Opinión Internacional

China, vertedero electrónico

El 70% de los desechos electrónicos del planeta se encuentra en China. El país asiático ha adoptado un nuevo papel internacional y se ha convertido en el vertedero de los residuos electrónicos obsoletos procedentes de Estados Unidos, Europa y Japón. Este hecho supone el incumplimiento de la Convención de Basilea, firmada por todos los países desarrollados, a excepción de EEUU, que establece la reducción al mínimo del tránsito fronterizo de residuos peligrosos.

Transformar los elementos electrónicos en materias reutilizables es una tarea difícil y costosa. Reciclar los materiales de un ordenador resulta diez veces más caro que enviarlos a China. Los países con altos niveles de producción tecnológica cuentan con empresas que se dedican a comprar los residuos electrónicos y enviarlos a los países asiáticos, que son receptores del 70% de los desechos mundiales. A su vez, las redes ilegales de importadores reciben dinero por esos materiales. China estableció una veda oficial a la importación de residuos electrónicos, pero la corrupción en las aduanas permite que se siga desarrollando esta actividad de forma clandestina. Es un negocio que mueve mucho dinero y que reporta importantes beneficios.

Los desechos, que llegan en enormes contenedores, se acumulan en montañas de cables, monitores, placas o teclados. Poblaciones enteras se dedican a hurgar y fundir todo ese amasijo electrónico para obtener cobre, plástico, acero e incluso pequeñas cantidades de oro, escondidas en los chips de las placas madre de los ordenadores, que luego venden a comerciantes de segunda mano. Esta labor de reciclaje casero supone para los habitantes de Guiyi o Tali, los principales basureros electrónicos de China, un sueldo de entre 2 y 3 dólares, cantidades que tardarían semanas en conseguir si se dedicaran al cultivo de arroz.

El precio que estas poblaciones están pagando por desarrollar una actividad que les garantice la subsistencia, se está cobrando en su salud y supone una grave amenaza para el medio ambiente. La mayor parte de los materiales con los que trabajan son tóxicos. Plomo, selenio, mercurio, en total 700 sustancias que, en forma de bandas de plástico o nubes de tinta, son responsables de problemas respiratorios, cancerígenos y deficiencias en el sistema nervioso. Además, los líquidos resultantes de fundir cables y placas se vierten sobre ríos y arroyos que presentan niveles de plomo 190 veces superiores que lo permitido por la Organización Mundial de la Salud.

El país asiático asimila los restos de la sociedad de consumo y recibe su impacto. Esta sociedad genera entre 20 y 50 millones de toneladas de basura electrónica al año, según datos del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. De esa cantidad, China sólo es responsable de un millón de toneladas. Ordenadores, teléfonos móviles, electrodomésticos o relojes, son aparatos cotidianos diseñados con un tiempo de vida cada vez más reducido. Si se tiene en cuenta la velocidad a la que la tecnología queda anticuada, es probable que para 2010, países vertedero como China vean triplicado el volumen de desechos.

Las naciones más ricas, capaces de potenciar el papel de las plataformas de reciclaje de residuos electrónicos, parecen esforzarse en proteger su entorno exportando los elementos contaminantes a otros países. Sin embargo, la reutilización de estos materiales es algo imprescindible para asimilar el aumento de aparatos electrónicos. Organizaciones ecologistas acusan a los fabricantes de estos productos de falta de compromiso en el establecimiento de programas de reciclaje. El gobierno chino estudia un proyecto de ley que obligue a estos fabricantes a responsabilizarse del reciclado. Algunas de estas compañías ya incluyen en el costo de los productos un porcentaje destinado para el reciclaje.

El concepto de sostenibilidad por el que se lucha a nivel mundial pasa por un aprendizaje de asimilación y tratamiento de residuos. La comunidad internacional debe adquirir responsabilidades ante situaciones como la de los habitantes de Guiyi, que sacrifican su salud para limpiar la basura de todos.

Fuente:
Centro de Colaboraciones Solidarias

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba