Opinión Internacional

Ciudadanos de segunda

Hasta donde cuento, son dos gatos y cinco ratones los que hacen tamaño alboroto salpicando por doquier, pero ésta de ningún modo es una guerra global. Rodríguez Zapatero anuncia el retiro de las tropas españolas en Iraq, además da un jalón de orejas a Bush y Blair, pidiéndoles que hagan una retrospectiva de sus juicios e insiste en decir que la guerra ha sido un error. No entraré en el análisis profundo y especulativo de estas posiciones, ni me concentraré en tan inesperado vencedor de las elecciones.

Prefiero expresar mi envidia como sudamericano. Celos de poder ver como un país se divorcia de la coalición sin ser amenazado. Atestiguar como el PSOE subía como la espuma en los sondeos previos, ante el silencio respetuoso de los Estados Unidos de América.

¿Alguien ha escuchado de alguna sanción contra España? ¿Qué embargo económico enfrentará Zapatero por su insolencia de divorciarse de la coalición? ¿La CIA ya desembarcó tropas en la península ibérica? ¿Se puso en marcha algún operativo que busque el golpe de estado en España?

No que yo sepa. Que envidia poder vivir sin ser aleccionado. Frustración de entender como unos países pueden tener gobiernos que disientan del poder estadounidense y no tengan que ver en sus costas incursiones militares ni enfrentar amenazas como las sufrió Cuba, Panamá y Granada, solo por circunscribirnos a las Américas. Desazón de saber que hay países que pueden tomar el rumbo que les venga en gana sin tener que enfrentar a perpetradores y conspiradores como Richard Nixon, cuyos actos estaban dirigidos a frustrar procesos legítimos en la democracia chilena y en las elecciones uruguayas del 28 de noviembre de 1971.

No soy de izquierda ni de derecha ni de centro, no creo que haya que ponerse delante de una ideología como si fuera un prisma mágico con el cual uno pueda resolver los problemas de Estado. Creo que hay decisiones administrativas que nuestros pueblos deben tomar, algunas de centro, otras de izquierda y otras más bien de derecha, así mezcladas. Pero las que sean, abogo, sean tomadas sin intromisión ni injerencia de una potencia extranjera.

Reviso mi pasaporte peruano, debe tener tinta invisible o estoy atrapado por las letras pequeñas, porque no leo lo que es obvio para todo latinoamericano, somos ciudadanos de segunda clase.

¿Guerra internacional contra el terrorismo? No, que yo sepa no es internacional. Esta guerra no es conmigo ni con los míos. Mi país no tiene arsenales químicos, ni nucleares, ni dicta normas en Oriente Medio, ni en Asia, ni en África. No tiene pozos petroleros fuera de sus fronteras ni tropas imponiendo por la fuerza voluntades ajenas. Mátense si quieren, pero no salpiquen, yo si les otorgo el derecho de la autodeterminación y si en ellas está la de suicidarse con venenos, adelante. Mátense como mejor les parezca. Gas mostaza, sarin, ántrax, pólvora, no sé, lo que quieran sus industrias y decidan sus generales.

Que yo recuerde, el único que ha amenazado con Armas de Destrucción Masiva a algún país latinoamericano ha sido Inglaterra, agresión que contó con la anuencia norteamericana durante la guerra de las Islas Malvinas. Presunción inverosímil cuando lo denunció la revista sensacionalista “Der Spiegel”, luego trascendió que el diputado laborista Tam Dalyell denunció que tras el hundimiento del destructor Sheffield, la Premier ordenó que si se afectaban gravemente los portaaviones «Hermes»o «Invencible», mísiles nucleares Polaris debían lanzarse contra Córdoba y Bahía Blanca.

No, con América Latina no es este asunto bélico, estamos excluidos de todo. Fíjese, no somos ni siquiera bienvenidos como visitantes en Estados Unidos ni en Europa, para nosotros no es ni el libre tránsito ni el libre comercio, lugares donde además se obstaculizan nuestras exportaciones con leyes proteccionistas, que ellos imponen para el resguardo del empleo, pero que no se permite pongamos nosotros bajo pena de aislamiento financiero. Esta guerra no es nuestra, es más, ni ciudadanos somos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba