferencia de aquella que pretendía tumbar gobiernos esta intenta apuntalar a los amigos en el poder.   

Peor es la injerencia que Chávez ejerce sobre las instituciones del país. En plena campaña los abusos del presidente candidato proliferan: interminables horas de cadenas presidenciales en los medios radio-eléctricos, afiches y vallas en organismos públicos pagados con recursos presupuestarios, compra de votos y entrega de cédulas de identificación a extranjeros. Múltiples violaciones, sin multas ni amonestaciones.

Podrá la chequera insolente de Chávez impedir su derrota en las urnas? Algunos analistas piensan que sí. Pero las espontáneas multitudes que acompañan a su adversario auguran que la chequera ha perdido el respaldo popular que otrora tuvo.

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba