Opinión Internacional

Chile. ¿El modelo a seguir?

Tratando de aprender algo sobre programas de gobierno, realistas y exitosos, encontré en Internet los de varios candidatos presidenciales latinoamericanos; entre ellos, el de nuestro presidente actual. Releí este último con atención y corroboré lo que todos sabemos. Chávez es un populista, mentiroso descarado, manipulador y cínico. Creo que la oposición debería pensar seriamente en mostrar y comentar a la población venezolana, ese programa de gobierno de 1998, para que sea el mismo chavecismo el que lo juzgue y condene por demagogo, inepto e irresponsable:

Revisando otros programas de gobierno me encontré con el programa de gobierno de la hoy presidente de Chile Michelle Bachelet, titulado: “Para crecer con igualdad”. Aún cuando no lo leí completo, la parte que leí me gusto bastante. Confieso que esperaba encontrarme con un programa más sectario, con fuerte orientación al socialismo de ultra izquierda. Para mi sorpresa, ni menciona esa palabra.

Me parece un programa de gobierno mesurado, elegante, equilibrado, respetuoso, completo, nacionalista, unificador, tolerante, progresista, y realista. Básicamente, esta orientado a ofrecer mayor igualdad social y mayor crecimiento económico, destacando la libertad, educación, el dialogo, el respeto a las personas y a la ley, la solidaridad, la igualdad, la descentralización, la unidad y la justicia. Aspectos estos que parecieran ser los pilares fundamentales de un buen programa de gobierno latino americano típico. A pesar de ser un gobierno con raíces marcadamente socialistas, el gobierno chileno, ofrece un amplio apoyo al sector privado y garantiza la vigencia y defensa de la propiedad privada. Esto, sin dudas, le garantiza al sector privado el clima y las condiciones y seguridad jurídica indispensables para motivarse a invertir en ese País, lo cual no ocurre ni remotamente en el socialismo del siglo XXI, de la Venezuela sectaria de hoy.

http://www.gobiernodechile.cl/programas/pgm_gob.asp

Un programa de gobierno serio, y respetuoso del elector, debería: evitar el populismo, el sectarismo, la manipulación, el divisionismo, la intolerancia, el odio, los ataques groseros e irrespetuosos a gobiernos anteriores, por más negligentes que estos hayan sido. Un programa de gobierno no debe ofrecer proyectos o planes inviables. Tampoco debe ser incoherente o escurridizo. Un programa de gobierno de la oposición venezolana, en las condiciones políticas actuales, no puede ni debe estar coqueteando con el chavecismo. Un programa de gobierno de la oposición debe ser diseñado para satisfacer las demandas de las mayorías que reclaman cambios sociales, educacionales, éticos, morales, políticos, culturales, estructurales, y económicos – garantizando la inversión social – que no necesariamente se puede hacer a través de las cuestionables misiones y/o programas populistas de mercal. Tratar de complacer a la oposición, a los ni-nies y al chavecismo al mismo tiempo es un error. En un programa de la oposición se deben destacar los principios, valores e ideologías intrínsicos en ésta, muchos de los cuales, desafortunadamente no serán compartidos por sectores fanáticos del chavecismo, quienes en todo caso, serían la próxima-futura oposición venezolana.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba